Ir a contenido

ENTREVISTA EN 'TELETODO'

Carlota Olcina: "En 'Nit i dia' me dijeron que Clara sería como una Inés Arrimadas"

La actriz interpreta a una ejecutiva agresiva en la serie de forenses de TV-3

OLGA LERÍN / BARCELONA

Interpreta a Clara (Inspirada en Inés Arrimadas): Estoy muy contenta con la evolución del papel de Clara y del resultado de la serie. / ANA C. BAIG

La audiencia de TV-3 recordaba a una jovencísima Carlota Olcina (Sabadell, 1983) por su intervención en el serial más largo de la historia de la tele autonómica, 'El cor de la ciutat'. Han pasado unos cuantos años desde que dio vida a Núria Vidal, durante los cuales la actriz catalana se ha labrado una fructífera carrera teatral ('Panorama des del pont', 'Oleanna', 'Pulmons'...) y televisiva, esta última lejos de Catalunya ('Amar en tiempos revueltos', 'Gran Reserva'. 'El origen', 'Seis hermanas'...). Con la serie de forenses 'Nit i i dia'  (22.30) -que coproducen TVC y Mediapro- ha regresado a la casa que la vio crecer en la pequeña pantalla, mientras en la Biblioteca de Catalunya representa 'Dansa d'agost'.

Usted había trabajado con Manuel Huerga, uno de los directores de 'Nit i dia', en 'Salvador', su primer papel relevante en el cine. Absolutamente, hace ahora justo 10 años. Entonces yo tenía 22 años. Fue una gran oportunidad en una película maravillosa y muy bien rodada, con un equipo brutal.

Estuvo a las órdenes de Oriol Paulo, el otro director de la serie, en el filme 'El cuerpo'... Sí. Aunque era un papel pequeño, Oriol me pidió que participara. Y le dije que sí.

Y coincidió con Lluís Arcarazo, uno de los creadores de 'Nit i dia', en 'El cor de la ciutat' Sí, sí, yo crecí en 'El cor...' Estuve cinco años.

¿Fue por estos tres nombres por lo que aceptó el papel de Clara Salgado en esta producción? En el momento de hacer la prueba ya me plantearon estos nombres y, al oírlos, ya sabes que es una garantía segura. Además, tenía muchas ganas de volver a casa con un proyecto así. No siempre lees guiones que te fascinan. Y, si lo que me llega me seduce, intento cogerlo. Los guiones me atraparon mucho.

En 'El cuerpo' había también una morgue, como en la serie. Sí. Allí yo era la hermana de Hugo Silva, pero no tenía nada que ver con Clara Salgado. Sin embargo, 'Nit i dia' es también un 'thriller' que mantiene muy bien la intriga y el suspense. Aquí sí que hay paralelismo.

¿Cómo ha vivido el papel? A mí me ha gustado mucho. Me ha dado la oportunidad de volver a casa con más edad. Clara es un trozo de mujer. Dentro de esa apariencia frágil y juvenil que yo doy, está bien sacar la fuerza desde otro lugar, porque la edad y la experiencia ya las tienes. Esa mezcla es muy interesante. Y eso es lo que buscaban en 'Nit i dia'. Si querían una 'femme fatale', probablemente yo no daba el perfil. A mí tampoco me interesaba interpretar el prototipo de una ejecutiva agresiva. Quería ir más allá.

Clara es una mujer de armas tomar. No la para nadie. Tiene las ideas muy claras y mucha confianza en sí misma. Está muy preparada académicamente y está donde está por sus cualidades intelectuales. Tiene un buen maestro. La ponen allí para que aprenda del mejor, y el mejor es Lluís Forés [Pablo Derqui]. Son animales de la misma especie. Está dispuesta a todo para conseguir lo que sea, eso sí, muy elegantemente y siempre con una sonrisa.

¿Su personaje solo interactúa con Sara Grau [Clara Segura]? Sí, es una trama paralela. Solo tiene relación con ella, de una manera muy extraña. En el tercer capítulo se medían un poco las fuerzas. A ella le une una cena, una llamada y un hombre.

En los negocios hay mucha ejecutiva agresiva suelta. Sí, aunque hay más hombres que mujeres, porque los cargos también son para más hombres. La mujer lo tiene más difícil, desgraciadamente, para ocuparlos. En el mundo del poder hay mucho mezquino. Y la parte oscura de Clara también será mezquina cuando sea necesario.

"Tenía muchas ganas de volver a casa

con un proyecto como este"

¿Esta dualidad es lo que le gustó del personaje? Sí, porque le da profundidad, y eso es lo que más me gusta de la serie. Todos los personajes están muy bien dibujados y tienen muchos matices, por lo que no se quedan solo en una capa superficial y no explican solo una cosa. En la vida real somos duales y yo, personalmente, soy contradictoria por naturaleza. Me gusta que sea así.

¿Carlota Olcina tiene muchos puntos en común con Clara? Yo acepto la dualidad en mí misma y la contradicción en cuanto a la naturaleza humana. Y ha de ser así. Y hay puntos en los que Clara y Carlota se parecen. Pienso que buscarle la luz a todo también lo hago yo. Considero que puedo tener mucha luz, pero cuando tengo oscuridad, también es mucha, porque va en proporción de la luz que tengas.

¿Y hacia dónde se encamina esa oscuridad suya? A los momentos de intimidad, cuando estás lidiando contigo misma y tu cabeza. Para mí, eso a veces es oscuridad, cuando intentas aclararte o rendir cuentas con una misma. Porque en la vida es importante el compromiso y ser honesta.

¿Usted no estaría dispuesta a hacer cualquier cosa para conseguir lo que quiere? No.



¿En quién se ha inspirado para construir el papel? Lo primero que me dijo Lluís Arcarazo en una de las lecturas de guion fue: "Clara vendría a ser Inés Arrimadas". Con eso se lo digo todo...

Habrá visionado entonces muchos vídeos de ella. Algunos, para coger alguna idea, pero también te has de alimentar de tu propio imaginario y construirte tu propia historia. Me gusta mucho trabajar desde mí misma: investigar de dónde puedes coger lo que se necesita en ese momento.

¿No ha hablado con Arrimadas? No.

Alguna voz crítica con 'Nit i dia' dice que no se entiende que no traten más los casos forenses y, en cambio, profundicen en la mente humana. Son opiniones, pero no está escrito en ningún sitio que la serie tenga que ser de una manera determinada. Que 'Nit i dia' sea un 'thriller' y tenga suspense, acción y efectos especiales es muy novedoso en TV-3. ¿Por qué tiene que ser un 'CSI' en el que solo haya casos y más casos? Aquí no solo se centra en el caso, sino que alrededor hay todo un engranaje de vidas paralelas que enriquece los capítulos. Hay mucha psicología de personajes.

¿Que el presunto asesino se conozca desde el principio no le resta suspense a la trama? Podríamos haber mantenido el suspense más tiempo, pero está bien que una serie empiece sabiéndose quién es el asesino. También es sorprendente ese inicio.

Arcarazo comentó hace unos días que ojalá algún día, cuando se vea una película, se diga que parece una serie... En 'Nit i dia' no se aprecia la diferencia.Y era algo que Manuel Huerga tenía muy claro. Él no dijo: "Voy a hacer una serie", sino "Voy a hacer 'Nit i dia'". Utilizó los planos de una manera determinada, y esto se ve. Es uno de los rasgos diferenciales. Ojalá siempre pudiésemos trabajar con esta calidad y, sobre todo, con tiempo. Pero ese tiempo quiere decir dinero...

Aquí tuvieron pocas semanas para el rodaje. ¿Usted sufrió mucho esa circunstancia? Sí. Lo hemos sufrido todos un poco, pero estás acostumbrado y no pondrás un impedimento por ello. Te ajustas. Tú debes hacer tu trabajo. A todos nos gustaría tener más tiempo para poder hacer las cosas mejor, pero somos conscientes y vas a favor del proyecto.

Desde que grabó 'El cor de la ciutat' no había rodado para televisión en Catalunya. Hice cinco temporadas seguidas y me fui a Madrid para trabajar en 'Amar en tiempos revueltos'. Es maravilloso volver a casa. Pero también le diré que me gusta estar en todas partes, porque es muy enriquecedor.

¿Por qué se ha prodigado tan poco en su tierra? No he dejado de hacer teatro, pero en la tele ha coincidido así. Después de 'El cor...', entró 'La Riera'. Y tampoco ha habido tantas producciones.



¿Para subirse a los escenarios ha tenido que decir alguna vez no a una serie? Una vez. Coincidió que estaba haciendo aquí 'Romeo y Julieta' y después nos íbamos a Madrid. No pudo ser. Era 'KMM'. Me apetecía mucho, pero es que yo era Julieta.

¿Qué recuerda de su papel de Núria Vidal en 'El cor...'? Me queda muy lejos, pero solo puedo recordarlo con una sonrisa. Gracias a Núria Vidal me han pasado muchas cosas y pude experimentar. Una serie diaria te enseña mucho, es una carrera, es la inmediatez. Y te entrena, como a un deportista. Crecí tanto profesionalmente como a nivel personal. Estuve rodeada de unos actores maravillosos que son ahora mis amigos. ¡Cómo no he de querer volver a Catalunya ahora que se están haciendo cosas tan chulas! Yo quiero formar parte de proyectos guapos, sean aquí, en Madrid o en Argentina.

¿Usted crece con cada personaje que interpreta? Si, totalmente. Te hace buscar dentro tuyo cosas e intentar siempre ir hacia adelante. Esto es como en la vida, es un crecimiento paralelo: si tú creces como persona, como actriz vas de la mano.

La lió parda con un beso que protagonizaron su personaje y el de Marina San José en 'Amar en tiempos revueltos' (TVE-1). Tuve una trama muy bonita, que funcionó muy bien. Nos remontamos a 1952. Teresa, mi personaje, vivía una historia de amistad que se convirtió en una gran historia de amor. El tema del lesbianismo estuvo muy bien tratado. Fue muy cuidado. Era necesario que se explicasen estas cosas en un serial de tarde. Hay mucha gente que se siente identificada y lo agradece. Dimos voz a mucho dolor que estuvo escondido.



Y en 'Seis hermanas', también en TVE-1, volvió a repetir trama con el papel de Petra. Sí, pero aquí hubo una variación. La trama iba encaminada para que fuese una relación lésbica recíproca, pero finalmente no lo fue. Y era muy interesante que yo pudiera expresar otra cosa desde el lado opuesto, que era el rechazo, cómo una mujer siente que otra está enamorada de ella y en aquella época, en 1916, rechaza esa circunstancia de una manera extrema.

¿Qué pensó cuando le llegó este segundo papel? Me sorprendió mucho, porque además era la misma cadena y la misma franja horaria. Hablamos con el director, el productor y los guionistas sobre cómo se trataría este tema.

¿No tuvo miedo a encasillarse? Más que al encasillamiento, yo de lo que tenía ganas era de poder trabajar otro aspecto. Habían pasado ya tres o cuatro años, pero la historia no hubiera sido la misma, porque yo tampoco era la misma persona. La lucha fue más mía como actriz para poder investigar caminos nuevos, y de ellos para no repetir un patrón que ya había sido explicado.

¿Mataron a Petra para que pudiera grabar 'Nit i dia'? Sí, y también para hacer teatro. Era un compromiso que tenía anteriormente y 'Nit i dia' se cruzó. La propuesta tenía mucho peso: era volver a casa con un personaje que era un caramelo.

En 'Gran Reserva...' (TVE-1) vivió otro amor prohibido, pero cambió de registro… Sí, fue con Pau Roca. Era una historia preciosa. Yo interpretaba a una chica 'yeyé' que quería triunfar e ir a hacer las Américas. Me encantaba.

"Los personajes apasionados van mucho conmigo, porque soy muy visceral"


¿Usted es de personajes muy apasionados? Sí, creo que van mucho conmigo. Me quedan muy cerca, porque soy muy apasionada y visceral. Pero también me gusta lo contrario, porque no tengo ganas de quedarme siempre en un mismo sitio probando las mismas cosas.

Dice que ve poca televisión... Veo algunas cosas por internet. Tengo tele en casa, pero está muy poco encendida. Incluso la tengo con el 'mute' para que no moleste.

¿Y ficciones? Cuando trabajo tanto, estudio muchos guiones desde muy temprano y hasta muy tarde. Va por rachas. Sigo series de la HBO y de Netflix, como 'Orange is the new black' y 'Les revenants', y cine.

¿Y producciones españolas? Me gusta echar un ojo: es más una curiosidad para ver qué se está haciendo, los actores, la fotografía…

¿Qué deberes le quedan por hacer a la ficción española? Sobre todo, buenas historias y profundidad. Me gustó mucho el contenido de 'Merlí', porque era muy interesante lo que explicaba. O 'Nit i dia'. Pienso que vamos por el buen camino y hemos de ser exigentes, porque la gente tiene sed de productos profundos.

La van a fichar para la segunda temporada de 'Merlí'... No podría. TV-3 diferencia mucho y si estás en 'Nit i dia', estás en 'Nit i dia'.

En los escenarios no para… Del Teatre Nacional siempre comenta que ha crecido en él. Sí, es cierto. A los 15 años hice la primera función, 'Bernadeta Xoc', dirigida por Magda Puyo. Intervine en siete u ocho obras consecutivas y después me fui a Madrid, donde hice televisión.



¿El cine dónde lo coloca? Me encantaría descubir más este mundo y aprender. Pero tampoco hay tantas oportunidades. Se hace poco cine y somos muchos para rodar dos o tres películas al año. Pero todo llegará… Esto es una carrera de fondo. Llevo 17 años trabajando y vivo de esto.

Se comenta que a usted, que ha hecho mucho teatro, le falta una gran obra de reconocimiento…Todavía soy muy joven y me queda mucho camino por recorrer. Lo mejor está por llegar. Hasta ahora he tenido mucha suerte. Estoy muy contenta con los pequeños pasos que voy dando. Y está bien que sea así, ¿no cree?

Temas: Nit i dia

0 Comentarios
cargando