Falta muy grave

Expedientado un agente urbano de Badalona que perdió su arma en un cine y lo ocultó

El servicio de limpieza se encontró el arma en una de las butacas y se la entregó a los Mossos d'Esquadra

Fotografía de archivo de la Guardia Urbana de Badalona.

Fotografía de archivo de la Guardia Urbana de Badalona. / Maite Cruz

3
Se lee en minutos
EFE

El Ayuntamiento de Badalona ha abierto un expediente a un agente de la Guardia Urbana que ejercía funciones de escolta, acusado de perder en octubre de 2021 su pistola reglamentaria en un cine de la población, donde la encontró el servicio de limpieza, y ocultarlo a sus superiores.

Según han informado a Efe fuentes próximas al caso, el consistorio badalonés ha incoado este expediente a raíz de una información interna de la Guardia Urbana de Badalona, que concluyó que el agente cometió una falta muy grave, por perder su arma reglamentaria, y otra grave, por no cumplir con su obligación de comunicarlo a sus superiores. Según las mismas fuentes, el agente, cuando aún ejercía funciones de escolta, acudió el 16 de octubre de 2021 a una sala de cine del Centro Comercial "Màgic" de Badalona junto a su pareja, estando fuera de servicio, y allí perdió su pistola reglamentaria.

Al día siguiente, 17 de octubre, hacia las 6.30 horas de la mañana, el servicio de limpieza del centro comercial localizó el arma con la funda, en una butaca del cine, por lo que alertaron al servicio de seguridad privada del "Màgic", que se encargó de la pistola. El servicio de seguridad alertó a los Mossos d'Esquadra de Badalona, notificando que habían encontrado la pistola, ante lo que un vehículo logotipado de la policía autonómica acudió al lugar, donde los agentes levantaron acta y recogieron el arma con la funda, según las fuentes.

El proceso

La comisaría de los Mossos de Badalona se puso entonces en contacto con la Intervención de Armas de la Guardia Civil, para averiguar quién era el titular de la pistola, ante lo que el instituto armado certificó que era propiedad del Ayuntamiento de Badalona. El propio agente de la Urbana, al detectar que no tenía la pistola y tras buscarla por su casa, se dirigió al centro comercial "Magic", para averiguar si la había perdido allí.

Fue entonces cuando desde el control de seguridad del centro comercial le comunicaron que el servicio de limpieza había encontrado un arma y que la habían entregado a los Mossos d'Esquadra, por lo que se dirigió a la comisaría de la policía autonómica en Badalona, según las fuentes. Una vez en la comisaría de los Mossos, después de que los agentes comprobaran su identidad, le entregaron su arma reglamentaria.

La falta grave

Según se desprendió de las primeras actuaciones para esclarecer los hechos, que han comportado la apertura del expediente, el escolta en ningún momento comunicó a sus superiores, ni a los jefes de guardia del día 17 de octubre, que había perdido su pistola reglamentaria. La normativa interna policial establece que todos los agentes de la Guardia Urbana tienen que avisar de forma "inmediata" a la Jefatura de la policía de la pérdida, destrucción, deterioro, robo o sustracción de armas, para averiguar los hechos y comunicarlos al Subdelegado del Govern en Barcelona.

Noticias relacionadas

Cuando la Jefatura de la Guardia Urbana tuvo conocimiento de este incidente abrió una investigación interna para determinar los hechos, en la que concluyó -el 26 de octubre de 2021- que el agente pudo haber cometido una falta muy grave por la pérdida del arma por "negligencia inexcusable" y una grave por incumplimiento de la obligación de avisar a los superiores de este tipo de incidentes.

Pese a que la investigación interna se dio por finalizada el 26 de octubre de 2021, no ha sido hasta ahora que el departamento de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Badalona (el que tiene la competencia delegada para este tipo de trámites disciplinarios) ha abierto el expediente y acordó citar al agente, el pasado 28 de noviembre, aunque éste no compareció.

Temas

Badalona