11 jul 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Javier Cámara: «Juan Carrasco es deleznable, pero en el fondo le quiero»

Inés Álvarez

El actor Javier Cámara es Juan Carrasco en ’Vamos Juan’ (TNT).

El actor Javier Cámara es Juan Carrasco en ’Vamos Juan’ (TNT). / VIRGINIA MARTÍN CHICO

Aunque parezca mentira, Javier Cámara (La Rioja, 1967) le ha cogido cariño a Juan Carrasco, el deleznable político que en Vota Juan, serie original de TNT y 100 balas (Mediapro), hacía lo que fuera por llegar al poder y que en Vamos Juan intentará fundar su propio partido. ¿Por qué? Porque el papel supone un reto como actor, por los premios recibidos y porque le ha permitido estrenarse como director. Lo explicaba a este diario desde su confinamiento, a través de una videoconferencia en la que sus niños a punto estuvieron de irrumpir como en aquella famosa conexión de la BBC con un experto.

Esta secuela viene precedida por el éxito de Vota Juan. Y de premios. 

Está siendo una gozada el recorrido vital de esta serie. Y, sí, Vamos Juan viene avalada por un montón de nominaciones, no solo para mí, también para Nuria Mencía y Adam Jezierski. Es muy satisfactorio ver que tras ellas hay mucho premio ya. Uno hace una serie para que la gente la vea y, después, para que los profesionales del sector la aplaudan.

¿Qué han visto unos y otros en ella?

Que es una serie que innova, que habla de cosas de las que no se podía hablar y que da una vuelta de tuerca a la comedia  desde otro punto de vista para que sea más negra, más bizarra, más oscura, donde  los personajes son poliédricos. Aunque Juan Carrasco sea un personaje muy simple, es oscuro y se mueve por unas intenciones abyectas, a veces. Eso para nosotros ha sido muy interesante de interpretar y nos hemos sentido muy libres. Espero que a la gente le traiga un poco de tranquilidad en un momento tan duro.

Adam Jezierski, María Pujalte, Javier Cámara, Jesús Vidal y Esty Quesada. / VIRGINIA MARTÍN CHICO

Por cierto, no le he preguntado, ¿cómo lleva el confinamiento?

Cultivando la empatía, el silencio, cuando se puede, porque estos días hablo con mucha gente por la serie. Pero, sobre todo, cultivando la calma personal. Algo sacaremos en claro de esto, pero aún no lo sé.

Empatía... Juan despierta poca.

Sí, es deleznale. Se mueve por ambición, y en esta temporada, por despecho, venganza, rencor... Por eso es  más oscura, porque se mueve por esos hilos. Y arrastra a su gente a un lugar mucho más oscuro. En la primera temporada,  era un triunfador y, en esta, ves desde un principio que  su  plan está abocado al  fracaso. Es difícil empatizar con personajes así, pero teniendo a guionistas como Diego San José y Víctor de León, logramos que salga a flote. Imagino que hay gente que empatiza. Y es que hay muchos Juan Carrarrasco por ahí... 

"En 'Vamos Juan' vamos más a saco con lo que es la realidad política"

Su gente, a la que tanto le ha fallado, sigue creyendo en él.

Hay una clave en el primer episodio de esta  temporada. Cuando María Pujalte (Macarena) le dice: «Yo  no quiero ir contigo a ningún lado. Y no quiero volver a esta aventura, llevo 25 años contigo. Pero no podría soportar que esta vez te salga bien». Y creo que eso le pasa a todos los personajes. Quién sabe si están  ante un triunfador o un perdedor. Prejuzgamos demasiado fácilmente. Creo que Juan Carrasco se merece una seguna oportunidad.

Le vemos llorar, hundido...

Sí. Le vemos más las costuras, las aristas. Es frágil. Si se parase cinco minutos a pensar,  no haría  lo que hace. Y no puede mirar atrás, porque si lo hace, el camión de basura que lleva detrás se lo fagocitaría.  Es un personaje bastante  deleznable y complicado de hacer, pero, en el fondo, le quiero.

Lo es. Habla con desprecio de un «retrasado mental», de «una peluquera de ¡Aluche!».

Es un señor sin escrúpulos. Habla directamente, insulta directamente. Es prejucioso, problemático, muy simplón y sin ninguna formación. Es cierto que para él una peluquera de Aluche es algo  terrorífico. No hay nada peor. Incluso habla fatal de su ciudad, Logroño, donde fue alcalde y diputado. Todo lo que sale por su boca es tremendo. 

No me negará que a veces es un poco Torrente.

Sí, entronca más con esos personajes deleznables. Es más frágil que Torrente, pero sí.

"Nunca había pensado en dirigir, pero el productor me lo pidió. Y me alegro, porque he aprendido mucho"

¿Y cómo reaccionarán los políticos? Con Vota Juan, bien, ¿cierto?

Había planes maravillosos de invitar a políticos de todas las ideologías a un pase especial para que vieran Vamos Juan, pero no ha podido ser por las circunstancias. Sí que es cierto que el feed-back que se sentía de opinadores políticos y de los propios políticos era muy satisfactorio. Un exministro y exsecretario del PP nos dijo que la serie parecía un documental, que estaba mucho más cercana a la realidad que a la  ficción. Yo creo que en la primera nos quedamos cortos. En esta temporada entramos más a saco con lo que puede ser la realidad política.

En el capítulo de los injertos de pelo en Estambul muchos calvos se verán reflejados. Además, es muy diferente. Es muy especial.

Sí. Pretendíamos que fuera un capítulo burbuja. Y es el que dirigí yo. Fue muy gratificante. Nunca pensé en dirigir, pero el productor, Javier Méndez, me lo pidió,  si había otra temporada. Y me alegro mucho, porque he aprendido muchas cosas. Es  que Estambul es el paraíso de los calvos. Él toma una decisión en su vida, ponerse pelo, pero le asusta, porque no es solo un cambio de pelo, también de vida. Entonces hay un ángel de la guarda, el personaje que interpreta Anna Castillo, que le hará girar en sus decisiones. Me gustó mucho el proceso de este episodio: dirigirlo y actuar con Anna. Estoy muy orgulloso. de él. 

¿Deseando otra temporada?

A mí me encantaría seguir con la serie.Y que me dijeran de dirigir otro episodio. Querría hacer muchas temporadas de Vota Juan, Vamos Juan, Hola Juan, Adiós Juan, Hola María Pujalte o como se titule. Me encantaría.. 
=