Entrevista con la pareja de 'El inocente'

Mario Casas: "Me encantaría trabajar en catalán. Cuando lo hablo, me cambia la voz"

El reciente ganador del Goya y Aura Garrido hablan de sus personajes en la serie de Netflix 'El inocente'

Mario Casas, en ’El inocente’.

Mario Casas, en ’El inocente’. / NETFLIX / QUIM VIVES

5
Se lee en minutos
Marisa de Dios
Marisa de Dios

Periodista

Especialista en series y programas de televisión

Escribe desde Barcelona

ver +

Tanto Mario Casas (A Coruña, 1986) como Aura Garrido (Madrid, 1989) ya habían trabajado con el director Oriol Paulo en 'Contratiempo' y 'El cuerpo', respectivamente. Ambos repiten con él, ahora como pareja, en 'El inocente', una nueva serie de Netflix inspirada en el libro homónimo de Harlan Coben plagada de esos giros de guion tan característicos del cine del también director de la exitosa 'Durante la tormenta', en la que también aparecen actores como José Coronado y Alexandra Garrido.

Interpretan a Mateo y Olivia, una pareja que parece que esconde muchos secretos entre sí. De hecho, todos los personajes de esta serie tienen muchas caras. 

Aura Garrido: Todos los personajes comparten claroscuros y tienen un pasado sin resolver. La serie habla de las segundas oportunidades y de que no puedes enterrar del todo el pasado, porque si no lo resuelves acabará volviendo.

Mario Casas: Todos parecen esconder algo en referencia al pasado, algo que tal vez les une y va a volver nueve años después. La serie juega constantemente, hasta el último capítulo, con quiénes son realmente esos personajes.

El suceso del pasado de Mateo que desencadenará la historia es que mata accidentalmente a un chico en una pelea. 

Mario Casas: El punto de partida es muy fuerte. Es un chaval joven con una vida sana, que está estudiando, un tipo correcto que parece que lo tiene todo y, de repente, se mete en una pelea, mata a un chico y acaba en prisión cuatro años.

¿Describirían 'El inocente' como un puzle del que hay que ir montando las piezas para darle un sentido al final?

Mario Casas: Totalmente. Es algo que Oriol hace muy bien en todas sus películas. En el caso de esta serie de ocho capítulos, el espectador se va a preguntar episodio a episodio qué es realmente lo que está pasando, quiénes son los buenos y los malos, si es que los hay.

Ambos repiten con Oriol Paulo. ¿Les da libertad para trabajar?

Aura Garrido: Uri tiene un equilibrio perfecto de muchas cosas. Es un tío que trabaja el espectro técnico muy bien, con mucho mimo y exhaustividad, y a los actores nos lleva a probar cosas nuevas, a experimentar. Te da libertad pero a la vez tiene muy claro lo que quiere, lo que te da seguridad.

Mario Casas: Es respetuoso y tiene capacidad de solución y de mantener el temple, y eso lo transmite al equipo.

¿Les recomendaron leer la novela en la que se inspira la serie, aunque Oriol haya variado mucho algunas tramas y personajes? 

Aura Garrido: Fue un poco a nuestra elección. Yo la leí antes de tener los guiones para saber qué historia íbamos a contar. Es verdad que hay tramas y personajes que han cambiado mucho, aunque la esencia sea la misma.

Mario Casas: Yo no la leí. Cuando comí con Uri [Paulo] y me presentó los ocho capítulos, ya me dijo que había bastantes cosas que había cambiado, también en Mateo. Me dijo que me leyera la novela si quería, pero que tal vez me liaba, que no hiciera mi trabajo por lo que cuenta la novela, porque la iba a llevar por otro sitio.

Mario Casas: "Mi personalidad tiene mucho que ver con los personajes que he hecho"

Siempre recordarán este rodaje porque les pilló la pandemia y tuvieron que parar. ¿Profundizaron más en sus personajes durante el confinamiento? 

Mario Casas: Era tan fuerte lo que estábamos viviendo como sociedad y estaba tan impactado y tenía tal 'shock' en el cuerpo, que al principio aparté el personaje. La situación me dejó bastante noqueado. Después, cuando ya sabíamos que íbamos a volver, los actores sí que tuvimos tiempo para trabajar mucho más, estudiar el personaje y seguir formándonos para la serie.

Aura Garrido: Era tan desconcertante todo, que no tengo la sensación de que me llevase el personaje a casa. 

¿Tienen facilidad para olvidarse de sus personajes cuando acaban de rodar cada tarde? 

Mario Casas: A mí me cuesta mucho, es algo que tengo que trabajar porque, depende del personaje que estés haciendo, te puede afectar bastante. Me cuesta mucho desvincularme de ellos y, cuando llego a casa, estoy dándole vueltas a la secuencia que he hecho y a las que haré al día siguiente. Mi personalidad tiene mucho que ver con los personajes que he ido haciendo, la he ido forjando al descubrirme a mí mismo dentro de esos personajes. Al final, los actores creamos seres humanos que no somos nosotros y muchas veces tienes que buscar cosas en ti que no sabes que estaban ahí. He descubierto mucho de mí gracias a los personajes que he hecho.

Aura Garrido: "Barcelona le aporta muchas cosas a la historia de 'El inocente'"

'El inocente' está ambientada en Barcelona, aunque la novela en la que se basa transcurría en EEUU. ¿Consideran que la ciudad ayuda a situar la historia?

Aura Garrido: Barcelona le aporta muchas cosas a la historia. Probablemente hubiera podido pasar en otros lugares, pero tengo la sensación de que si se hubiera cambiado de ubicación hubiera sido diferente. No creo que Barcelona sea un personaje más en la trama, como ocurre en otros casos, pero la serie hubiera cambiado en muchos aspectos si la ciudad hubiera sido otra. Barcelona tiene una luz muy concreta, el mar y una personalidad muy específica.

Mario Casas: Barcelona tiene un aura especial. Yo he vivido en la ciudad muchos años, de los 3 o 4 a los 18. Además, muchas de las últimas películas que he hecho las he rodado ahí. Es un sitio al que me gusta mucho ir y en el que tengo familia y muchos amigos. Es una ciudad que se fotografía muy bien por su luz y el mar, es muy cosmopolita y universal.

Mario, en Barcelona rodó 'No matarás', la película que le ha valido su primer Goya. ¿Usted que es medio catalán, no se ha planteado trabajar en esa lengua? 

Mario Casas: 'M’encantaria fer una pel·lícula en català' [dice la frase en catalán: me encantaría hacer una película en catalán]. Además, cuando lo hablo me cambia la voz.

Noticias relacionadas

¿Consideran que la ficción española está pasando por su mejor momento? 

Mario Casas: Yo creo que siempre ha estado en un buen momento. Estamos viviendo una situación compleja, sobre todo en lo que a las salas de cine se refiere, y crucemos los dedos para que poco a poco mejore, pero años atrás pasamos también por un momento difícil. Este resurgir de las plataformas nos ha dado trabajo a mucha gente, a técnicos, directores, actores... Además, llegan a todo el mundo y te pueden ver en cualquier país, aprovechando que en Latinoamérica y en gran parte de Europa aman la ficción española.