Eclosión de la IA

Criptomonedas a cambio de escanearse el iris: ¿Qué es Worldcoin, el último negocio del padre de ChatGPT?

Adiós a Twitter: Elon Musk cambia el nombre, el logo y el rumbo de la red social

¿Quién está detrás de ChatGPT? Los millonarios que exprimen la inteligencia artificial

Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI e impulsor de WorldCoin

Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI e impulsor de WorldCoin / Jack Guez / AFP

Carles Planas Bou

Carles Planas Bou

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El pasado julio, decenas de orbes plateados de aspecto futurístico aparecieron en ciudades de todo el mundo. Se trata de una máquina dedicada a escanear los ojos de los usuarios, un proceso que en principio pretende servir para distinguir entre humanos y robots y "garantizar la seguridad" de quienes invierten en criptomonedas. Se trata de la pieza central de Worldcoin, el proyecto de Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI, la firma responsable del famoso ChatGPT. Un proyecto calificado de "distópico" y que en los últimos días está provocando largas colas en centros comerciales catalanes y del resto del Estado, donde se incentiva ese escaneo con 30 euros en 'tokens' a los que se accede a través de un monedero virtual de la empresa.

Fundada hace tres años, Worldcoin se vende como una "red financiera y de identidad global basada en la prueba de la personalidad", según un comunicado publicado en su web. ¿Qué significa eso? La ambición de esa plataforma es que los usuarios puedan crearse una identidad digital anónima y verificada que garantice su privacidad en internet y que les sirva para distingirse de la inteligencia artificial (IA), algo así como un DNI digital. Dicho de otra manera: un usuario que use un avatar podrá demostrar que es una persona real sin tener que revelar quién es.

Colas para escanearse el iris a cambio de criptomonedas

FOTO Y VÍDEO: ELISENDA PONS

Worldcoin ya tiene dispositivos lectores de iris en Tokio o Miami y prevé instalarlos también en Barcelona o Madrid

La normalización de herramientas de IA está haciendo que cada vez sea más complicado distinguir los contenidos creados por humanos de aquellos generados por un programa informático. Ese problemática crecerá a medida que gane peso la inmersión en mundos virtuales y eso, a su vez, podría hacer que el proyecto de identificación que propone Worldcoin sea cada vez más demandado. Ante ese escenario, Altman quiere ser el primero en ocupar ese potencial negocio. Curiosamente, el empresario propone ahora una solución para el problema que han originado los productos de OpenAI, su otra empresa.

Escanear tus ojos

El primer paso para que esa idea funcione es que miles de personas acepten que la compañía escanee su rostro y su globo ocular. Ese escáner recibe un número único que identifica a la persona y que se almacena en una base de datos en la que, según la compañía, ya figuran los registros de millones de personas. Worldcoin ha explicado que el iris es el método más fiable para identificar a un humano y que, tras perfeccionar sus sistemas, anonimizará y borrará los datos biométricos de los usuarios. Aun así, el regulador británico ya aseguró que investigaría esta práctica.

Los orbes ya han sido desplegados en Tokio, Miami y Lisboa, Barcelona, Madrid, Berlín, Londres, Los Ángeles, Singapur o Buenos Aires. En total, la compañía ha asegurado que habrá 1.500 dispositivos en hasta 35 localidades de todo el mundo.

Criptos a cambio de tu iris

Para incentivar ese proceso, Worldcoin ofrece unidades de una criptomoneda propia a aquellos que cedan los datos biométricos de su iris. La idea es que la posesión y la compraventa de esta nueva divisa virtual, cuyo valor actual gira en torno a los dos dólares, aumente su popularidad y valor.

Sin embargo, no la ofrece en todo el mundo, sino solamente en aquellos países en los que no hay una regulación que lo impida. Así, en Estados Unidos no se puede hacer.

Dudas y temores

Este sistema genera muchos recelos. Por un lado, su lógica hace temer que Worldcoin termine amasando millones de datos sensibles o que estos caigan en otras manos indeseadas, lo que genere problemas de privacidad. Empleados de la compañía denunciaron el año pasado en una investigación de BuzzFeed que "fallos en la tecnología" de escaneado "han abierto la puerta al fraude". Por el otro, se teme que el uso de criptomonedas como reclamo económico atraiga a más usuarios, alimentando el primer problema.

Worldcoin ha prometido abrir el camino para el establecimiento de una renta básica universal  –ingreso económico que recibirían todos los ciudadanos sin condición alguna– "financiada por la IA" y "aumentar drásticamente las oportunidades económicas". Sin embargo, Altman no ha explicado cómo pretende que su sistema se convierta en una utopía tecnológica, algo que genera aún más sospechas. La mencionada investigación periodística de BuzzFeed destapó que la empresa "ha enfadado a las mismas personas a las que dice intentar ayudar", indignando especialmente a usuarios en África y Asia a quienes se habría negado el dinero que se les prometió a cambio de escanear sus ojos.

¿Quién está detrás?

"Este es el comienzo de un largo viaje. Sobre todo al principio, las cosas no serán perfectas", ha explicado su cofundador y director ejecutivo, el físico alemán Alex Blania. Detrás de Worldcoin está la 'startup' Tools For Humanity, impulsada por Blania y por Altman con el objetivo de "garantizar un sistema económico más justo". según su web.

También está el dinero de Andreessen Horowitz y Khosla Ventures, dos de los mayores fondos de capital riesgo de Estados Unidos. Ambas firmas destacan por invertir en el sector de la tecnología, ayudando así a impulsar compañías como Facebook, Twitter, Airbnb, Stripe, Coinbase o Oculus VR. El nuevo y controvertido proyecto ha recibido un total de 125 millones de dólares. A Altman le dan igual las críticas: "Como en cualquier proyecto ambicioso, puede que funcione o puede que no, pero así es como se progresa".