03 jun 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

2006: y si se 'cepillan' el Estatut, ¡mejor!

Ferran Monegal

Carod Rovira, en ’Quatre gats’ (’TV-3’).

Carod Rovira, en ’Quatre gats’ (’TV-3’).

Ricard Ustrell no le estoy haciendo justicia. Acaba de concluir sus conversaciones Quatre gats (TV-3) y algunas de ellas han sido interesantísimas. A Carod-Rovira (aquí y en la China popular, Josep-Lluís) lo llevó al Parlament de Catalunya. Hacía 10 años que no pisaba el hemiciclo. Hablaron del año 2006, cuando el PP –y Rajoy al frente– montaban mesas petitorias por toda la España invertebrada y recogían firmas contra el Estatut de Catalunya. Aquellos tiempos en que salía Alfonso Guerra en la tele diciendo: «¡Nos lo hemos cepillado!». Y se vanagloriaba de su habilidad con el cepillo. ¡Ah! Recuerdos oportunos. Muchos analistas coinciden en que el procés ha surgido como consecuencia de aquel ataque y cepillado contra el Estatut. Y mientras recordaban aquel disparate político, Carod sonrió suavemente y explicó: «Mire, si lo del Estatut hubiera salido bien, habría sido bueno. Habríamos conseguido un nivel de autogobierno que nos podía acercar a los objetivos independentistas. Pero si no salía bien, ¡también salíamos ganando! Es la constatación de que con España no hay nada que hacer».  ¡Ah! Hermoso punto de sinceridad el de mi admirado Carod-Rovira. Resume perfectamente la eclosión de la estrategia processista. Si el Estatut triunfa, sirve de palanca para operaciones futuras; pero si no, ¡mejor todavía! Yo creo que Carod, que es persona muy culta, se sabe de memoria El arte de la guerra de Sun Tzu. En particular aquel pasaje que dice: «La oportunidad de derrotar al enemigo la provee él mismo».

Otro encuentro disfrutable ha sido con Boris Izaguirre. Se citaron en el salón de baile La Paloma. Hablaban de la soledad, del miedo, de la muerte incluso. Dijo Boris«Yo solo pienso en la muerte cuando me maquillan». ¡Ah! En los 10 años que estuve en BTV haciendo Telemonegal, una de las maquilladoras siempre me contaba que seguía cursos de tanatopraxia, que es el arte de mejorar a los fallecidos para que sean enterrados con buena apariencia. Esta reflexión de Boris es profunda. Antes de entrar en un plató, pasas por maquillaje y te hacen la tanatopraxia en vida. Interesantes encuentros los de Ustrell. Pido disculpas por haber tardado en reflejarlos. Compréndanme. Ya se lo dije: debo ir con cuidado en elogiar a alguna criatura de la seva. Podría ser contraproducente para el elogiado. Objeto de represalias por parte de la directiva.