02 abr 2020

Ir a contenido

En Málaga

Golpe a la banda que secuestró y mató a un narco en Estepona

La víctima, especializada en dar 'vuelcos' a otros narcos, fue asaltado en un restaurante y apareció con un balazo en un camino de tierra

La Policía ha realizado cinco detenciones, aunque la operación sigue abierta y no se descartan nuevos arrestos

Julia Camacho

Detenidos cinco presuntos autores de la muerte de un hombre en Algeciras. / POLICÍA NACIONAL

La presión policial estrecha el cerco sobre los narcotraficantes que campan por el Campo de Gibraltar y extienden sus tentáculos a la vecina Costa del SolCinco de los integrantes de una de estas organizaciones criminales han sido detenidos por encargar y ejecutar el asesinato de otro narco, especializado en dar 'vuelcos' a bandas rivales y que fue secuestrado el pasado mes de octubre en plena calle en Estepona (Málaga). Su cuerpo apareció horas después con un balazo en un camino de tierra en Algeciras (Cádiz).

La operación policial llevada a cabo agentes de la UDEV de Algeciras, la Udyco de Estepona y del Greco de Campo de Gibraltar, continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones, según explicaron fuentes policiales, que indicaron que los cinco detenidos hasta el momento ya han sido puestos a disposición judicial por los supuestos delitos de detención ilegal y homicidio. Con edades comprendidas entre los 32 y los 45 años, la Policía considera que todos ellos, que fueron arrestados en el municipio de Casares, en el límite entre Málaga y Cádiz, pertenecen a una misma banda dedicada al tráfico de drogas en el Estrecho.

Perseguido a tiros por la calle

El secuestro de Brian Martos, como fue identificada la víctima, se produjo en plena oleada de incidentes de los narcos en la Costa del Sol, con episodios que iban desde los asaltos a las bombas caseras. El joven, de origen valenciano y 27 años, estaba vinculado por la Policía con los 'vuelcos' o ‘palos’, nombre con el que se denominan los robos a otras bandas de narcos. Su asesinato se produjo el pasado 2 de octubre, cuando supuestamente acudió a Estepona para una cita que las pesquisas apuntan que podía ser una trampa.

Allí, mientras cenaba en la terraza de un céntrico restaurante en torno a las once de la noche, se vio sorprendido por un grupo de personas armadas, cubiertos con pasamontañas y guantes, que se bajaron de un vehículo de alta gama que estacionaron en la misma puerta. Martos y su acompañante trataron de huir a la carrera, perseguidos a tiros por la banda, aunque fue alcanzado a los pocos metros. En plena calle, y ante la puerta de un bar, los encapuchados le golpearon con sus armas en varias ocasiones antes de meterlo por la fuerza en el vehículo, a lo que el joven se resistió agarrándose a la barandilla del bar.

Fuerte resistencia

Apenas dos horas más tarde, el 091 recibía una llamada para alertar de la presencia de un cuerpo con evidentes signos de violencia y una herida de arma de fuego en un camino de tierra cercano al hospital comarcal de Algeciras.

Los agentes centraron sus pesquisas en el entorno de la víctima y en los testigos del secuestro, y tras meses de investigación lograron establecer el móvil del crimen y reunir todas las pruebas contra los presuntos autores. Así, hace pocos días los localizaron en un domicilio que compartían en Casares, por lo que procedieron a su detención no sin la fuerte resistencia de tres ellos. En el registro de la vivienda los policías se incautaron diversos efectos relacionados con los hechos investigados y que están pendientes de analizar, confirman las fuentes.