VICTORIA DE LOS INTERNAUTAS

Diez años del dominio de internet .cat para la lengua y cultura catalana

La Fundació puntCAT espera llegar a finales de año a las 100.000 'matrículas' en la red

Evolución del dominio .cat de internet, según datos de la Fundació puntCAT

Evolución del dominio .cat de internet, según datos de la Fundació puntCAT
Evolución del dominio .cat de internet, según datos de la Fundació puntCAT
Evolución del dominio .cat de internet, según datos de la Fundació puntCAT
Evolución del dominio .cat de internet, según datos de la Fundació puntCAT
Evolución del dominio .cat de internet, según datos de la Fundació puntCAT
Evolución del dominio .cat de internet, según datos de la Fundació puntCAT

/

Se lee en minutos

SAÜL GORDILLO / BARCELONA

Este miércoles, 16 de septiembre, se cumplen diez años de la aprobación del dominio .cat para la lengua y cultura catalana en internet. La fundación que gestiona el .cat confía que a finales de año se superarán los 100.000 dominios -en agosto había 91.876- y que cada vez más páginas con contenido en catalán den el salto del .com o .es al 'dominio lingüístico propio'. El .cat es el dominio de más de dos letras -los de dos letras corresponden exclusivamente a estados, son territoriales- que más crece en el mundo, un 18% durante el último año.

El recorrido de la Fundació puntCAT, organismo que gestiona el .cat, es aún importante, ya que solo el 13% de todos los dominios activos en Catalunya son .cat, independientemente de la lengua de las páginas web. El director de puntCAT, Santi Ribera, explica que "ahora el reto es que el .cat sea la extensión de todas las páginas web en catalán o destinadas a un público catalanohablante, ya que es la extensión propia". Su fundación insiste en destacar que "a nivel de promoción nos centramos en explicar que el .cat ayuda a posicionar mejor entre la audiencia catalanohablante las páginas web en catalán".

USO EMPRESARIAL

Un 60% de los dominios .cat corresponden a páginas de empresas y marcas comerciales, entre las cuales figuran compañías globales y monstruos de internet como Google. Los primeros .cat que se activaron hace 10 años, tras la aprobación por parte de ICANN, fueron para la administración, los municipiosentidades culturales, medios de comunicación y usuarios particulares. Los últimos años el crecimiento reside en el sector empresarial, que ha dejado de identificar el .cat como una 'matrícula' de militancia catalanista. No obstante, la Fundació puntCAT organiza actividades para "promocionar el uso del catalán en el ámbito de internet y las TIC", como el concurso 'Webs al punt' y las iniciativas 'Navega en català' o 'LinkedIn catalan'.

NACIONES Y CIUDADES

Cuando el organismo que regula las 'matrículas' de la web a nivel global, ICANN, aceptó el .cat -el primer dominio para una lengua y cultura en la red- se abrió la puerta a una mayor segmentación del sector. Durante el 2014 aparecieron nuevas extensiones de dominios dirigidos a comunidades lingüísticas ciudades, como el .eus (Euskadi), el .gal (Galícia), el .berlin o el .scot (Escocia). La ciudad de Barcelona ha obtenido el dominio .barcelona, que será gestionado en breve por la propia Fundació puntCAT.

ÉXITO DE LOS INTERNAUTAS

La obtención del .cat, contra todo pronóstico, se produjo a pesar del boicot del gobierno en funciones de José María Aznar, gracias a una campaña de la comunidad internauta catalana de carácter transversal. La candidatura .cat recibió el apoyo de 98 entidades y asociaciones -entre ellas, el Futbol Club Barcelona-, 2.615 empresas y 65.468 personas de todos los lugares de habla catalana, es decir, Catalunya, Baleares y Comunidad Valenciana. La campaña se forjó a la sombra de los últimos gobiernos de Jordi Pujol, pero la aprobación se produjo con Pasqual Maragall en la presidencia de la Generalitat y con el apoyo en Madrid de José Montilla, que era ministro de Industria, una cartera que tuvo que pronunciarse ante ICANN. Y no lo hizo a la contra.

EL TRIDENTE

Los impulsores de la campaña crearon una asociación sin ánimo de lucro, Associació puntCAT, que tras la obtención del .cat y la adjudicación de su gestión se convirtió en una fundación integrada por representantes de la sociedad catalana. Entre los protagonistas más destacados del éxito del .cat figuran dos expertos y pioneros de la red, Manel Sanromà Amadeu Abril, y un abogado que formó parte de los gobiernos de Pujol, Jordi Alvinyà. Abril estaba en la cúpula de ICANN, y Sanromà en la de la Internet Society (ISOC), mientras que Alvinyà garantizaba que el Govern estuviera a la sombra, dando apoyo pero sin eclipsar a los internautas, entidades y empresas que formaban parte de la Associació puntCAT. La discreción y la transversalidad evitó que el partidismo se apoderase de la campaña por el .cat, que tenía la complicidad de todos los partidos catalanistas.

Noticias relacionadas

CURIOSIDADES DEL .CAT

ICANN es un organismo no gubernamental que administra los dominios de internet, desde una posición alejada de los gobiernos. Para los norteamericanos, la idea de crear y administrar un dominio no territorial sin ánimo de lucro generaba ciertas sospechas. Una de las desconfianzas en ICANN era que los catalanes, en el fondo, no querían una 'matrícula' para su lengua sino un dominio con intereses comerciales ocultos: agrupar todas las webs sobre gatos bajo el mismo dominio. En la red hay multitud de páginas web y de marcas con contenidos dedicados al mundo felino, y en inglés 'cat' significa gato. Es por ello que una de las condiciones explícitas en la adjudicación del .cat es que no puede haber ninguna web con este dominio que esté dedicada a los gatos y esté escrita en inglés. Solo pueden existir páginas de gatos con .cat si están en lengua catalana.