Ir a contenido

ESTUDIO MUNDIAL

Series de maratón y de ultramaratón

Netflix analiza el consumo de capítulos entre 'saboreados', menos de dos horas diarias, y episodios 'devorados', más de dos horas al día

Manuel de Luna

 Robin Wright y Kevin Spacey, protagonistas de House of cards, serie que Netflix cataloga como producción saboreada.    

 Robin Wright y Kevin Spacey, protagonistas de House of cards, serie que Netflix cataloga como producción saboreada.    
Imagen promocional de The walking dead, producción que está catalogado por Netflix como devorada en su consumo habitual.
Inquietante imagen de American Horror Story, una serie catalogada por Netflix como producción que se devora. 

/

Correr un maratón en dos horas es el sueño -todavía inalcanzable- de los grandes atletas. Pero en el mundo de la televisión, es precisamente la barrera de las dos horas lo que diferencia el visionado de las series: es la línea que separa al sencillo apasionado del 'voyeur' compulsivo. Esta forma de consumir televisión a destajo es un fenómeno relativamente nuevo. Hace ya algunos años que las televisiones de pago -y esporádicamente las gratuitas- han descubierto esta nueva moda, y reemiten temporadas completas 'non stop' de sus producciones más populares. Esta forma de ver la televisión ya está tan asumida que tiene su propia definición. Anglosajona, claro está: 'binge-watching'.

Cien series analizadas en 190 países durante 7 meses

El estudio de Netflix, en el que analizó los hábitos de consumo de un centenar de serie en más de 190 países, se realizó entre octubre del 2015 y mayo del 2016. Para su elaboración solo se tuvo en cuenta a los suscriptores que vieron una temporada completa de una serie del catálogo. Eso sí, en su informe, Netflix deja claro que esta medición de los visionados “no está relacionada con la audiencia” de la obra. Ese dato no se da.

Pero ha sido la plataforma de pago Netflix la que ha revolucionado el 'binge-watching' al poner a tiro a sus abonados temporadas completas de sus producciones de estreno, para que las consuman como mejor les apetezca. Y a partir de esta nueva opción del consumo de tele, el gigante estadounidense ha elaborado un interesante estudio de los hábitos de sus clientes. Un informe que puede ser considerado estudio sociológico, dada la impresionante base de datos que maneja Netflix: más de 81 millones de abonados en 190 países.

Según este análisis de Netflix, que sigue apostando por volcar el mismo día temporadas completas de series de estreno (de 10 a 12 episodios de media), el consumo de sus producciones es de una media de 2 horas y 12 minutos por abonado y día. Es decir, que sus clientes ven cada día más de un episodio de sus series preferidas. Pero, ¿cuántos episodios? Ahí Netflix da el dato clave: según el tipo de la serie.

Así, y según su informe, considera que el consumo de sus series se divide en dos categorías: las que se “saborean” y las que “se devoran”. Es decir, las 'saboreadas', productos con tramas complejas, dramas ambientados en épocas remotas o comedia con crítica social, presentan un nivel de consumo diario menor de dos horas. En cambio, las 'devoradas', obras que, según Netflix, “asaltan los sentidos y resulta difícil dejarlas”, se visionan más de dos horas. Se llegan a las ¡cinco horas diarias de la misma serie!

Los datos de que el consumo medio de todos los abonados (81 millones) es de 2 horas y 12 minutos diarios, y de que una temporada completa de una serie se suele visionar en una semana, dejan bien a las claras que hay muchas más series 'devoradas' que 'saboreadas'.

Entre el grupo de las que se devoran destacan “historias vivas” muy populares, como son las series 'The Walking Dead', 'American Horror Story' y 'The Fall '. Y entre las tramas complejas que se prefiere saborear con más calma destacan la retorcida 'House of cards', la intrigante 'Bloodline', la sorprendente 'Narcos', la  exquisita 'Mad Men'...

Temas: Series Netflix

0 Comentarios
cargando