Ir a contenido

Nadal saca otro 10 en Barcelona

El campeón mallorquín se impone en la final a Dominic Thiem por 6-4 y 6-1

Jaume Pujol-Galceran

Nadal celebra el éxito ante un trofeo que ha ganado 10 veces. / EFE / TONI ALBIR

Nadal celebra el éxito ante un trofeo que ha ganado 10 veces.
Nadal celebra la victoria sobre Thiem.
Nadal, con el trofeo.

/

No eran truenos de lluvia. Eran potentes petardos que estallaban en el cielo para celebrar los 10 títulos de Rafael Nadal en el Barcelona Open Banc Sabadell. Un homenaje al nuevo 10, el segundo de la temporada tras el Masters 1.000 de Montecarlo,  conseguido por el indiscutible rey  de la tierra de todos  los tiempos. El que ya llaman 'double ten'. Una proeza que será dificil de igualar.

La victoria número 375 en esta superficie, el 51º título, récord de récords, de un campeón único y, seguramente, irrepetible. "Es un sueño lo que me ha pasado en esta pista. Tener esta copa 10 veces en el club que me ha visto crecer profesionalmente es increible", dijo ya con el trofeo en sus brazos.

"Es un sueño lo que me ha pasado en esta pista" (Rafa Nadal)


En las 10 finales disputadas sobre la central bautizada este año con su nombre, Nadal solo ha perdido un set (contra Ferrer en el 2008) y ha vuelto volvió a dar una lección de tenis para vencer (6-4, 6-1) a uno de los rivales con más futuro en esa superficie.

En las 10 finales disputadas sobre la pista central bautizada este año con su nombre, Nadal solo ha perdido un set

El austríaco Dominic Thiem, número  9 mundial, que llegaba con 10 victorias sobre tierra era uno de los mejores rivales para medirse en el exámen más exigente que es el suyo.  Y no se pondrá mala nota. En una hora y media certificó la victoria 53 sobre la psita en la que siempre ha jugado desde su debut en el 2003.

GOLPE DE AUTORIDAD

Nadal dio un golpe de autoridad sobre la mesa. "Hoy era un día para dar el máximo. Demostrar que estaba preparado para dar un salto de cualidad, un paso importante ante un rival de máximo nivel, aspirante a ganar grandes torneos. El partido más exigente y estoy feliz porque he dado el nivel que necesitaba", decía tras la victoria. 

Thiem lo sufrió en sus carnes. El tenista austríaco entró en la pista dispuesto a plantar cara y amargar la jornada de Nadal. La batalla estaba anunciada. Ninguno quería hacer concesiones y ambos respetaban al rival que estaba al otro lado de la red. Nadal buscaba el revés de Thiem, el austriaco se defendía para poder colocar su potente derecha. Un combate de máximo nivel. El campeón ante el aspirante dispuesto a derribarle.

 

Thiem logró el primer break point de entrada, Nadal lo defendió pintando líneas en cada punto y corriendo a por esa bola extra que desespera a los rivales. Como en sus mejores tiempos. Pletórico de fuerza y concentración salvó el ataque. Después sería Nadal quien tuviera dos bolas para romper el saque del austriaco en el sexto juego pero Thiem se defendía fuerza, sin bajar la mano, devolviendo también golpes increibles que encendieron las gradas de la central pese al día frio que hacia. "Sabía que tenía que mantenerle atrás de la línea".

«EL MEJOR DE LA HISTORIA EN TIERRA»

"El primer set tenía una importancia vital por eso lo he jugado con la máxima energía", explicó Nadal. Thiem aguantó pero sin encontrar resquicios para atacarle. El saque y la derecha de Nadal imponían la música en el duelo y así se llegó al décimo juego, cuando Nadal aguantó.

El pulso se mantuvo hasta el décimo juego, cuando Nadal logró concretar el primer ‘break’ y ganar el set tras 50 minutos. Un golpe duro para Thiem. En la segunda manga, cumplido el objetivo, ya no ha sido igual. Nadal ha mantenido la misma presión pero Thiem ha ido perdiendo la fe demostrada en del primer set.

El austríaco veía a un gigante al otro lado de la red y, poco a poco, su juego ha perdido solidez, consistencia y precisión Así Nadal ha roto el saque de Thiem (3-1) y ha repetido otra vez (5-1) para encarar el triunfo. "Ganar 10 veces aquí y en Montecarlo es increible. Hoy he jugado contra el mejor jugador de tierra de todos los tiempos", reconoció en la entrega de premios Thiem, tras recoger un cheque de 227.000 euros (464.260 para Nadal) y apuntarse 300 puntos en la clasificación (500 para el campeón).

Thiem y Nadal aparecerán este lunes en el puesto quinto y noveno del ránking, pero convencidos de que están ambos a un gran nivel de juego. No será la última vez que crucen sus raquetas esta temporada y, especialmente, sobre la tierra camino de Roland Garros donde Nadal busca otro 10 muy especial. La matrícula de honor. 

Temas: Rafa Nadal

0 Comentarios
cargando