Ir a contenido

LAS ANÉCDOTAS DEL CAMPEÓN

El álbum de recuerdos de los 11 Roland Garros de Nadal

Desde que a los 17 años vaticinó que un día ganaría el torneo, Nadal ha vivido todo tipo de situaciones en París

Federer nunca logró vencerle, y solamente ha salido derrotado en dos ocasiones, nunca en una final

Jaume Pujol-Galceran

Nadal levanta la Copa de los Mosqueteros.

Nadal levanta la Copa de los Mosqueteros. / AFP / THOMAS SAMSON

Roland Garros ha sido la casa de Nadal desde el 2005. El campeón mallorquín ha ganado sobre esa tierra 11 títulos y lleva jugados 88 partidos en 14 años participaciones en París, donde ha vivido momentos y situaciones únicas que han forjado una carrera única.

EL SUEÑO

"Un día ganaré aquí en Roland Garros"
El año 2004 debía ser el del estreno en Roland Garros para Nadal. Una lesión en el escafoides del pie izquierdo sufrida en el torneo de Estoril se lo impidió. Su mánager Carlos Costa le llevó con muletas a Paris para que viera el torneo por dentro como premio menor. Sentado en las gradas, viendo un partido, le hizo una profecía: "Un día ganaré aquí en Roland Garros. Costa ¿entendía la ilusión e incluso creía que aquel chico hiperactivo de 17 años podría conseguir su sueño algún día. Nunca imaginó que conseguiría en 11 ocasiones.

LA PRIMERA

Título y deberes para el futuro
El alemán Lars Burgsmuller fue su primer rival en Roland Garros en el 2005. Nadal lo superó en tres sets (6-1, 7-6, 6-1). Fue el inicio hacia el primer título en París. En el camino dejó entre otros a los franceses Richard Gasquet --eterno rival júnior -- y Sebastien Grosjean, David Ferrer y en semifinales al número 1, Roger Federer.  el número 1 mundial. En la final venció al argentino Mariano Puerta, sancionado por dopaje al día siguiente. No tuvo mucho tiempo de saborear el triunfo. Toni Nadal le  dio en Manacor un folio con la lista de errores que debía corregir en el futuro.

LA DEFENSA

La primera final contra Federer
La defensa del título no fue un camino de rosas para Nadal en el 2006. Antes de revalidar el título tuvo que deshacerse de duros rivales como el sueco Robin Soderling (primera ronda), del australiano Lleyton Hewitt (octavos), el serbio Novak Djokovic se retiró sin jugar (cuartos), el croata Ivan Ljubic (semifinales) para encontrase con Federer en la primera de las cuatro finales que ha jugado con el suizo en Roland Garros. Nacía una rivalidad y el número 1 intuyó tras esa derrota que nunca conseguiría vencer a Nadal en París. Y así ha sido.

LA DERROTA

Soderling rompe la racha de triunfos
Desde su debut en Roland Garros Nadal no había perdido nunca en París. el 31 de junio del 2009, Soderling acabó con la esa racha en octavos de final. El sueco impuso su poderosa palanca de derecha para tumbar al campeón, en un día plomizo y lluvioso, para alegría de Federer que ese año logró el título y el Grand Slam que le faltaba  a su colección. Nadal llegó a París con problemas en la rodilla que arrastró toda la temporada. "¿La lección de hoy, que nos vamos rápido de aquí", dijo Toni Nadal. Al año siguiente Nadal se tomó la revancha en la final ante Soderling y ganó el torneo sin perder un set.

EL SUSTO

De la eliminación al sexto título
Si ha habido un partido en el que Nadal ha estado más cerca de la eliminación fue en el año 2011, cuando John Isner le tuvo casi KO en la primera ronda en la que tuvo que remontar dos sets (6-4, 6-7, 6-7, 6-2 y 6-2). "En los últimos dos sets nunca había un tenis de este nivel", dijo entonces el gigante estadounidense. Superado el susto Nadal puso la directa para ganar su sexto título. Y de nuevo fue a Federer  a quien le tocó felicitarle en la final.

EL FINAL DEL MITO

Adiós al récord de Borg
Nadal nunca quiere hablar de récords. "Cuando acabe mi carrera será el momento de valorar lo que he hecho", siempre dice. Pero en el 2012 se presentó a París con una presión añadida. Tenía la posibilidad de batir el récord de seis títulos que tenía Bjorn Borg en Roland Garros. En el 2009 había perdido la opción de superar al sueco ganando cinco títulos consecutivos. Esta vez no falló. Nadal conquistaría el séptimo título en París y lo logró ante Novak Djokovic en una final que acabó el lunes por la lluvia. El serbio  ya anunciaba que iba a ser su bestia negra. Años atrás, en Wimbledon, su tío Toni Nadal le había advertido. "Hoy he visto a un chico que nos va a complicar la vida", le anunció.

EL MARATÓN

Batalla de 5 sets contra Djokovic
Nadal supo pronto que su tío tenía razón. En el 2013 volvió a cruzarse con Djokovic en París. El tenista serbio le tuvo contra las cuerdas 5-3 en el quinto set de las semifinales que les enfrentaron. Pero Djokovic falló un 'smash' a un metro de la red. Un error fatal. Nadal lo aprovechó para dar la vuelta al resultado en un combate épico de los que Nadal suele salir casi siempre ganador gracias a su espíritu de lucha que le ha caracterizado pero especialmente a su fuerza mental.   "Me gusta sufrir", valoró tras la épica victoria (6-4, 3-6, 6-1, 6-7 y 9-7). Después de la exhibición  David Ferrer poco pudo hacer en la final.

LA ELIMINACIÓN

"He perdido pero no es el fin del mundo"
Nadal solo ha sufrido dos derrotas en Roland Garros desde que debutó en el 2005. La segunda, la última, se la infligió Djokovic en los cuartos de final del 2015. Esta vez el serbio que ya era número 1 mundial e imponía su ley en el circuito se impuso con rotundidad y claridad al campeón en los cuartos de final (7-5, 6-3, 6-1). "Ya perdí en el 2009 y no fue el fin. He perdido en el 2015 y no es el fin del mundo. Tengo intención de volver en el 2016 a defender mis opciones", dijo Nadal tras la derrota y en plena reconstrucción física por sus problemas en las rodillas.

LA LESIÓN

La primera retirada del torneo
Nadal había prometido que e el 2016 iba a volver a defender sus opciones  en el torneo. Llegó a París con victorias en Montecarlo y Roma que le daban buenas sensaciones. Pasó dos rondas cediendo solo nueve juegos. Pero el mismo día de su aniversario recibió el peor regalo. Unas molestias en la muñeca derecha que arrastraba le obligaron a abandonar sin jugar ante Marcel Granollers.  "Si seguía en el torneo podría haberme roto la muñeca", dijo decepcionado. Renunció a Wimbledon para poder estar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Ganó el oro en dobles con su amigo Marc López.

LA DÉCIMA

Triunfo y homenaje a Toni Nadal
El 11 de junio del 2017 fue otro día especial para Nadal. Ese día ganó su 'décima' y lo hizo cediendo solo 35 juegos sin perder un set en el camino para vencer en la final al suizo Stan Wawrinka que fue un espectador de lujo en esa nueva fiesta de los Nadal en la Phlippe Chatrier, su casa. Roland Garros lo celebró con un homenaje especial a un tenista al que ya le han prometido una estátua en el estadio. Se la merece. Ese día fue especial para Toni Nadal, su mentor y entrenador de niño, que al final de la temporada iba a dejar de acompañarle desde que le lanzó la primera bola con tres años en Manacor.

CARLOS MOYÀ

Título compartido con el ídolo y amigo
Nadal aún recuerda la regañina que le dio su abuela Bel el día que ganó por primera vez a Moyà. "No me ha gustado que ganes a Carlos", le dijo. Era el año 2003 en Hamburgo y Nadal apenas tenía 16 años. Moyà era entonces el ídolo del joven jugador y el ejemplo a seguir. Moyà les había ayudado y aconsejado en su entrada profesional. Desde entonces ha crecido la amistad entre ellos y Nadal tiene como referencia la Copa Davis que ganó junto a él en Sevilla. Allí le devolvió mucho de lo que le debía a Moyà. Ahora el exnúmero 1 es pieza fundamental en el equipo. "Soy muy feliz por compartir con un amigo, éxitos como éste", dijo viendo ganar la undécima copa de Nadal.

0 Comentarios
cargando