Ir a contenido

La Guardia Civil cree que la novia del padre de Gabriel lo mató por los celos

La mujer fue detenida mientras llevaba el cuerpo del niño en el maletero del coche después de retirarlo del pozo donde había sido arrojado

Manuel Vilaseró / Luis Rendueles

La actual pareja del padre de Gabriel Cruz (con la mano en la cara), en la concentración del 9 de marzo en Almería.

La actual pareja del padre de Gabriel Cruz (con la mano en la cara), en la concentración del 9 de marzo en Almería. / JOSE LUIS ROCA

Doce días de búsqueda desesperada del pequeño Gabriel han concluido de la forma más abrupta y dolorosa posible. La Guardia Civil ha detenido a su madrastra, Ana Julia Quezada, cuando trataba de trasladar el cadáver del niño desde el pozo en el que lo había arrojado a un lugar cercano a la población donde vivía. La familia ha recibido el golpe más duro posible. No solo ha perdido un hijo que «era la sonrisa del  pueblo» y «les hacía reir a todos», sino que se lo ha asestado una persona de su círculo íntimo.

La detención se ha producido después de que los investigadores le tendieran una trampa. El pasado viernes le pidieron que les acompañara a la zona llamada El Cuarenta donde Ángel y su familia tienen la propiedad de una casa de la que ella dispone de llaves a la salida de la vecina población de Rodalquilar. Sospechaban  que había ocultado por  allí el cadáver o tenía retenido al niño aún vivo. También le dijeron que una cámara había detectado el paso de un coche de un familiar en esa zona. El objetivo era que creyera que iba a ser descubierta de modo inminente para que se arriesgara a trasladarlo.

La detención

Al igual que había ocurrido en los últimos días, policías de paisano la siguieron discretamente hasta que pudieron grabar el momento en  que sacaba al pequeñito de un pozo  situado cerca de la casa. Las sospechas de la familia habían hecho que le quitaran las llaves pero a nadie se le ocurrió mirar en ese pozo.

Luego la dejaron seguir, por si se encontraba con algún cómplice. Cuando estaba a punto de entrar en un párking cercano al domicilio familiar que compartía con Ángel en Puebla de Vícar, a unos 70 kilómetros de Hortichuelas, las fuerzas de seguridad le han dado el alto y le han obligado a abrir  el maletero. Incluso en ese momento, cuando tras levantar una manta ha aparecido el cuerpo sin vida del pequeño cubierto de barro, sus primeras palabras han sido que alguien le había colocado el cadáver ahí sin que ella lo supiera, porque venía de la playa. No sabía el exhaustivo seguimiento que le habían realizado hasta entonces.

Un guardia civil relata cómo capturaron a Ana, pareja de Gabriel Cruz, por la muerte del niño / EL PERIÓDICO

Los agentes se abrazaron, empezaron a llorar y uno de los policías ha dado un fuerte golpe contra el cristal del coche. Los vecinos a llamarla asesina y a corear a "queremos a Gabriel". Ha sido esposada sobre el capó, como se puede ver en un vídeo grabado desde un balcón de un piso cercano al lugar de los hechos.

Tras ser trasladada a la Comandancia de la Guardia Civil de Almería y ser sometida a un primer interrogatorio a última hora de la tarde, aún no había confesado.

El momento de la detención de la pareja del padre de Gabriel Cruz en Vícar (Almería). / EL PERIÓDICO

Posible cómplice

La lógica indica que debió contar con un cómplice en el momento de la desaparición; cuando Gabriel, de ocho años, se adentró en el camino en dirección a la casa de sus primos, Ana estaba en la casa con la abuela  y permaneció allí un mínimo de diez minutos más, según reconoció la mujer, de 69 años. ¿Quién se llevó al pequeño entonces? Quizás un cómplice en la misteriosa furgoneta blanca que vieron algunos testigos. No parece posible que pudiera estar en dos sitios al mismo tiempo. Fuentes de la investigación han advertido de la posibilidad de que se produzca una nueva detención en las próximas horas o días, aunque la hipótesis provisional con la que trabajan es que actuó sola.

Causas emocionales

¿Qué motivos pueden haber llevado a la mujer originaria de la República Dominicana a cometer un crimen tan horrible? Los investigadores solo han deslizado que podrían ser "causas emocionales ligadas a los sentimientos de celos".

Era conocido en  la familia que Gabriel no se llevaba bien con su madrastra. Algo en el trato que recibía de ella le hacía rechazarla y no se cortaba de decírselo ni a ella ni a su familia. Gabriel, cuando quería, podía ser descarado y rotundo. "Mejor que no vuelva y  se quede allí para siempre", le dijo a un familiar con ocasión de la última visita de Ana a la República Dominicana. A la misma Ana le llegó a vaticinar que la relación con su padre no iba a durar mucho, como había ocurrido con las antiguas parejas de Ángel.

La verdad es que desde que empezó a convivir con él, hizo reducir  drásticamente la aportación económica que Ángel hacía al mantenimiento del hijo cuando convivía con Patricia, la madre, que era la titular de la custodia.

El pasado de Ana

Cuando le dijo a la Guardia Civil que un posible autor del secuestro podía ser su expareja Sergio le describió como un hombre que odiaba a los niños. Quizás se estaba describiendo a ella. El 7 de marzo, una mujer llamó a la comisaría de Palencia diciendo que había reconocido a Ana como una antigua conocida de Burgos, de quienes unas amigas comunes le explicaron que su hija había muerto tras caer desde un séptimo piso. La persona que llamó tiene antecedentes de enfermedad mental. Pero, cuentan fuentes de la investigación, la policía revisará ahora todo el pasado de Ana.

"He hablado con Patricia, la madre del pequeño Gabriel, después de que la Guardia Civil le trasladara el terrible desenlace de la investigación y he transmitido a los padres el sentimiento de profundo dolor y conmoción por lo sucedido”, ha dicho en una comparecencia el ministro del Interior, José Ignacio Zoido, que ha pedido que "no se difundan bulos".

Patricia Ramirez, la madre, se había despertado extrañamente optimista la mañana de este domingo. Los investigadores estaban indicando que podían estar cerca de la resolución del caso y que había alguna posibilidad de que el pequeño estuviera vivo. En la despedida tras una breve visita de este periodista durante la mañana a la casa de las Negras donde se alojaba, ambos nos cojunramos en que encontrariamos a Gabriel vivo esta semana. Ángel estaba mucho más decaído. Sabía que algo no marchaba bien en su propia casa y así lo había dicho a la Guardia Civil.

Unas dos horas después conocían la noticia y lloraban a su hijo en la intimidad, como la abuela. Descansa en paz Gabriel. Eras un ángel en vida y eso ya nadie lo puede borrar.

0 Comentarios
cargando