Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

La pechuga de mamá

Ferran Monegal

Raquel Salazar, en Tu madre cocina... (T-5).

El verano lo traga todo. La cadena Tele 5 es especialista en embutir en este periodo las propuestas más deliciosas, y a la vez también las más incomprensibles. Delicioso, por ejemplo, haber estrenado la serie The Good Doctor, que es la historia de una criatura extraordinaria, el doctor Murphy. que nos atrapa y nos seduce desde el primer minuto. Los que ya han tenido ocasión de degustarla a través de plataformas de pago conocen bien la excelencia de esta producción. Incomprensible en cambio que hayan resucitado un concurso titulado Mi madre cocina mejor que la tuya, que ya emitieron en Cuatro en el 2014 y que fue un pequeño desastre porque en aquel entonces hizo de media un 3,9% de cuota de pantalla, que es una cifra muy raquítica. Ahora la repescan para Tele 5 con Santi Millán de maestro de ceremonias y de risas, y la incrustación esporádica de Juan Echanove para darle al conjunto un poco de altura, cosa que resulta imposible.

La martingala consiste en reunir a mamás e hijas, criaturas famosillas ya muy rustidas en las parrillas de Mediaset, o sea, gente adiestrada en el arte de canibalizarse entre ellas mismas, y que se enfrenten entre fogones usando como pretexto la gastronomía. Alba Carrillo y su madre Lucía Pariente, por ejemplo, han sido contratadas seguramente porque en La isla de los mosquitos (Supervivientes), y luego también en el Deluxe, se atizaban mucho y se mordían la yugular que daba gusto. Pero aquí les ha faltado malicia. No ha brotado sangre ni nada. Han decepcionado mucho. Un poco mejor han funcionado las Salazar –máma Raquel y su hija Noemí–, repescadas de los Gipsy KingsTampoco se han clavado los cuchillos pero al menos gritaba la hija: «¡Máma, saca la pechuga!», refiriendose a la codorniz que estaba cocinando. Y la máma, bien adiestrada por el jefe de pista, se erguía proyectando su frontis al cielo, y exclamaba con orgullo: «¡Las Salazar somos especialistas en pechugas!». Bueno, al menos se escucharon unas risas.

Resumiendo: tres horas mascando este chicle con el triste resultado de un 11,7% de cuota de pantalla. Mal asunto. Hombre, yo creo que para la próxima semana retocarán la martingala y las nuevas madres e hijas contratadas acabarán entendiendo que lo que la audiencia de Tele 5 espera de ellas no es que preparen una gastronomía, sino que se frían mutuamente sus propios higadillos.

Temas: Alba Carrillo

0 Comentarios
cargando