TENIS OLÍMPICO

Osaka vuelve a jugar tras su reposo, gana y afronta de nuevo la prensa en Tokio

"Me siento un poco renovada y feliz de nuevo", comenta la jugadora japonesa

Naomi Osaka, en su debut en Tokio.

Naomi Osaka, en su debut en Tokio. / EFE

1
Se lee en minutos

La tenista japonesa Naomi Osaka se siente "un poco renovada y feliz de nuevo" al volver a la pista tras unos meses de descanso para cuidar de su salud emocional, y de hacerlo con un victorioso debut olímpico en el país por el que compite.

"Estoy centrada en jugar al tenis", dijo Osaka tras vencer en la primera fase de individuales. "Jugar en los Juegos Olímpicos ha sido un sueño para mí desde que era niña, así que siento que el descanso fue muy necesario, pero definitivamente me siento un poco renovada y feliz de nuevo", señaló al ser preguntada por su estado.

Osaka, última relevista en el encendido del pebetero, se retiró sin jugar hace unos meses de Roland Garros al no lograr que se le liberara de atender a la prensa, aduciendo el desgaste emocional que eso le producía. En Tokio volvió a afrontar las preguntas de los periodistas.

"Muy nerviosa"

La número dos del mundo derrotó a la china Zheng Saisai por 6-1 y 6-4 en un partido que se prolongó durante una hora y 27 minutos. La japonesa dijo haberse sentido "muy nerviosa" en su debut en una acontecimiento olímpico y por ser la primera vez que juega en Japón en dos años. "Ha sido definitivamente estresante. Pero estoy contenta de haber podido ganar, (Zheng) es una oponente muy dura", señaló en declaraciones facilitadas por los organizadores del evento.

Noticias relacionadas

"Ha pasado algún tiempo desde la última vez que jugué, pero me siento, más que nada, simplemente feliz de estar aquí. Estamos jugando en medio de una pandemia y es realmente duro para todos", añadió Osaka, cuyo partido fue retrasado un día por su participación en la ceremonia de inauguración, en la que encendió el pebetero.

De padre haitiano-estadounidense y madre japonesa, Osaka decidió hace tiempo competir profesionalmente por Japón. La japonesa, de 23 años, ha señalado en varias ocasiones que lograr el oro en su tierra sería un sueño hecho realidad.