DISPOSITIVO EN MARCHA

Golpe contra los almacenes de ropa falsa de La Jonquera

  • La Guardia Civil arresta a diez sospechosos de vender productos de imitación en establecimientos comerciales ubicados junto a la frontera francesa

Agentes de la Guardia Civil durante uno de los registros.

Agentes de la Guardia Civil durante uno de los registros. / EL PERIÓDICO

1
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Unos 200 agentes de la Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera han activado este miércoles en La Jonquera una operación contra una organización dedicada a la venta de material falsificado. La investigación del caso FrontCopy lleva alrededor de un año en marcha y sospecha que varias personas integrantes de una banda de origen marroquí estaba vendiendo, aprovechando la ubicación cerca de la frontera que ofrece el último municipio de la comarca del Alt Empordà, ropa fabricada a imitación de diversas marcas comerciales de ropa de vestir.

El operativo de este miércoles incluye la presencia de peritos enviados por las principales compañías afectadas cuyo trabajo consistirá en reconocer durante los registros la supuesta voluntad de imitar productos de su propiedad por parte de la organización.

Noticias relacionadas

Según las fuentes consultadas, el objetivo de esta fase del caso se centra sobre todo en los almacenes en los que supuestamente los investigados escondían el material que después vendían en negocios legales abiertos al público. En estos establecimientos también tenían a la venta productos auténticos con el objetivo de disimular la verdadera vía de ingresos.

Un total de diez personas han sido arrestado y otras siete han quedado como investigadas en la causa. El dispositivo también ha incluido las entradas en 13 locales, la mayoría de los cuales eran almacenes. La Guardia Civil y Vigilancia Aduanera los consideran sospechosos de un delito contra la propiedad industrial pero también tratarán de averiguar si funcionaban como una organización criminal que blanqueaba el dinero obtenido a través de la venta de un material falsificado que, sobre todo, compraba un público francés que acudía hasta La Jonquera a adquirirlo.