Ir a contenido

EN EL BARRIO DE SANTS

Un anciano de 82 años mata a cuchilladas a su mujer enferma en Barcelona

Tras apuñalarla, el hombre se clavó el cuchillo en el pecho e ingirió lejía pero ha sido trasladado con vida, en estado grave

Los Mossos investigan si se trata de un crimen machista o existió un acuerdo previo de la pareja para suicidarse

Guillem Sànchez

Servicios funerarios retiran el cuerpo de la mujer muerta en la calle Escultor Canet de Sants.

Servicios funerarios retiran el cuerpo de la mujer muerta en la calle Escultor Canet de Sants. / Laura Figuls

Los Mossos d'Esquadra han detenido este lunes a un hombre de 82 años por la muerte de su mujer, de 78 años, en el barrio de Sants de Barcelona. Los hechos se han producido poco después de las 13.15 horas cuando la policía catalana ha recibido el aviso del hijo del matrimonio, quien ha llamado para decir que sus padres estaban heridos dentro de su casa, en la calle Escultor Canet.

Al llegar al lugar de los hechos, los agentes han podido constatar que la mujer había muerto y el Servei d'Emergències Mèdiques (SEM) no ha podido hacer nada por salvarle la vida. El hombre estaba herido grave. Según fuentes policiales, él le ha clavado dos veces un cuchillo en el pecho a su esposa y después ha tratado de suicidarse, del mismo modo. Al parecer, también ha ingerido lejía, para asegurar su propósito, aunque ha sido trasladado todavía con vida al hospital más cercano. 

Cogidos de la mano

Los hechos de este asesinato encajan dentro de un crimen machista. Pero según cuenta el entorno de los ancianos, podría tratarse de algo distinto. Aparentemente José Julve, o Pepe ‘el valenciano’, así le conocen en el barrio debido a que procede de Valencia, no era un marido que maltratara a su mujer, Mari Paz Martínez. Todo lo contrario.

"Los vi hace poco y lo que más sorprendió es que los dos iban cogidos de la mano", subraya Mercedes, vecina de la pareja. "Ellos siempre caminaban uno delante del otro, pero últimamente, andaban cogidos de la mano". Lo que había cambiado estas últimas semanas es que ella había sufrido un ictus -infarto cerebral- del que no se había recuperado bien. "Y Pepe la cuidaba mucho, la llevaba siempre cogida y cada día salían a dar un paseo", confirma Emilio, otro vecino de la misma edad que el hombre y a quien veía diariamente para hablar de futbol, una de las pasiones del ahora detenido por los Mossos e ingresado en estado crítico. Ni a Mercedes ni a Pepe les consta que hubiera un maltrato previo. 

Según estas fuentes vecinales, el grave achaque sufrido por Paz es algo que el matrimonio incluso había ocultado a su entorno más cercano. Pero sí cambió su relación, o eso han percibido en la calle en la que han residido desde finales de la década de los sesenta. Paz era natural de Galicia y crió a sus dos hijos, junto a Pepe, en este vecindario. 

Silencio durante las últimas horas

Pepe enviaba cada mañana un whatsapp a Mercedes de "buenos días". A veces, un meme, otras un chiste, y en ocasiones, una frase. Pero este lunes no había enviado nada. Tampoco Emilio había visto a Pepe en las últimas horas, que siempre se detenía junto a su aparcamiento de camino a la cafetería Cal Sastre o al Pica-Pica para desayunar. Su hijo, este mediodía ha ido a casa y ha descubierto cómo había terminado trágicamente el final de su aislamiento más reciente.

Los Mossos d’Esquadra tratarán de averiguar si Pepe es simplemente un asesino machista, otro más, o es otra cosa: alguien que ha actuado movido por compasión, o incluso de forma consensuada previamente con su mujer, al no encontrar ambos una salida mejor. 

0 Comentarios
cargando