Convección atmosférica

De la ola de calor al diluvio: así se genera una tormenta de verano gigante como la de Catalunya

Así se crea la nube de enormes dimensiones que cubre vastas extensiones de terreno en un temporal de tempestad eléctrica y vendaval

3
Se lee en minutos
El Periódico

A mediados de julio vivimos un fenómeno meteorológico realmente espectacular observado desde el espacio que, según la información previa, que manejásemos podía generar desde incredulidad hasta cierto desasosiego.

Y sería de lo más normal esta primera impresión porque visualmente se asemeja al que asociamos a las funestas guerras nucleares, más concretamente al efecto de onda expansiva de una nube de precipitaciones que es muy similar al de una bomba atómica.

Esta nube circular de enormes dimensiones sobre Galicia, que se pudo observar a través del satélite Meteosat y los radares meteorológicos, fue una inusual tormenta que se generó casi de la nada la tarde del jueves y que ha sorprendido a los meteorólogos por su celeridad y expansión.

Casi un mes después hemos podido observar otra muy parecida, quizá no tan estéticamente perfecta pero con el mismo resultado, en Catalunya.

Esta convección se ha originado en la comarca del Ripollés y rápidamente se ha ido extendiendo en todos sus frentes, pero con un alcance decididamente mayor en dirección este, rebasando la última franja de los Pirineos para adentrase en el litoral francés y, por otro lado, engullir toda la Catalunya Central y el litoral de Girona y del norte de la provincia de Barcelona.

Con este fenómeno siempre va asociado una situación de tiempo violento con lluvias intensas, posibilidad de piedra y rachas muy fuertes de viento. En la estación que el Meteocat tiene en Sant Pau de Seguries se ha registrado una racha máxima de 112,7 km/h.

Este tipo de situaciones se producen en épocas de altas temperaturas y de sol dominante, justo como sucede en las olas de calor que se prolongan durante varios días.

En España es habitual en verano, de ahí que sean conocidas como 'tormentas de verano', especialmente en julio y agosto, pero cada vez es más recurrente en el mes de junio al ir desapareciendo paulatinamente la transición temporal entre la época de temperaturas frescas de la de las cálidas.

Cómo se producen las tormentas de verano

Este tipo de episodios meteorológicos tiene un nombre, convección atmosférica, y es el resultado de una inestabilidad de una capa de diferencia de temperatura en la atmósfera. Diferentes tasas de caída dentro de las masas de aire seco y húmedo conducen a esta inestabilidad. Esta convección húmeda conduce al desarrollo de tormentas eléctricas que a menudo incluyen granizo y, en casos extremos, tornados.

Tal y como explica el Meteolab, los talleres de meteorología financiados por la Universidad Complutense de Madrid, "la convección surge de manera natural en la atmósfera. En un día cálido y soleado, el sol calienta la superficie de la Tierra.

Noticias relacionadas

Este calor se transmite a la capa de aire inmediatamente adyacente a la superficie mediante difusión molecular (conducción) y turbulenta, así como mediante radiación provocando que se expanda y disminuya su densidad". 

¿Qué es lo que diferencia la explosiva tormenta de Galicia o Catalunya del resto? Pues que no es el resultado de una sola, sino la suma de varias tormentas que acaban interaccionando entre ellas de tal manera que acelera su velocidad, aumenta su radio de alcance e intensifica su virulencia.