27 oct 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Samantha: "En el mundo 'OT' los 'haters' son los fans que se pelean entre ellos"

La cantante valenciana, que destacó en el 'talent' musical de TVE por su espontaneidad, acaba de sacar 'single': 'Quiero que vuelvas'

Afectada de hipoacusia (pérdida de audición) aprovecha su éxito en las redes para pedir mascarillas transparentes en las escuelas

Inés Álvarez

Samantha, el miércoles, en Barcelona, en plena promoción de su ’single’ ’Quiero que vuelvas’.

Samantha, el miércoles, en Barcelona, en plena promoción de su ’single’ ’Quiero que vuelvas’. / ÁLVARO MONGE

Pertenece a la edición de OT más atípica y accidentada de su historia por culpa de la pandemia, pero eso no le ha impedido salir del programa con un single bajo el brazo de su autoría, Sin más; una discográfica, Universal, y una amistad muy íntima con Flavio, concursante que rozó el triunfo en el talent. Optimista (“No pasa nada” es su lema), natural y “eléctrica”, Samantha Gilabert (Beniarrés, Alicante, 1994) esboza su carrera con otro sencillo, Quiero que vuelvas. Y ya anuncia más música.

Nuevo single ligerito, fresco. ¿Irá por ahí su carrera?

Estoy probando a ver qué es lo que más nos gusta, qué es lo que funciona. Pero yo estoy contenta con el resultado, porque me representa. Es lo que buscamos. Y habrá más música muy pronto.

Es clara su apuesta por lo comercial.

Es lo que yo consumo, lo que a mí me gusta cantar, lo que he hecho y lo que voy a hacer, porque todo lo que he compuesto va a seguir esa línea, ya que es lo que me gusta.

Quiero que vuelvas no es suya.  ¿Está ya escribiendo letras?

Esta es una coautoría, pero, sí,  ya estoy escribiendo. He hecho un campus en Madrid este verano con diferentes artistas y compositores muy guay, en el que me ayudaron y me aconsejaron. Y salieron canciones. Entre el intensivo que es OT,  que vinieron a darnos clases de Composición Mala Rodríguez, Marwan, Beret, Andrés Suárez, Zahara, incluso Manu Guix, y que fue brutal, y esto...

De hecho, tiene un poemario publicado.

Sí, Temps, que salió en el 2015. Yo escribía poesía, pero no sabía cómo plasmarlo en una canción y ahí he aprendido un montón de recursos.

¿No queda nada ya de la Samantha rapera y miembro del grupo de música urbana Cactus?

Forma parte de un pasado muy bonito, pero ahora ya no.

"Existe el drama: se creen que 'Flamantha' somos uno, y somos dos personas distintas con dos carreras diferentes"

Cuando entró a OT se supo que tenía hipocusia: solo tiene un 40% de audición. Y nunca sacó provecho de ello. Pero ahora abandera en las redes la causa de las mascarillas.

Es que supone un problema muy importante  el tema de las mascarillas, sobre todo ahora, a la vuelta al cole. Para una persona con hipoacusia ya es complicado  estar en clase con más personas, que hay más estímulos, o en la cuarta o quinta fila, si encima los profesores llevan mascarillas, no me lo quiero ni imaginar. Las deberían llevar transparentes, que están homologadas, en las que se puede leer los labios. Es algo muy necesario.

Tienes muchos seguidores en las redes. Pero en OT le dijeron que eso no lo es todo.

La repercusión de tu música depende de más muchos factores que el número de seguidores que tengas. Sobre todo el  boca a boca. Para mí es muy importante, e imagino que para muchos otros. Porque hay artistas a los que no sigues y no conoces y escuchas una canción y ya te quedas para siempre.

También tiene algún que otro hater.

Siempre hay. Pero en el mundo Operación Triunfo los haters son más fans que se pelean entre ellos, porque su favorito y mi favorito no sé qué. Pero eso nos repercute a nosotros. Porque los 16 nos llevamos genial, somos muy amigos, no tenemos ningún pronblema, pero los fandom no se llevan tan  bien por razones que desconocemos  y entonces se hatean y eso nos afecta . Supongo que habrá que aprender a gestionarlo.

Y fans demasiado efusivos. Les ha tenido que pedir que no vayan a su casa.

Me ha pasado a mí, pero también a Eva,  a Javi… El problema no es que vinieran a mi casa, sino a la de mis padres, porque este verano estaba en el pueblo. Un domingo llamaron a casa y había como 100 personas abajo. Estábamos en plena pandemia, era las casas de mis padres... Fue horroroso. Era muy difícil gestionarlo. Que te vengan a tu casa a buscarte no es correcto. Si nos encuentran por la calle, o en un concierto o en unas firmas, vale. Pero que te llamen al timbre y te exijan que bajes para pasar uno por uno en la puerta de tu casa... Eso sobrepasa. Pero pedí que no lo hicieran y no han vuelto a venir. Estaban todos muy excitados y dijeron: "Vamos a casa de Samantha" (ríe).

En ello influyó el fenómeno Flamantha: se unen los fandoms de Flavio y suyos.

Hay que diferenciar. Está el fandom Flamantha, pero Flamantha no existe. Somos Flavio y Samantha, dos personas totalmente distintas que tenemos unas carreras diferentes, paralelas, que no se van a unir. En nuestra vida personal, sí, pero no en lo profesional. Y podemos estar separados. Él está ahora en Madrid  y yo en Barcelona y no vamos a dramatizar. Pero sí existe el drama: se creen que Flamantha somos uno. Y podemos vivir uno sin el otro perfectamente. 

¿Estás orgullosa del single de Flavio?

Muchísimo. Es una pasada. Yo ya le había dicho que tenía mucha música que enseñar todavía.

Usted se mostró muy positiva en OT. Su lema es: "¡No pasa nada!", pero tuvo un bajón.

Soy positiva, pero a veces tienes que permitirte tenerlo. Y si dura cuatro días, pues ya está; ya pasará. ¡No pasa nada!

También lo tuvo Flavio. Y lo plasmó en Yo con yo mismo.

Flavio siempre tiene mucho miedo de enseñar. Yo,  y muchas más personas más, le dijimos que vale muchísimo. Esa canción  la compuso en un momento de bajón y mira.

"El mejor regalo que podría hacerme Flavio es dedicarme una canción. Ser la musa de alguien es muy bonito"

¿El mejor regalo que le podría hacer su chico es invitarle a una colaboración?

No, lo mejor es dedicarme una canción. Ser la musa de alguien es muy bonito, aunque sea cinco minutos... Pase lo que pase, queda para la posterioridad.

Su desparpajo le vino muy bien a Roberto Leal en las galas. Le agradeció que le diera tanto juego.

Sí, soy muy eléctrica. Veía que me daba cuerda y yo se la cogía pero entramos en bucle en los programas…

Fue una edición accidentada, pero al final tuvieron hasta concierto. ¿Pensó que todo valía la pena cuando cantó en en WiZink Center con Belén Aguilera?

Quería cerrar el ciclo de una manera que estuviera a gusto y creo que cantando Mía con ella fue la manera ideal.

¿Le gustaría ser una Chenoa o una Edurne, que cantan y hacen tele?

No me lo he planteado, pero no descarto estar de jurado en un Got talent o incluso en OT, ¿por qué no?

La veo en Tu cara me suena, que tiene una gran cantera en los triunfitos.

También me gustaría mucho... O un Masterchef. No soy cocinitas para nada, pero la liaría mucho.