Ir a contenido

PRIMERAS IMÁGENES

Y tras 'Juego de tronos', ¿'The Witcher'?

Netflix ultima su nueva superproducción que presenta una estética y línea similar a la ya histórica serie de HBO

Manuel de Luna

Y tras 'Juego de tronos', ¿'The Witcher'?

Muerto el rey de Poniente, viva el rey de... Por el momento no hay heredero audiovisual para el aún caliente final de 'Juego de tronos', aunque candidatos no faltan para saciar a los millones de 'seriéfilos' huérfanos de grandes emociones audiovisuales. Y entre ellos destaca 'The Witcher' ('El Brujo'), ambiciosa producción de Netflix. La plataforma estadounidense, no por casualidad (aquí nadie da una puntada sin hilo),  acaba de presentar las primera imágenes oficiales y el cartel promocional se esta serie que cuyo estreno no está previsto hasta finales de año. Pero hay que ir caldeando el ambiente.

Las relaciones con 'Juego de tronos' son, en principio, muy claras. Ambas se ambientan en una utópica Edad Media, con mucha capa y espada, se basan en exitosas sagas literarias ('The Witcher' además es un 'bombazo' en videojuegos) y tienen un toque fantástico. Quizás la nueva serie de Netflix es evidentemente mucho más fantástica. Pero hasta el logo de esta nuevo proyecto recuerda a los escudos de armas de las casas de Poniente.

Netflix ha presentado en sus redes sociales el póster y las primeras imágenes de los personajes principales: Geralt (el actor Henry Cavill), Yennefer (Anya Cholatra) y Ciri (Freya Allan).

También ha anunciado que la puesta de largo de 'The Witcher' será en la nueva edición del multitudinario Comic Con de San Diego, el próximo 19 de julio, e intervedrán Henry Cavill, Anya Chalotra y Freya Allan, así como la 'showrunner' de la producción, Lauren Schmidt Hissrich ('Daredevil', 'The Defenders').

Basada en la exitosa saga de libros de fantasía del escritor polaco Andrzej Sapkowski, 'The Witcher' es una historia épica. Geralt de Rivia, un brujo mercenario con poderes sobrenaturales que se dedica a cazar monstruos, lucha por encontrar su lugar en un mundo donde las personas suelen ser más malvadas que las bestias que persigue. Cuando en su vida se cruza con una poderosa hechicera ( Yennefer de Vengerberg) y una joven princesa con un peligroso poder secreto (Ciri), deben aprender a colaborar para sobrevivir eun mundo muy peligroso.

El actor Henry Cavill, en una imagen promocional de 'The Witcher'.  / (NETFLIX)

El último Supermán de la gran pantalla ('El hombre de acero'), el actor británico de 36 años Henry Cavill ('Misión Imposible: Fallout', 'La Liga de la Justicia'), encabeza el reparto de esta serie. Interpreta el papel de Geralt de Rivia. Junto a él, las ya mencionadas Anya Chalotra ('Wanderlust') y Freya Allan ('La guerra de los mundos', 'Into The Badlands'). Otros miembros destacsdos del reparto son Jodhi May ('Juego de Tronos', 'Genius'), como Calanthe; Björn Hlynur Haraldsson ('Fortitude'), que interpreta a Eist, y Adam Levy ('Knightfall', 'Snatch'), es Mousesack.

Nacida en los años 80

Aunque 'The Witcher' es actualmente muy conocida por los  aficionados a los videojuegos, la historia original de Andrzej Sapkowski tiene más de 30 años de vida. El primer libro de la saga (que consta de ocho volúmenes) se publicó en Polonia en 1986. A partir de ese momento, y hasta el 2013 se han ido publicando diferentes novelas sobre 'The Witcher', aunque ya en los años 90 empezó a convertirse en un fenómeno internacional que saltó de la literatura a cómics, juegos de cartas y de mesa, cine, televisión y los videojuegos, campo este último en el que es uno de los títulos más importantes.

El primer videojuego de 'The Witcher', para PC, salió en el 2007 y batió récords  con 1,2 millones de juegos vendidos. Este éxito se ha mantenido con las diferentes ediciones y cónsolas en las que se ha adaptado hasta llegar a la última,  'The Witcher 3: Wild Hunt', videojuego para PlayStation 4, Xbox One y Microsoft Windows que fue alabado por la crítica especializada, que ha sido galardonado con más de 200 premios y que fue premiado como el mejor videojuego del 2015.

En cambio, su salto a las pantallas en el 2001 y 2002 pasó sin pena ni gloria. La serie televisiva de 13 episodios y su versión cinematográfica (un resumen de dos horas de la serie), ambas de producción polaca, recibieron muy malas críticas. Así, Netflix tiene un reto, pero todo indica que tiene muchas posibilidades de superarlo.