Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Banderita Inda, banderita Sardà

Lanzamiento de banderas en 'La Sexta Noche' y apropiacion de bandera en la plaza Colón

Ferran Monegal

Inda y Sardà, en La sexta noche.

Pedía el sábado Eduardo Inda, en La Sexta noche, que «los socialistas de bien, como Alfonso Guerra y Felipe González» fuesen al día siguiente a la concentración de la plaza Colón de Madrid  porque era una «manifestación transversal». Y para animar a la participación se dirigió a Xavier Sardà y le ofreció la bandera de España, en formato pin, para que se lo pusiera en la solapa. Sardà contestó: «Te la acepto, y yo te ofrezco la estelada, que no es mi bandera pero el país es enormemente complejo y esta bandera hay españoles que la llevan». Y se produjo entonces un pequeño rifirrafe, banderita arriba, banderita abajo, con ambos protagonistas encendidos porque Inda consideraba que Sardà debía haberle ofrecido la senyera y no la otra, que a su juicio «es ilegal». El lance podría no tener mayor trascendencia pero tiene un punto de meditación interesante: la manía de echarse banderitas por los morros entre partes ideologicamente enfrentadas.

Liga con lo que acaba de pasar en la plaza de Colón. Allí  no se han echado banderas a la cara. Allí ha sido más preocupante, con todos los respetos a los manifestantes. Allí la derecha, y la extrema, se han vuelto a apropiar de una bandera que en teoría es de todos los ciudadanos.

El seguimiento televisivo de esta manifestación merece análisis. Las cadenas, públicas y privadas, conectaron brevemente. Solo Intereconomía TV  hizo el directo desde el principio al final. Allí estaban los periodistas Esparza y Horcajo, el profesor de física atómica Vidal-Quadras, y Julio Ariza, propietario del canal, intentando motivarnos. «¡El cartel de lleno ya está puesto! /../ ¡Vox es un chorro de aire fresco!», exclamaban con intención de excitarnos.

Hombre la verdad es que la retransmisión les quedó muy desangelada. Entre que la afluencia de participantes no fue un hito histórico precisamente –decía Cristina Villanueva en La Sexta Noticias, con retranca: «¿Puede considerarse histórica una manifestación con 45.000 personas? ¡En el último Día del Orgullo Gay habia 700.000!»), entre eso, y las escasa potencia de Intereconomía TV como instrumento de agitación y propaganda, el resultado fue lánguido. Yo creo que este canal debería haberse asesorado. Haber hablado antes quizá con Vicent Sanchis, que es un artista colosal en el arte de manejar el artefacto. Conoce los secretos de la tele-cheerleader como nadie.