Educación

Mirar el Mundial (a escondidas) desde clase: los institutos, superados, toman medidas

Algunas direcciones se plantean quitar el wifi del centro o capar las webs de los partidos, ante el seguimiento clandestino y masivo del alumnado

Ver el Mundial en clase

Ver el Mundial en clase / @_adam22_

Helena López
Núria Marrón
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Pasadas las 13 horas, Marta, que tiene un hijo en cuarto de la ESO, lee un "un parte" escolar a través del móvil. A David lo han pillado mirando a escondidas el encuentro del Mundial en el que Leo Messi y la selección argentina, contra todo pronóstico, han perdido contra Arabia Saudí. "Estábamos toda la clase conectados al partido, pero el profesor solo me ha quitado a mí el ordenador y a otros dos compañeros el móvil", cuenta a su madre David, socializando responsabilidades.

El caso de David, que va a un instituto del Maresme, no ha sido precisamente una excepción en las clases de secundaria, donde los chavales suelen tener su propio portátil en el aula. Esta mañana, los institutos han sido un festival de requisamientos de ordenadores portátiles, tablets y móviles. "¿Por qué a mí me confiscáis el ordenador, si estaba siguiendo el partido toda la clase?" ha sido una de las frases más oídas este mediodía a pie de aula y pasillos.

https://twitter.com/skidzrexic/status/1594677518631673857

Estupefacción docente

El tema también ha explotado en las salas de los profesores, donde se ha asistido con cierta estupefacción al seguimiento masivo que el partido ha tenido entre los alumnos. En algunos centros, la dirección incluso se está planteando quitar el wifi durante los encuentros, para evitar esta gran evasión on-line. En el instituto Quatre Cantons de Barcelona, por ejemplo, el equipo directivo ha enviado este mediodía un correo a todos los docentes para pedirles que se aseguren de que los chavales no sacan las tablets al patio, después de haber encontrado a un no precisamente pequeño grupo siguiendo el encuentro de Argentina. "Nos estamos planteando capar las webs en las que se puede ver el partido", asegura el director, Oscar Altide.

El coordinador pedagógico de este centro barcelonés también ha enviado un correo electrónico a todos los alumnos explicándoles que el Mundial se celebra "en un país regido por una monarquía absolutista que no respeta los derechos de las mujeres, ni de los colectivos LGTBI, ni de los trabajadores y trabajadoras que han levantado los estadios (y en la construcción de los cuales han perdido la vida miles de personas)". En el mismo mensaje, recuerda a los alumnos que está "totalmente prohibido escuchar o ver partidos de fútbol durante las horas de clase, y que, si pillan a algún alumno, se le requisará el ipad durante 24 horas, "además de hacer la correspondiente llamada a casa".

"Está pasando en todos los institutos", admite otro profesor de un instituto del Vallès Oriental. Este docente también ha recibido un correo de la jefa de estudios en el que se alertaba del problema y se planteaba, aprovechando que están en barracones y que "el wifi es sectorizado", la posibilidad de apagar la conexión para evitar tentaciones si en en la clase en cuestión no se iban a usar los ordenadores.

"Chillaban como locos"

"Han estado mirando los móviles en el patio, en clase, en los pasillos, algunos chillaban como locos", apunta otro profesor de un centro en el Maresme. "Locura" ha sido también la palabra usada por la directora de otro instituto de la capital catalana para definir la jornada, quien añade que "parece mentira que estén tan pendientes del tema".

"En nuestro caso, son tan ingenuos que nos han pedido ver el Mundial en clase", explica una profesora de ESO de una escuela de Barcelona. "Es solo un momento, está muy emocionante, nos han dicho -añade la docente-. La respuesta, claro, ha sido que 'no' aunque... ¿cómo sabían que estaba tan emocionante, si no lo habían estado siguiendo a escondidas?".

Días planeando

Cabe decir que muchos alumnos de secundaria -y ahí están, si no, las redes sociales como notarias de esa planificación a gran escala- llevaban días planeando seguir con disimulo y de extranjis el Mundial desde el propio pupitre.

Se trata de un fenómeno inédito, pues hasta ahora todos los Mundiales se habían celebrado en verano, con los alumnos ya de vacaciones. Sin embargo, esta Copa del Mundo está teniendo lugar en estas fechas extrañas que incluso están coincidiendo con el periodo de exámenes. Algo que no ha impedido que incluso haya habido alumnos que este martes no han acudido a clase y se han quedado en casa "para ver a Messi".

El Mundial se inauguró el sábado en un partido que enfrentó a la selección de Qatar, la anfitriona, contra el conjunto de Ecuador. Pero hoy, el encuentro entre Argentina-Arabia Saudí ya ha anticipado el conflicto que van a tener que abordar los colegios.

Derechos humanos

Más allá de la picaresca, y al confirmar la importancia que el fútbol en el alumnado, algunos equipos docentes también se están planteando utilizar la gran capacidad de atracción del Mundial de Qatar para, por ejemplo, tratar en el aula temas como los derechos humanos, la homofobia o los derechos de las mujeres, tal como ya han empezado a hacer centros como el Quatre Cantons.

Una maestra de catalán de otro instituto barcelonés -sorprendida por la cantidad de veces que los chavales pedían este martes ir al baño- y tras ver cómo los alumnos suplicaban ver el partido por la mañana y por la tarde, explica que ha aprovechado su interés por la cuestión para ponerles un ejercicio de expresión oral en el que ellos tenían que narrar lo que estaba pasando sobre un vídeo silenciado de las mejores jugadas del Argentina-Arabia Saudí.