Ir a contenido

SEGURIDAD

Cámaras y sistemas de seguridad para proteger el hogar este verano

Los nuevos dispositivos y equipos inteligentes de control doméstico ayudan a poner trabas a los robos en verano, cuando el domicilio está vacío

Pilar Enériz

Security Starter Kit, de SPC.

Security Starter Kit, de SPC.

Las vacaciones son un periodo de tiempo en el que los amigos de lo ajeno hacen su agosto, por eso cualquier medida de control debe ser tomada en consideración. Las nuevas cámaras y dispositivos de control a distancia, compatibles con el hogar inteligente, son una manera eficaz –aunque lamentablemente no definitiva– de incrementar la seguridad en el hogar.

Hoy la tecnología ofrece opciones con buenos resultados para alertar ante posibles accesos no autorizados, saber si las ventanas o puertas quedaron bien cerradas o si estas están siendo forzadas. 

Security Starter Kit de SPC

La compañía SPC ha puesto en el mercado, con su gama de Smart Home, dispositivos interconectados mediante una aplicación móvil, SPC IoT.  El conjunto permite crear una serie de controles para mantener el hogar vigilado durante las vacaciones de verano. Para este fin concreto, la firma presenta la opción Hogar Seguro que como valor añadido puede activarse mediante control por voz, desde Amazon Alexa o Google Home.

SPC es una marca española de productos de audio y wearables. También ofrece dispositivos de smart home, un segmento en crecimiento.

SPC Security Starter Kit propone es un conjunto de dispositivos compuesto por una cámara 360º, un sensor de apertura de puertas y ventanas, un sensor de movimiento y una sirena.

El kit puede personalizarse y utilizar distintos aparatos, la opción descrita más arriba está disponible a un precio de unos 135 euros.

Todos los dispositivos se conectan entre sí mediante Wifi, y pueden ser controlados desde apps Android e iOS. Los dispositivos de seguridad disponible: Cámara de videovigilancia SPC Visum por 120 euros. Cámara de videovigilancia SPC Magnes  por 120 euros. Sirena inteligente SPC Sonus por 28 euros. Sensor de movimiento SPC Kinese por 28 euros. Sensor inteligente de puertas SPC Aperio por 28 euros. Sensor inteligente de fuga de agua SPC Eluvio por 35 euros.

Protección avanzada de Imou

Las cámaras protección avanzada de Imou permiten vigilar cualquier espacio a través del smartphone, enviando alertas instantáneas cuando detectan movimiento. Estas cámaras, fabricadas por Dahua Technology, cuentan con la certificación RGPD, con tecnología de cifrado TSL, lo que hace posible la protección de la privacidad del usuario.

Dos destacados modelos, ambos equipados con audio bidireccional, son la Imou de vigilancia interior con resolución Full HD de 1080p, visión nocturna, campo de visión de 114º y rotación 90º y la Imou, también de vigilancia interior, con resolución HD de 720p, visión nocturna, campo de visión de 108º y rotación 360º.

Respecto a la aplicación de control, puede admitir múltiples usuarios y gestionar múltiples dispositivos, disponible para iOS, Android y Windows PC. Es posible compartir el acceso a la cuenta con los demás, de modo que varias personas puedan ver una sola cámara.

Como valores añadidos hay que mencionar que permite la conversación bidireccional, como si estuviera hablando por teléfono. Un altavoz y un micrófono incorporados permiten interactuar con las personas o las mascotas, con una excelente calidad de sonido que evita el eco o el ruido de fondo.
También destacar que las diferentes ubicaciones requieren diferentes métodos de posicionamiento e instalación, por lo que se han diseñado para que pueda montarse sobre una mesa, en el techo o incluso en la pared.

Los precios de estos dos modelos parten de los 50 euros.

Ring, con modo nocturno

Ring Stick Up Cam Battery y Stick Up Cam Wired son modelos pensados para la detección de movimiento. Funcionan con resolución Full HD 1080p, algo que facilita el tener un buen detalle del sitio a vigilar. Cuentan con visión nocturna por infrarrojos, comunicación bidireccional, sirena y un ángulo de visión de unos 150 grados. Según versión, su precio ronda los 200 euros.

La Stick Up Cam Wired se carga a través de una fuente de alimentación micro USB o por Power over Ethernet (PoE), que proporciona una conexión fiable a internet, además de una carga constante. Para el uso en interiores, Ring Stick Up Cams introduce el denominado anillo se seguridad dentro de las viviendas que garantiza la notificación de cualquier movimiento sospechoso en casa. Para los propietarios que necesiten seguridad extra, pueden posicionarlas en el exterior del hogar, para vigilar la actividad en el entorno de la propiedad.

La cámara cuenta con una alarma que se activa desde la aplicación instalada en el teléfono móvil o tableta de los usuarios. Tras recibir un aviso de alguna anomalía en casa, el usuario puede activar una alarma sonora de gran potencia.

Eufy de Anker, recomendada en exteriores

Las cámaras de seguridad se han convertido en una herramienta clave para evitar robos. Anker recomienda instalar cámaras en la entrada de los hogares que cuenten con tecnología de visión nocturna para reconocer al intruso. Su modelo eufyCam, de pequeñas dimensiones, resolución (1080p) y resistencia a la intemperie, aporta función de reconocimiento facial (con inteligencia artificial) y tecnología de visión nocturna.

Todas las imágenes grabadas se pueden almacenar localmente, por lo que será una gran opción para los que no quieren depender de la nube y desean tener sus videos en una ubicación personal y segura. Cuenta con un sistema de comunicación bidireccional: se puede hablar a través de la cámara y comunicarte con quien esté en tu puerta.  Integra antirrobo: la cámara cuenta con una alarma sonora de 100 dB. Su batería dura  365 días.

Recomendaciones y consejos

La cámara de vigilancia de interior es recomendable instalarla en la primera estancia a la que se accede desde el exterior, por lo que, si se recibe un acceso no autorizado, este quedaría reflejado en el dispositivo y se podrá acceder a esas imágenes.

Los sensores de apertura de puertas y ventanas se pueden colocar en el acceso principal al hogar y en alguna ventana o puerta que dé a un lugar común, como un patio. De ese modo, se pueden utilizar las potencialidades de este tipo de dispositivos para controlar los accesos a la vivienda.

Otro uso de los mencionados sensores de apertura de puertas y ventanas puede ser el de controlar la apertura de algún cajón, armario y estancia en la que tengamos productos de valor y nos interese tener especialmente controlados.

Situar los sensores de movimiento cerca de las puertas principales o en algunos puntos que interese proteger (como armarios, cajas fuertes, etc.)

Complementar los elementos de seguridad con bombillas o robots aspiradores inteligentes, cuyo encendido/apagado se puede accionar desde la distancia. Puede ser una buena idea por su efecto disuasorio, simulando la presencia de personas en el domicilio.

Cuando se está fuera de casa, no sólo la amenaza de intrusiones, también posibles incidencias como una fuga de agua pueden empañar los días de descanso. Con la instalación de un sensor de humedad, se puede recibir en el móvil la información del suceso.

Temas: + Digital