Ir a contenido

segunda temporada

'La peste' regresa a Movistar+ más luminosa

La plataforma estrena este viernes los seis nuevos episodios del 'thriller' de época

Pablo Molinero y Federico Aguado, en la segunda temporada de ’La peste’. 

Pablo Molinero y Federico Aguado, en la segunda temporada de ’La peste’.  / MOVISTAR+

Movistar+ regresa este viernes 15 de noviembre a la Sevilla del siglo XVI con el estreno de la segunda temporada de 'La peste', que ofrece completa bajo demanda. Compuesta de seis episodios de 45 minutos, la ficción apuesta por una imagen más luminosa para explorar una ciudad que, cinco años después de superar la última gran epidemia de peste, ve cómo La Garduña, el crimen organizado, toma el control de las calles gracias al descontento social.

Protagonizada de nuevo por Pablo Molinero, en el papel de Mateo, la serie se vuelve más coral en esta temporada, según Alberto Rodríguez y Rafael Cobos ('La isla mínima', 'El hombre de las mil caras'), creadores de este 'thriller' de época. Una de las incorporaciones es Federico Aguado, que interpreta a Pontecorvo, el nuevo asistente de la ciudad que tiene como misión doblegar al hampa. Para ello se servirá de las dotes de Mateo, que vuelve desde Tierra del Fuego porque Valerio (Sergio Castellanos) está amenazado de muerte por La Garduña, y de la ayuda de un rufián infiltrado, Baeza (Jesús Carroza).

Patricia López Arnáiz (derecha), en 'La peste' / movistar+

La evolución de Teresa

Rodríguez destaca la evolución de Teresa (Patricia López Arnáiz), el personaje central femenino de la primera temporada, que continúa la labor iniciada con Valerio de rescatar a mujeres de la prostitución, algo que ahora entraña más peligro porque está en manos de la mafia. "Ella empieza la segunda temporada despertándose: han muerto su marido y su padre y, de pronto, se da cuenta de que existe una sociedad y de su estructura, de cómo se organiza, porque hasta ahora no había tenido ninguna relevancia, el papel que tenía reservado era de interiores", explica.

Tras las críticas recibidas en la primera temporada por el acento de los protagonistas y la oscuridad de la fotografía, los nuevos episodios apuestan por un toque más luminoso. "En la primera temporada tuvimos muchísimos problemas porque tuvimos que elegir cómo se iba a ver la serie. Creímos que el espectador lo iba a ver en el salón de su casa en las mejores condiciones posibles, con las luces semiapagadas y una buena pantalla", se justicia Rodríguez.

Temas: Series Movistar+