Denuncia a los Mossos

Otra mujer acusa al 'estafador del amor' de robarle un portátil, un móvil, un pijama y una botella de vodka

  • La denunciante afirma que lo conoció en Tinder, lo invitó a su casa y luego Albert Cavallé se fue y se llevó objetos por valor de 1.600 euros

  • En octubre, el hombre pidió perdón en televisión y prometió que había "reconducido" su conducta con "las chicas a nivel emocional"

Albert Cavallé.

Albert Cavallé.

2
Se lee en minutos
Vanesa Lozano
Vanesa Lozano

Redactora

Especialista en Sucesos

ver +
Luis Rendueles
Luis Rendueles

Redactor

Especialista en sucesos, investigación

ver +

Veintitrés mujeres, muchas de ellas de Catalunya, lo denunciaron por hurto, estafa, apropiación indebida y coacciones. Afirmaban que habían conocido a este joven de Barcelona por redes sociales y aplicaciones de móviles, que llegaron a tener relaciones con él y luego las había engañado y quitado diferentes cantidades de dinero y objetos. Se le bautizó como 'el estafador del amor'. Fue condenado tres veces, otras tres fueron archivadas y resultó absuelto en cuatro más. El pasado mes de octubre, Albert Cavallé apareció en 'El programa de Ana Rosa', pidió perdón públicamente y afirmó: "Yo no soy así... He reconducido las conductas que tenía con las chicas a nivel emocional". En febrero, Cavallé anunció incluso que iba a denunciar a tres de las 23 mujeres.

Un mes más tarde, el 19 de marzo, otra mujer acudió a la comisaría de los Mossos en Sant Adrià de Besòs. Presentó una denuncia contra Cavallé. Lo acusa de haberse llevado de su casa 300 euros que tenía guardados en un bote de la cocina, una videoconsola, dos mandos y varios juegos, un portátil HP, una Nintendo Switch, un anillo, un teléfono móvil, un altavoz, un pijama, una botella de vodka Absolut, un GPS de Cruz Roja y 30 euros de su bolso, según consta en la denuncia a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO.

Modus operandi

La última denunciante hace un relato de hechos similar al de otras mujeres que acusan a Cavallé. Lo conoció, afirma, en septiembre del año pasado a través de Tinder, una aplicación de móvil para ligar. Se vieron dos veces en su casa, la última, el 17 de marzo. Hicieron compras y cenaron allí. "Estuvimos bebiendo y comiendo hasta las cuatro de la mañana". Hacia las seis y media, ella escuchó el timbre de la puerta de su casa. Vio a Cavallé, que le explicó, afirma, que se iba porque su madre se había puesto enferma. Necesitaba que le diera el código para entrar al parking donde había dejado su moto la noche anterior.

Noticias relacionadas

La mujer asegura en su denuncia que poco después se dio cuenta de que un bolso de Donna Karan que Cavallé le había regalado ya no estaba en la casa. Abrió otro bolso y vio que faltaban 30 euros. Lo llamó y le reclamó el dinero. Al colgar, buscó en internet el nombre de Cavallé y se quedó "paralizada" al ver que aparecía en algunas noticias como "gigoló estafador". Revisó entonces la casa para ver si faltaban más cosas y fue cuando descubrió todos los objetos que, según ella, Albert Cavallé, conocido como Tito, se había llevado.

Consultado por este diario, el abogado de Cavallé, David Sans, afirma que su cliente acumula tres sentencias condenatorias firmes, confirmadas por el Tribunal Supremo, dos de ellas instruidas en dos juzgados de Barcelona, que suman un año y medio de prisión, y una tercera que fue investigada en Pamplona y que se saldó con tres meses de cárcel para Cavallé. Las víctimas han pedido que ingrese en prisión, pero por el momento no ha ocurrido. Sans asegura que estas condenas no se han ejecutado hasta el momento porque Cavallé "está pagando la responsabilidad civil a las denunciantes, está haciendo las cosas bien".