29 may 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Joan Amargós: "'Èxode' habla de huir, lo que haría yo del confinamiento"

El actor interpreta a un gay en la serie que ofrece TV-3 sobre la batalla del Ebre

Movistar+ estrena, el miércoles, 8, 'La línea invisible', en la que da vida a un etarra

Inés Álvarez

Joan Amargós en el rodaje de ’Èsode: de la batalla a la frontera’ (TV-3).

Joan Amargós en el rodaje de ’Èsode: de la batalla a la frontera’ (TV-3). / Domènech Fernàndez

El trabajo de Joan Amargós (Barcelona, 1990) estará muy presente en estos días de confinamiento. Este viernes, 3,  TV-3 (23.10) estrena el telefilme Èxode, de la batalla a la frontera; el fin de semana, el Lliure ofrece online la obra El temps que estiguem junts, en la que participó, y el miércoles, 8, Movistar+ celebra la première de La línea invisible. En ambas series interpreta a  un joven que vive la tragedia: la de la huida del frente, en la primera, y la de pertenecer a ETA, en la segunda. Él, el actor, también sufre estos días el confinamieto por el coronavirus. Le preocupa si sobrevivirá a esto el sector de la interpretación y del audiovisual. Y si la buena racha que llevaba continuará.

¿Cómo lleva el confinamiento un joven actor en racha?

Me he quedado sin trabajo para los próximos meses y eso me preocupa. Pero Hay que sobevivir. Aunque se da la casualidad de que el viernes se estrena Éxode, el Lliure ofrece El temps que estem junts vía on line rl fin de semana y la semana que viene, La línea invisible. Estoy trabajando estando una casa. (Ríe). Lo que sorprende de esta cuarentena es la capacidad que tiene la gente de comportarse civilizadamente y con responsabilidad .

¿Qué veremos en Éxode? ¿La historia de una huida?

No acaba de ser la secuela de Ebre: del bressol a la batalla (que TV-3 ofrece tras Éxode), pero sí una secuencia de la batalla del Ebre. Èxode habla de unos personajes que consiguen huir. Lo que haría yo del confinamiento. Pienso cómo haría para  llegar a Marruecos, que aún no están confinados. Me monto una película. Aunque no queda otra. Y este sentimiento de persecución que sufren lo tenemos ahora: si salgo o si ven que alguien viene a mi casa, se enfadarán. En Éxode, si se encuentran con alguien, desconfían. Y hay ese sentimiento de sentirse perseguido. La persecución de las ideas.

Hay una joven pareja, Guillem (Marcel Borrás) y Maria (Roser Tapias), que se encuentra con un chico que huye solo.

Sí, Antoni, mi personaje. Tiene más experiencia sobre el terreno. Al principio, desconfían mucho unos de los otros. Pero, cuando descubren que son del mismo sector en la batalla del Ebro, se acaban ayudando. Aunque surge la duda: ¿por qué a Antoni lo han echado? Entonces se descubre que es por su condición de homosexual.

Con lo que no huye solo de los franquistas, también de los suyos...

Estas historias no aparecen en las lecturas de la época. Es como que no se hablaba de ello. Y la cuestión era cómo abordarlo para que fuera real. A Antoni le habían marcado en el cuerpo la palabra maricón y eso podría chirriar. Pero, no: funciona. Y, pese al dolor que sienten, confían. Porque son tres personas en una situación de desesperanza absoluta.

Con Marcel Borràs y Roser Tapias, en 'Èxode'. / DOMÈNECH FERNÀNDES

No tienen más remedio que confiar.

Aunque Antoni quiere llegar a París, a buscar a su pareja, y no tiene dinero, solo un anillo de oro para poder curzar la frontera. Con lo que Guillem y él son conscientes de que tiene algo de mucho valor y siempre habrá como una nebulosa entre ellos: te voy a ayudar, pero te puedo robar.

¿Ha hablado con ancianos que vivieron la guerra? Con la obra In Memoriam hizo ese trabajo.

Sí. Entonces hablé con muchos. Y si le spreguntabas que si habían matado a alguien, decían que no. Lógico. Eran muy mayores y no les habían explicado sus experiencias traumáticas a sus hijos, pero sí a sus nietos, para que no cometieran el mismo error. Era muy complicado hacerles preguntas. Fue una experiencia muy fuerte, porque los personajes de Èxode ya son un poco más mayores, pero los de la Quinta del Biberó tenían 16 o 17 años. Y, aunque tenían un vinculo más directo con el trabajo y el esfuerzo, eran más niños. Fue una obra que me marcó mucho y a la hora de hacer Èxode ya tenía unos conocimientos. Como la forma en que se carga un fusil.

Èxode no se centra en la batalla, sino en la huida.

Sí. Y aunque hay dolor, hay más esperanza. La vivencia ya la han tenido y cogen fuerzas para escapar.

En unos días estrenará otra serie también basada en un hecho real.

La línea invisible se sitúa en los inicios de ETA. Explica cómo funcionaba, el sentimiento vasco, su cultura, el silencio por el miedo al qué dirán... Mi generación solo sabe que era muy malvada y terrorista. Pero en la serie se ven sus orígenes de lucha obrera y cómo esta organización anarcosindicalista relacionada con los movimientos revolucionarios de Cuba, Israrel y Argelia se convierte en un grupo terrorista. 

Cuando traspasan la línea invisible...

Sí, y lospersonajes son reales. Encuentro que es un tema que se tiene que tocar con mucho tacto. Aunque quizá es demasiado pronto, porque en el País Vasco persiste ese sentimiento. .. Se ve cómo hay un debate de si cruzar esa línea o no: la de matar. Pero no se decide en una asamblea, sino que hay un control policial  y Txabi Etxebarrieta, que llevaba una pistola, mata a un guardia civil. Por el miedo, por desesperación... Aunque no lo justifico, ¿eh? Es como en los enfrentamientos del procés. Si por mala suerte muere alguien, ya no hay punto de retorno.

El actor, con Anna Castillo, Àlex Monner y Patrick Criado, en 'La línea invisible'.  / MOVISTAR+

¿A quién da vida usted?

 Àlex Monner escTxabi Etxebarrieta; Enric Auquer es su hermano José Antonio. Y yo soy Maxi, el mejor amigo del hermano y novio del personaje de Anna Castillo, Txiki. Es extraño ver cómo combinan quererse con todo aquello. Aunque tiene sentido, porque comparten ideas. Tras la muerte del guardia civil, hay una persecución y lo matan. Y ese ojo por ojo diente por diente que hace el Estado provoca la primera muerte planeada: Melitón Manzanas (Antonio de la Torre). Lo de La Línea invisible será fuerte. Habrá polémica. Aunque el mensaje que desprende es conciliador. Si abres la herida, que sea para hacer bien, no para abrir un debate.

¿Ayudará a conocer mejor esa parte oscura de la historia de España?

Sí, es muy interesante. Yo la desconocía por completo. Pero las cosas se entienden. Debe de haber un motor suficientemente potente para que un chico de 25 años, nacido en los años 60 en el País Vasco, se enrole en algo para matar gente. Y había una moda. Formar parte de un grupo revolucionario era formar parte de un grupo en un momento en el que la alternativa era el franquismo.

Las plataformas están dando mucho trabajo a los actores...

Sí. Está muy bien. Bueno, estaba muy bien. Ahora viviré el estreno en casa cerrado. Está todo parado. Las plataformas estaban trabajando mucho, todo muy vinculado al mundo de las series. Porque antes las series eran solo las telenovelas, pero ahora se les había dado un valor. El mundo de las plataformas estaba muy vivo. A ver si vuelve a arrancar. Aunque temo que mi sector será el último de los últimos en recuperarse...