Catinonas, droga camuflada

Catalunya, base de comercialización de una nueva coca de los pobres

Droga en el maletero: las leyes de la narcovía

Garrafas de catinona incautadas por la Guardia Civil en Barcelona en junio de 2022

Garrafas de catinona incautadas por la Guardia Civil en Barcelona en junio de 2022 / GC

Juan José Fernández

Juan José Fernández

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Sin refinar, tiene el mismo aspecto que el de los cristalitos pardos del MDMA; refinada, es otro polvo blanco en el mercado, pero no se trata de éxtasis ni de cocaína, aunque se les parezca. De hecho, los narcos que la comercializan optan por ella porque, por ser barata, se puede ofrecer como opción para el segmento menos pudiente de los adictos. Las catinonas se están extendiendo en el mercado porque cuestan ocho veces menos al por mayor que la coca, y diez veces menos en las manos de un camello.

Las catinonas se están extendiendo en el mercado porque cuestan ocho veces menos al por mayor que la coca, y diez veces menos en las manos de un camello

La pasada semana, EL PERIÓDICO encontraba ofertas de venta 'online' de catinona a 110 euros el bote de 25 gramos, en su forma de metilmetacatinona y enviada desde el extranjero. Cuando en las calles españolas, este año, la cocaína puede alcanzar los 60 euros el gramo, la catinona sintética se coloca a cinco la dosis, aunque casi nunca con su nombre, 'catis', que apenas se ha empezado a popularizar.

Usada por los 'cocineros'

En España recibe aún el nombre técnico, catinona, porque es más común su uso entre cocineros de droga que entre los consumidores. Estos la pueden estar tomando sin haberla pedido. La ocultación en otras drogas es uno de los trazos de su retrato robot. En el norte de Europa y en el mundo anglosajón ya tiene sus propios motes: 'monkey dust' (polvo de mono) o 'bath salt' (sal de baño).

Las operaciones policiales que se vienen sucediendo desde 2022 permiten confirmar que Catalunya, y más concretamente Barcelona, es plataforma de procesamiento y distribución de esta droga emergente.

Camuflada

Aunque no tiene nada que ver con la cocaína, le cuadra el mote de coca de los pobres sobre todo en el segmento de consumidores que prefieren las 'catis' pulverizadas y por la nariz. Este tóxico es una imitación sintética de sustancias del khat, o Catha Edulis, un arbusto cuyas hojas se mascan en Etiopía, Tanzania y Yemen, proporcionando euforia y sensación de vigor al consumidor. También se toma en aquellos países hervida en lo que por aquí se llama "té abisinio". Si se ingiere en cristal o procesada en píldoras, tiene un efecto parecido al del éxtasis, y similar al de la cocaína si se le pone en contacto directo con la mucosa nasal. Pero en ambos casos la catinona sintética las supera en potencia.

Hojas de Khat, arbusto con propiedades psicoactivas.

Hojas de Khat, arbusto con propiedades psicoactivas. / El Periódico

Todas las fuentes policiales consultadas sostienen que aún es pronto para disponer de datos del volumen de su consumo en España. Entre otras razones porque posiblemente muchos trapicheadores no saben que la están vendiendo y creen que lo que ofrecen es éxtasis. Anualmente surgen un centenar de nuevas catinonas en el narcomercado, cuentan en la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil. Sus moléculas aparecen últimamente en diversas proporciones en la composición de pastillas de MDMA, según los análisis que publican el observatorio catalán Energy Control y el vasco Ai Laket, que llevan dos años alertando de que se esconde en el mercado.

El problema no es solo su toxicidad como alucionógeno, es también que no se conocen aún todos sus efectos sobre el cerebro con un consumo sostenido o por interactuar con otras sustancias.

Rentable

De lo que sí tienen certeza las Fuerzas de Seguridad es de que Cataunya se configura como plataforma para su comercialización en Europa. Barcelona ha sido escenario de los dos principales golpes contra esta sustancia, dos operaciones antinarco de importancia de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

El 8 de junio de 2022, el instituto armado informó de la intercepcion en un almacén del puerto de Barcelona del mayor alijo descubierto hasta la fecha. Fueron 3,2 toneladas de 3MMC envasadas en garrafas azules de fibra. Era la primera vez que se veía esa composición, "por lo que no se encontraba fiscalizada", relata una fuente próxima a la operación. O sea, no había dado tiempo aún a incluirla en los listados de drogas que emanan de la directiva europea 28/29 de 1972.

El precio que habría tenido en el mercado aquel alijo, calcularon los agentes de aquella operación, son 61 millones de euros. Deriva del que cuesta el kilo de aquella presentación entre cocineros de nuevas drogas: 29.000 euros

En apariencia no es barato, pero es que de un gramo de la sustancia pura incautada en esa operación se sacan entre 1.000 y 3.000 dosis, dependiendo de su mezcla. De ese kilo que llegase a la cocina narco se obtiene una media de cinco millones de euros en el menudeo callejero.

Anuncio de venta de catinona sintética en la web, en noviembre de 2023

Anuncio de venta de catinona sintética en la web, en noviembre de 2023 / El Periódico

De ahí el volumen, también enorme, de la incautación policial más reciente. El pasado 5 de octubre, la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera daban a conocer el desmantelamiento en una masía de Tagamanent (Barcelona) del laboratorio que una familia húngaro-colombiana regentaba para la fabricación y envío de drogas NSP. Estas siglas, tan emergentes como las drogas a las que dan nombre, corresponden a la expresión Nuevas Sustancias Psicoactivas.

De forma menos sofisticada se denomina comercialmente a las semillas de la planta, que se venden en España, pese a las crecientes restricciones europeas, también por internet. Los herbolarios 'online' la ofrecen tirando de latín: 'catha edulis'. Un paquete de 10 semillas costaba 10,99 euros la pasada semana en una popular página web.

Para la exportación

En la cocina desmantelada en la masía de Tagamanent había sustancia para elaborar 7,5 millones de dosis de NSP diversas, entre ellas polvo de mono. En esta operación policial se aprecia otro detalle de la rentabilidad de las catinonas: los preparados se enviaban a América y Australia sin grandes despliegues de seguridad y con un gasto mínimo: por servicios de paquetería convencional.

Venta de semillas de Khat en España en noviembre pasado

Venta de semillas de Khat en España en noviembre pasado / El Periódico

De momento, sostienen fuentes de la Policía Nacional, la circulación de catinonas en España podría llevarse a cabo más para su exportación que para el consumo local. Y con una localización más acentuada en Catalunya, Baleares y Levante que en la meseta o en Andalucía, con la mefedrona como "la composición más popular en zonas recreativas de los jóvenes", relatan en la Guardia Civil.

En la Costa del Sol aún no se han producido incautaciones, confirman fuentes policiales de la zona, que señalan el interés de narcos holandeses en el producto. En el norte y en Madrid sí asoman las catinonas, disfrazadas de éxtasis. Y también han sido incautados alijos en Almería.

Es Catalunya, una vez más, pista de pruebas para una droga nueva. Y ya lleva años asomando: los Mossos d’Esquadra incautaron en febrero de 2008, otra vez en Barcelona, el primer alijo de khat aprehendido en España. Venía en forma de brotes de la planta, envueltos en hoja de plátano para conservar su frescura. Los traía un nigeriano residente en Ciutat Vella, los empaquetaba y los enviaba por servicio de paquetería para su venta en Estados Unidos. Aún faltaban 10 años para que los informes del Plan Nacional sobre Drogas registraran oficialmente su consumo en este país.

Negocio oriental

Los consumidores han encontrado un sustituto de la coca aún más barato, basado en el Rubifén, un medicamento estimulante, que fue el primero en recibir el apodo de “coca de los pobres”. Sin embargo, no es tan potente como esta otra que puede estar produciéndose, sospechan las mencionadas fuentes de la Policía Nacional, muy lejos de Europa.

Un mosso muestra brotes de khat envueltos en hojas de plátano, en 2008 en la comisaría de Ciutat Vella.

Un mosso muestra brotes de khat envueltos en hojas de plátano, en 2008 en la comisaría de Ciutat Vella. / Jordi Barreras

Los narcos europeos, especialmente holandeses, no necesitan importar grandes cantidades de khat recolectado en lugares tan poco aptos para el comercio como Yemen o Somalia. La mayor parte de las catinonas incautadas se fabrican imitando la molécula, dando lugar a la dipentilona -otra de sus presentaciones-, apta para su mezcla -o cocinado- con otras sustancias para dar como resultado el falso éxtasis.

En el verano de 2022, al poco de encontrar la Guardia Civil las tres toneladas de catinonas en el puerto de Barcelona, en Euskadi la asociación de consumidores de drogas Ai Laket alertó de la venta de MDMA falso en las tres provincias vascas. Llegó para quedarse.

Es dipentilona y no éxtasis. En el País Vasco, la Guardia Civil y la Ertzaintza ya han requisado en varias ocasiones esa sustancia, detectada por primera vez en 2018 en el aeropuerto de Hondarribia. Antes llegaba en equipajes de viajeros africanos. Últimamente llega en envíos postales, sobres de apariencia común y corriente. Su origen: China; otras veces es la India.