Ir a contenido

DEPREDADORES EN ESPAÑA

Niños, sexo y religión

Netflix estrena el viernes 'Examen de conciencia, una dura serie documental sobre los abusos a menores en instituciones de la Iglesia

La producción de Zeta Audiovisual sigue la línea de investigación de EL PERIÓDICO, trabajo galardonado con el premio Ortega y Gasset

Manuel de Luna

Vídeo promocional de Examen de conciencia, serie documental de Netflix, producida por Zeta Audiovisual. / NETFLIX

"He decidido denunciarlo porque, si esto sigue en secreto, seguirán haciéndolo (...) Espero que el miedo que nosotros hemos sufrido durante tantos años cambie de bando y sean ellos los que ahora tengan miedo". Con esta claridad y determinación habla Miguel Ángel Hurtado quien, a sus 36 años y tras dos décadas de un silencio corrosivo, ha decidido denunciar los abusos que sufrió de niño en el monasterio de Montserrat, a quien acusa de intentar proteger al culpable de los hechos. Lo peor es que  no es un caso único. Es una dura realidad oculta que está empezando a aflorar tal como recoge 'Examen de conciencia', una impactante serie documental  que este viernes, 25 de enero, estrena la plataforma Netflix.

'Dirigida por Albert Solé (ganador de un Goya con 'Bucarest, la memoria perdida') y coproducido por Zeta Audiovisual ('El hombre de las mil caras', 'Élite')Zeta Cinema ('Tres metros sobre el cielo', 'Superlópez') y Minimal Films ('Jarabe contra el cáncer', 'Miró contra Miró'), 'Examen de conciencia' se estructura en tres densos y turbadores episodios que tienen como línea argumental un recorrido por el drama de personas con las que han contactado Hurtado y que, como él, fueron víctimas de abusos sexuales en centros religiosos españoles.

El primer capítulo se centra en los casos de pederastia en los Maristas de Barcelona, un escándalo que destapó EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, y cuyo trabajo de investigación fue galardonado con el premio Ortega y Gasset de Periodismo en el 2017. Precisamente esta investigación es la base del primer episodio, en el que interviene el periodista Guillem Sánchez (uno de los reporteros galardonados).

"'Examen de conciencia' nace precisamente de EL PERIÓDICO -explica Solé-. Su director, Enric Hernàndez, y su director adjunto, Luis Mauri, me propusieron hacer un documental que, a partir del brillante trabajo del diario en el 'caso Maristas', profundizase en ese oscuro drama de los abusos en centros dependientes de la Iglesia española. El siguiente paso fue la posibilidad de colaborar con Netflix, que en este caso es un 'partner' ideal, porque deja trabajar con total libertad".

Y tras más de dos años de un trabajo intenso, lo que ha encontrado Solé es un panorama desolador. "Hemos descubierto muchísimos casos pavorosos, y aunque hemos rechazado bastantes, porque no los teníamos totalmente comprobados, hay una gran cantidad que se han quedado fuera. Al final, queda claro que todos los casos han intentado ser ocultados por la Iglesia. Parece que todas estas instituciones de la Iglesia católica española actúan con un mismo  manual de instrucciones, en el que se explica  cómo tapar las denuncias", afirma el director catalán, para quien otro capítulo añadido a este drama es el de la laxitud de la Justicia española: los casos de pederastia prescriben entre 5 y 10 años a partir de la  mayoría de edad de la víctima y dependiendo fecha de los hechos. Las agresiones sexuales (penetración o felación) a menores prescriben entre los 10 y 15 años, también a partir de que la víctima cumple 18 años.                

Serie dura, no morbosa

Uno de los aspectos que más destacan de 'Examen de conciencia' es el tratamiento de las imágenes. Además de las entrevistas en primer plano  a víctimas, periodistas, expertos y religiosos (incluidas desasosegantes confesiones de pederastas), el trabajo incluye impactantes fotos de pederastas con niños, y también dramatizaciones que buscan representar cómo abusaban de estos. Un material muy proclive a la morbosidad, como reconoce Solé: "Uno de los puntos básicos de este trabajo fue evitar cualquier deriva hacia la morbosidad y el amarillismo -asegura-. Es duro, pero no morboso, son los protagonistas los que se explican, sin añadir ni quitar".

El pederasta Joaquín Benítez, en la grabación de su intervención en 'Examen de conciencia'. / (NETFLIX)

Y ese es otro de los logros de la producción: los testimonios ante la cámara, ya que, según Solé, ha sido "muy difícil" encontrar quien estuviera dispuesto a decir públicamente lo que explicaban en privado. Por eso, algunos no dan la cara. "Son personas muy traumatizadas, y tenías que tratarlos como amigo, como confidente, a veces como psicólogo...".

Sin mujeres

Todas las víctimas de abusos sexuales que aparecen son hombres, un detalle que su director considera que se debe a un doble motivo. "Por un lado, hasta 1996, la educación en centros religiosos estaba segregada, y la mayoría de los casos eran castigos físicos o psicológicos. Y por otro, cuando ha habido abusos, cuesta muchísimo más que la mujer hable. Se niega y se cierra. No lo admite... Es una realidad para reflexionar", apunta Solé.

El reportero de EL PERIÓDICO Guillem Sánchez (sentado, con camiseta clara), en la grabación de 'Examen de conciencia'. /  (NETFLIX)

Montserrat

'Examen de conciencia' se cierra con el caso del personaje que sirve de nexo de unión de toda la producción, Miguel Ángel Hurtado, que sufrió abusos en el Monasteri de Montserrat, un caso que publicó el pasado sábado, 19 de enero, EL PERIÓDICO. Este caso vuelve a demostrar el "manual de instrucciones" que parece seguir toda la Iglesia española: la víctima sostiene que tanto el antiguo abad de Montserrat, Sebastià Bardolet, como el actual, Josep Maria Soler, intentaron proteger al pederasta y tapar el escándalo.

El trabajo de investigación de EL PERIÓDICO con el 'caso Maristas' puso al descubierto la punta de un iceberg aún muy profundo, pero ahora ya imposible de esconder. Y mucho menos cuando este viernes se estrene en un plataforma con unos 140 millones de abonados en todo el mundo. "Seguro que habrá reacciones, sobre todo en países que han denunciado esta lacra, como Polonia, Italia y en Suramérica. -afirma Solé-. Habrá respuesta, y no siempre a favor, porque ya he recibido por las redes muchos mensajes desacreditándome. Pero seguro que quien lo verá, si no lo ha visto ya, es el Papa Francisco". Y casualmente se estrena unos días antes de la cumbre en la que el que el Papa reunirá en el Vaticano a los presidentes de Conferencias episcopales de todo el mundo para tratar el tema de "la protección de los menores".