Invierno inusual

Las estaciones de esquí catalanas resisten pese a la falta de nieve y las altas temperaturas

  • Masella tiene el 70% del dominio esquiable abierto; la Molina, el 40% y el Port del Comte mantiene los telesillas sin funcionar

ÀNGEL GARCÍA/BLOOMBERG

3
Se lee en minutos
Laura Serrat

El sector del esquí se despide de una campaña de Navidad que se ha visto condicionada por la falta de nieve y las altas temperaturas. La mayoría de estaciones aún deben realizar el balance de la afluencia de esquiadores, pero constatan que la cifra es inferior respecto al año pasado debido a las condiciones meteorológicas adversas. Sin embargo, ponen de manifiesto que siguen trabajando para retener la nieve existente en la pista y confían en la llegada de nuevas borrascas y en un descenso de las temperaturas para poder producir nieve artificial.

La situación es variable en función de la situación geográfica. En el caso de las estaciones de la Cerdanya, Masella mantiene abiertos unos 49 kilómetros, lo que representa el 70% del dominio esquiable, mientras que La Molina trabaja con un 40% de las pistas abiertas. En cuanto al Port del Comte, en el Solsonès, hasta ahora, tenían disponibles la zona de debutantes y la de trineos y 'tubbies', pero este domingo la estación tuvo que cerrar ante las lluvias registradas en las últimas horas.

"Está siendo una temporada muy difícil de arrancar", destaca el director del Port del Comte, Albert Estella, quien explica que ahora los esfuerzos se centran en retener la poca nieve que cayó en noviembre, teniendo en cuenta que "las altas temperaturas para la época no nos han permitido poner en marcha los cañones de nieve". Estella afirma que, desde que se abrió la estación, "hemos vivido inviernos de todos colores", pero remarca que "el tiempo es cada vez más variable y cuesta más que el termómetro se sitúe bajo cero".

En la misma línea se expresa la responsable comercial de La Molina, Marta Viver, quien apunta que el pasado año la estación estaba cubierta de blanco en Navidad, mientras que este año la nieve prácticamente no ha hecho acto de presencia. En este sentido, recalca la importancia de que las estaciones inviertan en la maquinaria necesaria para optimizar la nieve presente en las pistas cuando el cielo no anuncia nevadas.

Esperando el frío

De cara a las próximas semanas, los responsables de las estaciones se muestran optimistas ante la previsión de la entrada de aires fríos. "El objetivo es producir nieve para reforzar los ejes básicos de la estación y trabajar para ampliar el número de pistas abiertas", indica el responsable de Comunicación de Masella, Ramon Boter.

Pese a la escasa presencia de nieve, las estaciones aseguran que han continuado trabajando principalmente con la presencia de un público familiar que ha aprovechado para disfrutar de unos días en la montaña durante las fiestas navideñas. Por ejemplo, en el caso de La Molina, Viver comenta que las clases de monitorización se han llevado a cabo con normalidad y, durante las próximas semanas, esperan un alto volumen de grupos escolares que acudirán a la estación para aprender de los deportes de invierno.

Noticias relacionadas

Asimismo, también pone de relieve que se ha mantenido el calendario de carreras y competiciones previsto, así como la bajada de antorchas para recibir a los Reyes Magos, una actividad que también se celebró en el Port del Comte, donde es tradición dar la bienvenida a Sus Majestades sobre la nieve. "Para nosotros, es importante seguir ofreciendo actividades en las pistas", destaca Estella, quien añade que estos días han abierto el telesilla del Querol para posibilitar circuitos de raquetas, una oferta que se ha hecho popular especialmente en los días de buen tiempo.

Sin embargo, los responsables de las estaciones tienen la esperanza de que el tiempo dé la vuelta y el blanco vuelva a predominar sobre las pistas. "La temporada ha empezado floja y ahora estaremos pendientes del cielo para mirar si podemos salvarla", apunta Estella, que también resalta la importancia de la entrada del frío para producir nieve. "Hemos vivido inviernos con poca nieve como estos, sin embargo, normalmente en primavera se arregla, por lo que confiamos en que este año las condiciones también mejoren en los próximos meses".