Malestar

Hipo: qué lo causa y cómo aliviarlo

Los espasmos involuntarios del diafragma que producen una respiración interrumpida no son una enfermedad, sino un síntoma que suele darse de forma repentina

Hipo: qué lo causa y cómo aliviarlo
2
Se lee en minutos
El Periódico

El hipo son esos espasmos involuntarios en el diafragma, que producen una respiración interrumpida y violenta, y en ocasiones conlleva ruido. No es una enfermedad, sino un síntoma suele darse de forma repentina y cuesta eliminar. Hay un sinfín de remedios caseros para intentar acabar con él, pero ¿por qué se produce?

Este fenómeno tiene lugar cuando, de forma repentina, se contraen los principales músculos de la respiración (el diafragma y los músculos localizados entre las costillas), según explica a Infosalus, la doctora Lucía Diéguez Montes, médico especialista en Aparato Digestivo del Hospital Universitario del Sureste (Madrid). "En ese momento se produce una rápida entrada de aire en los pulmones (que produce el característico sonido del hipo) y, a continuación, el cierre de la glotis (la válvula que separa la laringe y tráquea), lo que genera un corte de la respiración. Todo este proceso se produce en menos de un segundo", relata esta especialista.

¿Qué lo desencadena?

Hay personas con mayor tendencia a desarrollar hipo. Hay determinadas condiciones que lo favorecen, como algunas que afectan al esófago o al estómago. Por ejemplo, la presencia de una hernia de hiato o de reflujo gastroesofágico. Asimismo, también pueden facilitar el desarrollo de hipo el consumo de comidas copiosas o de bebidas con gas, que producen la distensión del estómago, así como el consumo de productos irritantes (como picantes, tabaco o alcohol).

"También aumenta las probabilidades de padecer hipo el consumo de algunos medicamentos o las situaciones de nerviosismo, especialmente si se produce hiperventilación", agrega la experta. En otras ocasiones, los episodios de hipo se deben a alteraciones en los nervios que participan en el reflejo nervioso (nervio vago y nervio frénico entre ellos), o en el sistema nervioso central (médula y cerebro). "Por ejemplo, el 20% de los pacientes con enfermedad de Parkinson presentan episodios repetidos de hipo", apostilla.

¿Tiene solución?

Noticias relacionadas

Este tipo de episodios en muchas ocasiones ceden solos, sin necesidad de realizar ninguna maniobra o empezar un tratamiento médico, aunque son muchos los remedios caseros que pueden funcionar cuando el episodio de hipo es agudo, según la experta. "Un susto puede estimular el nervio vago, que participa en el reflejo nervioso causante del hipo, resolviendo el episodio. También pueden ser efectivos algunos ejercicios respiratorios como aguantar la respiración o realizar la maniobra de Valsalva (intentar exhalar aire mientras nos tapamos nariz y boca)", dice la doctora.

Si el hipo dura días o incluso meses, entonces debe consultarse con un especialista para descartar la existencia de alteraciones y plantear un tratamiento médico si fuese necesario. La doctora Diéguez Montes recuerda que en el útero materno los fetos presentan con frecuencia hipo, lo que se detecta a menudo en las ecografías prenatales, posiblemente, como entrenamiento de los músculos que participan en la respiración.

Temas

+Salud