Ir a contenido

UN AÑO DEL 1-0

El 'procés', según Netflix

La plataforma estrenará el 28 de septiembre 'Dos Cataluñas', un minucioso documental que en dos horas analiza y reflexiona sobre el movimiento independentista

Manuel de Luna

Vídeo promocional del documental de Netflix Dos Catalunyas. / NETFLIX

Presentar y explicar en un documental el 'procés' con la máxima objetividad posible y, además, que lo entendiesen tanto personas de Cáceres como de Sidney. Este era el complicado reto que se plantearon los directores Álvaro Longoria (Santander, 1968) y Gerardo Olivares (Córdoba, 1964), y que aceptó nada menos que la plataforma de tele estadounidense Netflix, que considera el conflicto catalán como un tema de interés planetario (tal como corroboran el impacto internacional que tuvieron las imágenes del 1-O). Y tras más de un año de trabajo, y cientos de horas de grabación, Netflix estrena el 28 de septiembre 'Dos Catalunyas', minucioso, poliédrico y también arriesgado trabajo que, en cerca de dos horas, presenta la difícil realidad política de un pequeño país, y que van a poder ver más de 130 millones de abonados que tiene la plataforma en todo el mundo.  Nunca, ni en el mejor de los escenarios mediáticos (el trabajo se subtitula en 24 idiomas), se podría haber imaginado el independentismo catalán un altavoz tan brutal. De ahí que haya otro interés paralelo para defensores y detractores: cómo se presenta.         

“Ante todo, lo que buscamos en este documental es respetar al espectador, por eso no sentamos cátedra sobre todo lo que exponemos, nos limitamos a dar la información para que sea el espectador el que saque sus propias conclusiones”, explica Longoria, quien llega al conflicto catalán 'en blanco', pero con una importante trayectoria profesional, precisamente en el mundo del documental: 'Hijos de las Nubes, la última colonia' (documental que ilustra el conflicto saharaui que ganó el Goya en el 2013) y 'The Propaganda Game' (sobre Corea del Norte, nominado a los Goya). 

La idea era llegar totalmente vírgenes para afrontar el proyecto, no estar 'contaminados' por una u otra visión del conflicto, señala Olivares, profesional con una treintena de documentales y también películas de ficción ('14 kilómetros'). “Intentamos ponernos en los zapatos del otro. Escuchar las razones y reflexiones de las dos partes del conflicto. Ese es nuestro objetivo, y si lo logramos, pues misión cumplida”, dice Longoria.  

EL '21-D', EL NEXO

El documental tiene como núcleo central la campaña electoral de la elecciones del 21 de diciembre del 2017.  En esta transcedental etapa del conflicto catalán, la producción tuvo permiso para  'meterse' en los equipos de campaña de los principales partidos y así muestras imágenes inéditas y sorprendentes, así como reflexiones de los candidatos en 'petit comité' -incluido Puigdemont- que abren el perfil que los medios dan de estos políticos.

Así, y a partir de las elecciones del 21-D , el trabajo va analizando los diferentes momentos que han marcado este 'procés. Y todo trufado con las opiniones y reflexiones de políticos, periodistas, politólogos... En total, se realizaron 85 entrevistas.

Carles  Puigdemont, Inés Arrimadas, Raül Romeva, Miquel Iceta, Elsa Artadi, Jordi Turull, Marta Rovira, Xavier Domènech, David Fernández, Ada Colau, John Carlin, Raphael Minder, Iñaki Gabilondo y Pablo Simón son algunos de los personajes entrevistados. Son personas con sensibilidades diferentes para así “profundizar más allá de titulares en el cómo y el porqué se ha llegado a esta difícil situación”, apuntan desde Netflix. 

Pero aún así, no están todos los que querían. "Cursamos una petición para que interviniese la por entonces vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y aún seguimos esperando una respuesta", reconoce Olivares. Eso sí, contaron con las reflexiones de Jorge Moragas, el que fuera jefe del gabinete de Mariano Rajoy. 

También plantearon entrevistar a  que Oriol Junqueras. "En un momento en el que parecía que iba a salir de la cárcel, pactamos con ERC acompañarlo en su traslado desde Estremera a Barcelona", ha desvelado Olivares, quien ha lamentado no haber podido obtener su testimonio ni el de alguno de los encarcelados.

“Pero en el fondo, lo que buscamos explicar con el máximo respeto y objetividad es el núcleo del problema, al margen de su resolución, que puede ir para largo, y que este problema lo pueda entender tanto un abonado de Netflix de Australia, como de Chicago”, insiste Longoria.

Del documental, Longoria destaca la fantástica posibilidad que ha tenido de mostrar las 'cocinas' de los partidos  políticos durante la campaña electoral. “Hemos tenido un acceso privilegiado, y por tanto muy interesante de lo que ha tras las bambalinas de la campaña -explica-. Nos muestra el lado más humano de los políticos, especialmente en los debates, unos  actos que tienen un trasfondo apasionante, y que a los que hemos podido asistir”.

“Los documentales no se terminan, se abandonan”, sentencia Longoria, para ejemplificar la gran complejidad que entraña, no solo intentar explicar con la máxima objetividad e información 'el procés', y condensarlo en dos horas, sino la obligatoridad de poner una fecha límite. Así, tras siete meses de edición continua del documental  'pactaron' que el final en la elección del nuevo Presidente de la Generalitat.

Tras todo este periplo poniéndose en los zapatos del otro, y a pesar de haber dudado mucho sobre el acierto del título ('Dos Cataluñas'), Longoria y Olivares tienen una opinión clara de lo que han visto en Catalunya: "Hay una sensación de frustración y agotamiento... Os vemos con una fractura social muy marcada...". Y ante esto, un cántabro y un andaluz lo tienen claro: "Viendo la situación desde fuera, lo lógico es que la solución pase por un diálogo". 

Humor para destensar 

Aunque el documental se centra en unos hechos que crearon una gran tensión social, los autores del trabajo no se han resistido a incluir algunos toques de humor, que pueden sorprender en el contexto del trabajo, pero que ellos defienden por considerarlos necesarios en este tipo de relatos. "Nos lo tomamos todo demasiado en serio", apuntan. Así,  recuperan un esperpéntico rap que triunfó en la redes con un senegalés (Lory Money) disfrazado de Puigdemont. El expresidente también es el centro de esta distensión en el tramo final de la producción cuando se indica que el hotel President Park de Bruselas, donde estuvo alojado Puigdemont, está cerrado, y cuando le regalan un 'caganer' con su imagen, lo que pone muy contento al político catalán.