El truco infalible para quitar las manchas de sudor de la almohada

El truco infalible para quitar las manchas de sudor de la almohada
1
Se lee en minutos
Pedro G. Cuesta

Con el paso del tiempo, la ropa blanca suele amarillear, aunque se lave con frecuencia.

Y hay prendas que, aunque no sean blancas, por efecto del sudor y del tiempo también sufren una decoloración o quedan como con círculos de suciedad.

Es lo que pasa, por ejemplo, con las almohadas y almohadones, que de poner la cabeza durante horas acaba amarilleando, aunque se cambie el cubre almohadas. Y es que la grasa que libera el cuero cabelludo acaba traspasando las sábanas y fundas.

Cada dos o tres meses

Para quitar ese rastro amarillo, conviene lavar las almohadas en la lavadora cada dos o tres meses. Para ello, es imprescindible comprobar en el etiquetado que se puede meter la almohada en la lavadora y secarla correctamente, para que no pille humedad y moho.

Además, el lavado debe hacerse con los productos adecuados, como puede ser oxígeno activo o percarbonato de sodio, que también son dos ingredientes ideales para eliminar las manchas amarillas de los colchones, algo más complicadas de quitar, puesto que un colchón no se puede meter en la lavadora.

Limpiador

Noticias relacionadas

Pero lavar la almohada es más sencillo y se puede hacer con una mezcla casera y barata que dejará las almohadas como recién compradas. El limpiador milagroso se hace a base de detergente para lavar la ropa, detergente para lavavajillas, blanqueador casero, bórax (o borato de sodio) y agua caliente. Las cantidades son de una taza de los detergentes y del blanqueador casero y media de bórax. O las proporciones equivalentes, si no se quiere echar tanta cantidad.

El blanqueador casero se puede hacer con cinco partes de agua, media de zumo de limón y una de agua oxigenada, una mezcla que también sirve para eliminar los cercos y manchas de sudor de las camisetas.