Tormenta en el Vallès

Vecinos de Montcada: "Nos hemos quedado sin casa"

  • Los bomberos siguen trabajando este sábado en la ciudad para achicar agua de puntos inundados

  • Varias familias han amanecido con sus viviendas abarrotadas de barro debido a las inundaciones. "Todo lo que teníamos se ha desmoronado", explica un vecino de Montcada
  • El aguacero dejó 250 litros por metro cuadrado en algunos puntos

Daños en Montcada por las inundaciones. / ACN / MONTCADA COMUNICACIÓ / VÍDEO: EL PERIÓDICO

Se lee en minutos
El Periódico

"Nos hemos quedado sin casa: ni muebles, ni electrodomésticos ni ropa. Todo lo que teníamos se ha desmoronado". Así es como Ronald Luis, un vecino de Montcada y Reixac, ha amanecido este sábado. Su vivienda, en la que vive un menor de menos de dos años, está abarrotada de barro. Como en su casa, los Bomberos de la Generalitat han achicado agua en al menos 13 viviendas afectadas tras el fuerte temporal de lluvia de este viernes, que se dejó notar sobre todo en el Vallès Occidental y el Oriental. El aguacero inundó calles, cortó carreteras como la C-17 y descalzado vías, en un episodio que en algún punto dejó hasta 280 litros de agua por metro cuadrado, aunque no registró ningún herido.

La familia de Luis vive en un sótano de la calle Carrerada, en Montcada i Reixac (Vallès Occidental). Allí vive él con su mujer, su suegra, su hermana, su cuñado y su bebé, de un año y medio de edad. "A las tres de la tarde mi suegra vio como desde el patio interior empezaba a entrar agua en casa. Cogió el bebé en brazos y salió de la casa. A las seis, cuando llegué yo, el nivel del agua había llegado hasta el techo", sostiene el vecino. El ayuntamiento de Montcada ha alojado la familia en un hotel de la localidad durante una semana. "¿Y qué haremos después? Lo hemos perdido todo", insiste la familia.

Roland ha visitado la vivienda, en la que vivían de alquiler, este sábado. "Hemos tenido que tirar la nevera, la lavadora, la tele... los muebles están inusables y no tenemos ropa limpia", insistía. "Los bomberos han ayudado a quitar el agua, a nosotros y a otras familias que viven cerca de nosotros y les ha pasado lo mismo. La alcaldesa nos ha dicho que hay 70 familias afectadas como nosotros", sostiene el hombre.

Como ellos, los Bombers de la Generalitat recibieron 26 avisos para quitar agua acumulada en bajos, aunque solo han podido intervenir en 13 donde había suficiente agua para poder trabajar. En total, las alertas que atendió este cuerpo relacionados con la acumulación de agua fueron 316 avisos. Más del 90% de las llamadas se produjeron en la Regió d'Emergències Metropolitana Nord.

Según los bomberos, en muchos casos sus actuaciones consistieron en revisar zonas por donde bajaba mucha agua y confirmar que no hubiera personas en peligro. También ayudaron a evacuar tres coches atascados en las acumulaciones de agua que se produjeron en varios lugares de Montcada, como Terra Nostra, Montcada Nova i Mas Rampinyo. Además, en este municipio se tuvo que cortar la carretera C-17 en ambos sentidos por acumulación de agua. La BV-1415 también se cerró al tráfico por desprendimientos.

Interrumpidas líneas de Rodalies Renfe

Cerdanyola fue otro de los municipios donde la lluvia cayó con intensidad destacada, hasta el punto de que a media tarde la vía de Renfe se descalzó en diversos puntos del tramo que va de esta ciudad a Montcada. Ello obligó a interrumpir la circulación de trenes durante varias horas, lo que afectó a las líneas R-4, R-7 y R-12. La circulación de trenes por las dos vías entre Cerdanyola y Montcada Bifurcació se ha restablecido a las 6.45 horas de este sábado.

También se vio perjudicada por la lluvia la línea R-3, que une Barcelona con La Tor de Querol, que quedó suspendida por averías del sistema de señalización entre Montcada Bifurcació y Montcada-Ripollet.

Noticias relacionadas

Episodio insólito

El servicio meteorológico de Cataluña Meteocat ha informado este sábado de que estas tormentas serán recordados en el Vallès porque la precipitación ha sido "excepcional e inesperada". En veinticuatro horas, las lluvias dejaron 50 litros por metro cuadrado en varias localidades del Vallés, pero que la precipitación fue especialmente intensa en algunos municipios. Por ejemplo, en Cerdanyola, donde se recogieron 281 litros de agua por metro cuadrado. En Santa Coloma de Gramenet, según los datos de la Agencia Catalana del Agua (ACA) el río Besós llegó a superar los 290 metros cúbicos por segundo.