31 oct 2020

Ir a contenido

Tener amigas alarga la vida... al menos a los babuinos machos

Una investigación fundamentada en la observación diaria, desde 1971, de 277 machos y 265 hembras. Dirigida por Susan Alberts, presidenta del departamento de antropología evolutiva de la Universidad de Duke.

El Periódico

Tener amigas alarga la vida... al menos a los babuinos machos

Basándose en 35 años de observación y datos, un nuevo estudio con más de 540 'individuos' en el Parque Nacional Amboseli, en Kenia, encuentra que los babuinos machos que tienen amigas cercanas tienen tasas más altas de supervivencia que aquellos que no las tienen.

Los investigadores a menudo han dado por hecho que cuando un macho es más amigable y cercano con ciertas hembras, es sólo por las ventajas reproductivas que le pueden aportar, bien sea para aumentar sus posibilidades de aparearse con ella, o bien para proteger mejor a su descendencia.

Pero este nuevo estudio publicado en una edición especial de la revista Philosophical Transactions, de la Royal Society B, pone sobre la mesa un beneficio potencial adicional, y es que las amigas pueden ayudar al babuino a tener una vida más larga.

No es algo absolutamente sorprendente si tenemos en cuenta los estudios en humanos demuestran desde hace tiempo que hacer amigos y mantenerlos puede ser tan importante para la longevidad como perder peso y hacer ejercicio.

Y también existe esa referencia en animales. En la última década se han encontrado patrones similares en animales que van desde monos y caballos hasta delfines y orcas.

Pero existe una peculiaridad que ha sesgado hasta ajora los resultados de estos estudios. Y es que la mayor parte de estas investigaciones se ha centrado siempre en las hembras. No porque los machos no importasen, sino por algo tan sencillo como que son mucho más difíciles de monitorear.

Y es que mientras en la mayoría de los mamíferos sociales las hembras suelen pasar toda su vida en el mismo grupo, los machos van y vienen, dejando a los investigadores con sólo una instantánea parcial de sus vidas.

De ahí que la autora principal de esta investigación, Susan Alberts, presidenta del departamento de antropología evolutiva de la Universidad de Duke, haya dicho: «existen muchas lagunas en nuestra comprensión de la vida social masculina».

Como parte del Proyecto de Investigación de Babuinos de Amboseli, desde 1971 los investigadores han seguido a los babuinos en el sur de Kenia de manera individual y casi a diario, haciendo anotaciones de con quién socializaban en cada momento y cómo les fue a lo largo de sus vidas.

Utilizando técnicas estadísticas para inferir el riesgo de mortalidad en cada edad a partir de datos escasos, Alberts y sus colegas analizaron si el vínculo entre la supervivencia y la amistad era el mismo para los babuinos machos y hembras.

Lo que podríamos llamar amistad en el caso de los babuinos supone cercanía y contacto. Pasan con sus amigas mucho tiempo juntos acicalándose, con caricias y hurgando en el pelaje del otro... fundamentalmente en busca de garrapatas y otros parásitos. Como dice Susan Alberts, «es la forma que tiene un babuino de relacionarse y aliviar el estrés, además de proporcionar algo de ayuda con la higiene».

Los machos dedican muy poco tiempo a acicalarse entre sí, pero lo hacen con las hembras, y no solo cuando las hembras son fértiles.

Al analizar los datos de 277 machos y 265 hembras, el equipo estimó la 'fuerza' de los lazos en el círculo íntimo de cada babuino midiendo la frecuencia con la que pasaban tiempo acicalándose con sus amistades más cercanas.

Los investigadores demostraron por primera vez en un primate salvaje que, como era de esperar, ambos sexos se benefician de tener fuertes lazos sociales. Y al igual que los humanos, «los machos de babuinos viven vidas más largas si están conectados socialmente», dijo Alberts.

Tanto que los machos que mantenían fuertes amistades femeninas tenían un 28% más de probabilidades de llegar a su próximo cumpleaños que sus 'similares' socialmente aislados.

De hecho, el equipo descubrió también que el aislamiento social puede ser una amenaza mayor para la supervivencia masculina que el estrés o la competencia en la 'manada'.

Alberts dice que se necesita hacer más trabajo para confirmar que el vínculo en los babuinos es de hecho causal y, de ser así, para averiguar exactamente cómo afecta a la fisiología para alargar su esperanza de vida.

Y añadió la directora de esta investigación: «cómo se consiguen las amistades de primates para alargar la vida todavía no lo sabemos; es una de las cajas negras más maravillosas de mi existencia».