tú y yo somos tres

El 'j'accuse' de Juanjo Puigcorbé

Se lee en minutos
Te puede interesar

No se suelen dar ataques directos contra productoras de televisión desde un programa de tele. Ni contra los consejeros delegados de estas productoras. Estas disidencias no se permiten. Aunque entre algunas cadenas se sacarían los ojos a punta de tijeras, públicamente siguen el lema: entre bomberos no nos pisamos la manguera. En el medio televisivo reina una endogamia, y una hipocresía, colosal y portentosa. Por eso la aparición, la madrugada de ayer, del actor Juanjo Puigcorbé en La noria (T-5), acusando directamente a la productora Globomedia (actualmente llamada Imagina tras su fusión con la productora Mediapro de Jaume Roures), y particularmente al consejero delegado de La Sexta, José Miguel Contreras, constituye una interesante rareza.

Nada más aparecer Puigcorbé en el plató ya advertimos cuál era la intención de T-5, la cadena que le acogía: usar su presencia como instrumento para intentar contrarrestar las jocosas críticas que cosechó aquella miniserie que emitieron hace un tiempo (Felipe y Letizia). Y de paso permitir que el actor arrease un poco contra el programa Sé lo que hicisteis de La Sexta. Pero Puigcorbé, que de tonto no tiene un pelo, advirtió enseguida la estrategia y, sin dejar de defender aquella miniserie en la que interpretó al rey Juan Carlos I, no se entretuvo disparando a los humildes pajaritos de un programa concreto sino que pasó a lanzar obuses de calibre gordo contra los grandes pájaros objeto de su particular j'accuse, que es a lo que había ido a La noria. Sobre la productora Globomedia, la cadena La Sexta, y su consejero delegado, José Miguel Contreras, advirtió: «Van a por mí. Me vetan. Tienen una ramificación terrorífica que llega desde la Moncloa hasta abajo. He tenido grandes problemas de contratación. Hay directores de casting que me han propuesto para hacer cosas y me han dicho: 'No te quieren en esa cadena'. Van con balas. Me noto en el centro de la diana de este grupo. Pretenden eliminar la competencia, físicamente. Y eso me parece fascista. Son el eje del mal». Hombre, el calado de este j'accuse de Puigcorbé es contundente. La rareza es haberlo podido expresar en un plató de una tele. La clave -a pesar de las hipocresías entre cadenas- es la relación entre T- 5 y La Sexta, con denuncias interpuestas y prohibición de emitir imágenes de una por parte de la otra. Con esta presencia barre T-5 hacia su casa. Eso no debería tapar el colosal j'accuse de Puigcorbé.