Fuera de las redes sociales

Facebook mantendrá la suspensión de Trump durante un mínimo de dos años

  • La compañía anuncia también cambios para moderar de forma más estricta los mensajes de las figuras públicas

Donald Trump, en una imagen de archivo.

Donald Trump, en una imagen de archivo. / EFE

Se lee en minutos

El Periódico

Donald Trump seguirá predicando en el vacío, tras haber sido expulsado de las principales redes sociales por sus incitaciones a la violencia durante el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero. Facebook ha anunciado este viernes que mantendrá la suspensión de la cuenta del expresidente de Estados Unidos hasta enero de 2023 como mínimo, cuando sus expertos volverán a evaluar si los “riesgos que presenta para la seguridad pública han remitido”. La decisión ha sido adoptada por el panel de supervisión de la compañía, que ha extendido el veto aplicado inicialmente el 7 de enero por “ensalzar la violencia” de la turba que tomó el Congreso. La multinacional de Mark Zuckerberg también ha anunciado cambios en su política para moderar los mensajes de las figuras públicas

Noticias relacionadas

“Teniendo en cuenta la gravedad de las circunstancias que motivaron la suspensión de Trump, creemos que sus acciones constituyeron una severa violación de nuestras reglas, merecedora de la máxima pena contemplada por nuestros nuevos protocolos”, ha escrito el vicepresidente de asuntos globales de Facebook, el expolítico británico Nick Clegg. “Sabemos que nuestra decisión será controvertida, pero hemos tratado de buscar una decisión proporcionada, justa y transparente”. La noticia supone un nuevo varapalo para el republicano, que este fin de semana relanzará sus actos de campaña, teóricamente para apoyar a varios candidatos de su partido. Esta misma semana Trump dejó de publicar el blog que llevaba casi un mes escribiendo por la escasa audiencia que estaba generando.

Más allá del veto al expresidente, Facebook ha anunciado que dejará de tratar con guante de seda a los políticos en sus plataformas. Hasta ahora había primado el valor noticioso de sus mensajes, eximiéndolos de sus reglas de control de contenidos, que prohíben el acoso, el odio o la discriminación. A raíz de los cambios anunciados, la compañía aplicará a las figuras públicas los mismos criterios que aplica para el resto de sus usuarios.