Inteligencia artificial

Así es Optimus, el nuevo robot humanoide que Tesla quiere vender en masa

El androide de Tesla tiene manos con cinco dedos y hace tareas sencillas, pero es un pelín torpe

Elon Musk junto al humanoide Optimus.

Elon Musk junto al humanoide Optimus. / AFP / TESLA

2
Se lee en minutos
Alexandra Costa

Se llama Optimus. Mide 1,73 metros. Pesa 57 kilos y tiene manos con cinco dedos en cada una. Camina, transporta paquetes, riega las plantas y hasta coloca cosas en baldas y estanterías, aseguró Elon Musk cuando el pasado 30 de septeimbre presentó este prototipo del nuevo robot humanoide de Tesla. El magnate es ambicioso: pretende fabricarlo en masa y comercializarlo por menos de 20.000 euros. Solo hay un qué: todo lo que dice Musk que hace... lo hace a trompicones. La inteligencia artificial sigue avanzando a un ritmo vertiginoso, pero es lo que tiene ser una máquina.

Tesla anunció el proyecto de crear un humanoide el pasado agosto de 2021. La imagen del prototipo era sugerente y atractiva, con una silueta esbelta y con un chasis bastante diferente al arquetipo final durante un acto en las oficinas de la compañía en Palo Alto (California).

Eliminar las "tareas peligrosas, repetitivas y aburridas"

Entonces, la empresa aseguró que la función del robot sería eliminar las "tareas peligrosas, repetitivas y aburridas". También dijo que, el robot tendría una pantalla en lugar de cara, rompiendo así con el estilo del resto de humanoides que han fabricado otras empresas, como es el caso de Sophia. Sin embargo (y por suerte), Optimus sí tiene cara.

Prototipo del humanoide que Tesla presentó en 2021.

/ Tesla

"Robot sobre piernas"

Optimus está inspirado en los humanos, pero también bebe de todas las experiencias tecnologías que la empresa ha desarrollado a lo largo de los años, sobre todo con los coches eléctricos. En este sentido, uno de los técnicos de Tesla dijo que la creación de un humanoide suponía "pasar de un robot sobre ruedas a un robot sobre piernas".

Pero si Musk quiere que los hogares del mundo abran la puerta a Optimus y que pase a ser uno más de la familia, el robot tiene que mejorar en cuanto a estética como en habilidades. Por un lado, y pese a tener la altura y el peso de un humano cualquiera, la silueta estilizada que prometió el magnate dista a la que la que prometió, la cual tenía un símil muy logrado con los androides de la película 'Yo, Robot'.

Realiza tareas sencillas, pero es torpe

Noticias relacionadas

Por el otro, Optimus tiene que mejorar sus aptitudes. Es cierto que camina y realiza tareas sencillas, pero lo hace sin excesiva habilidad. Vaya, que Optimus es torpe: apenas dio unos torpes pasos, saludó mecánicamente y se retiró del acto. "El robot puede hacer mucho más de lo que os acabamos de mostrar. No queríamos que se cayera de bruces. Así que ahora os mostraremos algunos videos del robot haciendo un montón de otras cosas", justificó Musk.

Acto seguido, la compañía proyectó unas imágenes en las que el robot, conectado a un cable, mostraba todo su potencial. Pero tampoco convenció. "Todavía queda mucho trabajo por hacer para perfeccionar Optimus y probarlo", admitió Musk. Por 20.000 euros, Optimus tendrá que ser más ágil para que la gente le abra de par en par las puertas de casa.