Intoxicación alimentaria

Siete casos de botulismo, tres de ellos en la UCI, tras comer tortilla de patatas envasada

Alerta por botulismo: qué es y cuáles son los síntomas asociados a tortillas envasadas

Alerta por botulismo: qué es y cuáles son los síntomas asociados a tortillas envasadas

4
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

El Ministerio de Sanidad ha detectado un brote de botulismo asociado al consumo de tortilla de patata envasada que, hasta el momento, afecta a siete personas, cinco de ellas con la enfermedad confirmada y dos casos probables. Al menos tres de los enfermos han sido ingresados en la UCI, dado que el botulismo es una enfermedad infrecuente pero grave, con una tasa de mortalidad alta (entre el 5% y el 10%) si no se diagnostica y se inicia el tratamiento de forma rápida.

El botulismo está causado por las bacterias 'Clostridium botulinum' y, en ocasiones, por 'Clostridium butyricum' y 'Clostridium baratii', normalmente presentes en alimentos mal conservados. En esta ocasión todos los afectados habían consumido tortilla de patata precocinada y envasada entre el 19 de junio y el 5 de julio, adquirida en diferentes supermercados y con diferentes marcas.

No obstante, según ha informado la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN), al menos cuatro habían consumido tortillas elaboradas por el Grupo Empresarial Palacios Alimentación, que ha comunicado este miércoles la retirada voluntaria de sus productos de los puntos de venta y la detención temporal de la fabricación.

Las inspecciones

El grupo empresarial ha querido precisar, no obstante, que “hasta el momento no se ha podido establecer una evidencia, ni en los productos ni en los procesos, que relacionen causa-efecto" el botulismo con sus productos.

Asimismo, Palacios ha precisado que las instalaciones de la empresa han sido inspeccionadas en cuatro ocasiones por las autoridades sanitarias con resultado favorable y en ningún caso se ha detectado presencia de la toxina botulínica. Aun así, ha solicitado a todos aquellos que hayan adquirido alguna de sus tortillas envasadas que se abstengan de consumirlas y procedan a la devolución de las mismas en el punto de venta.

Desde Italia

La alerta sobre botulismo llegó a España el 11 de julio a través de Italia, que notificó dos casos de personas enfermas cuyo único alimento en común había sido una tortilla prefabricada consumida en España. Se trata de una mujer de 23 años y su padre, de 61, que regresaron a Italia desde Valladolid el 1 de julio y que comenzaron con los síntomas que provoca esta intoxicación justo tras volver a su país.

Los síntomas de botulismo se inician de forma aguda tras un periodo de incubación de 12 a 36 horas, aunque a veces puede llegar hasta una semana después de la ingesta del alimento. Cuanto más corto es el periodo de incubación, más grave es la enfermedad y más posibilidades hay de que sea letal.

El botulismo transmitido por alimentos -también puede producirse por heridas o por la colonización intestinal del aparato digestivo- suele provocar nauseas, vómitos o diarrea, cansancio, vértigo, visión borrosa, boca seca o dificultad para tragar o hablar. En los casos más graves, la parálisis de los músculos respiratorios puede hacer que los pulmones no funcionen correctamente y que el paciente requiera de ventilación mecánica en la UCI. La mayoría de los enfermos, sin embargo, se recuperan si son diagnosticados y tratados precozmente. De ahí que el botulismo sea una de las enfermedades de declaración obligatoria en España.

Los casos

Los tres casos confirmados en España son personas de 43, 39 y 50 años que residen en Madrid, Galicia y Asturias y que comieron tortilla envasada entre el 19 de junio y el 5 de junio. Los tres han requerido ser ingresados en la UCI, aunque el paciente gallego ya ha sido dado de alta.

Los casos probables, dado que tienen un cuadro clínico compatible y vínculo epidemiológico pero aún no se ha confirmado en laboratorio, han sido notificados por la Comunitat Valenciana y Andalucía. Son dos personas de 49 y 27 años respectivamente que comenzaron con los síntomas el 21 de junio y 1 de julio y el consumo entre el 19 de junio y el 30 de junio.

Tras la detección del brote, el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), dirigido por Fernando Simón, se puso en contacto con las comunidades para que alerten de los casos sospechosos. A su vez, la AESAN ha pedido a las autoridades territoriales que verifiquen la retirada de los productos del Grupo Palacios.

El tratamiento

Noticias relacionadas

El diagnóstico de esta intoxicación se sustenta en la detección de la toxina en el suero y en las heces, pero para garantizar la correcta evolución del paciente es necesario que las muestras se obtengan en los primeros días tras el inicio de los síntomas. El tratamiento consiste en la administración intravenosa de la antitoxina botulínica lo antes posible y preferentemente dentro de las primeras 48 horas. El Ministerio de Sanidad ha informado de que existe reserva suficiente de este tratamiento en España.

Desde el año 2015 al 2022 se notificaron un total de 88 casos de botulismo, de los cuales 20 fueron sospechosos, 20 probables y 48 confirmados. En lo que va de año, además de los casos asociados al actual brote, se han notificado 21 casos sospechosos y 2 casos en menores de 1 año.