Propuestas para el adiós

La innovación al servicio de despedidas más personalizadas

La empresa funeraria Áltima ha querido ofrecer a las familias la posibilidad de realizar ceremonias a medida para entregar los últimos mensajes o recuerdos que acompañarán siempre al difunto en el más allá

La innovación al servicio de despedidas más personalizadas
6
Se lee en minutos
María Torres

Cuando el adiós es definitivo, podría parecer que el dolor es irreparable. Muchas de esas sensaciones son bien conocidas por empresas como Áltima que acompaña en el adiós a las familias y allegados. Sus consejeros informan que ese dolor es transitorio y que acaba trasformándose en una forma diferente de vivir con los que ya no están. También conocen la importancia de los gestos, por eso se recurre a nuevos servicios, muchos de ellos cargados de innovación, con el objetivo de que ayuden a soportar mejor los duros momentos de la despedida. 

En esta coyuntura es como la innovación ha llegado al sector funerario. La empresa Áltima ha diseñado un modelo de féretro con tapa de pizarra que hace posible que los parientes puedan escribir mensajes y realizar dibujos al difunto. Una forma de hacer frente a la muerte, a la perdida de los que se quieren.

El Féretro Artus es el primero con estas características que una funeraria pone a disposición de los familiares y seres queridos de los fallecidos en España. Está elaborado de madera de tala controlada y libre de cristales, metales o tejidos sintéticos, por lo que resulta respetuoso con el medio ambiente. Por la experiencia disponible, la propuesta resulta especialmente entrañable para los más pequeños que pueden incluso hacer dibujos y decir adiós de una manera más agradable.

Cenizas al mar

Otro de los servicios impulsados para aquellas familias que optan por el mar como destino de las cenizas del ser querido es Mar Póstumo. Aquí, las cenizas se depositan de forma controlada desde cuatro puertos catalanes: el Puerto Fòrum de Sant Adrià de Besòs (Barcelona), el Puerto de Torredembarra (Tarragona), el de Roses (Girona) y el Balís de Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona). Se suele hacer con la familia acompañada de un patrón, pero también se ofrece hacerlo sin su presencia y en este caso, la empresa traslada la urna al mar y en cualquiera de las dos opciones se facilita una carta náutica que certifica las coordenadas donde se han depositado las cenizas.

Las urnas son ecológicas y biodegradables, inocuas para el medio ambiente. Suelen ser de sal, arena o arcillas, unos materiales que, junto con las cenizas, se reintegran totalmente en el mar.

Compartir

Áltima también acaba de presentar Momentos compartidos, un nuevo concepto de recordatorio pensado para el momento del velatorio, en el que las familias pueden escribir un último mensaje de despedida al ser querido en una tarjeta personal y quedarse, a modo de recuerdo, una pulsera de hilo. 

Urna Vida 

La cremación es una tendencia que está al alza, según los datos de que dispone Áltima, que gestiona 35 tanatorios, 11 complejos crematorios y 18 cementerios en 247 municipios de Catalunya y Baleares. 

Actualmente, un 52,22% del total de los servicios funerarios en Catalunya optan por esta alternativa, que se ha duplicado en los últimos 15 años y que, respecto al 2020, ha aumentado cerca de un 3%. En la provincia de Barcelona, la cremación roza el 70%, mientras que en grandes núcleos urbanos, como Barcelona ciudad, ya se acerca al 60%. 

La cremación empezó a despuntar como tendencia hace más de una década, y actualmente es la opción preferida por la mayoría de familias catalanas, aunque se prevé que se acabará estabilizando cuando alcance el umbral del 70%, siguiendo la línea de otros países europeos.

Para dar cobertura a esta tendencia, nació Urna Vida, un concepto innovador para poder tener en casa el mejor recuerdo. Se trata de una urna esférica, en la que se guardan una parte de las cenizas y se mezclan con tierra, para luego plantar distintas especies vegetales (principalmente cactus), simbolizando, de esta manera tan especial, el ciclo de vida. 

Las opciones son diversas y se adaptan a distintas expectativas. Pero antes de tomar una decisión tan importante, siempre es recomendable tener en cuenta aquello qué habría deseado el propio fallecido, y en este caso, es una oportunidad perfecta para hacer el mejor de los homenajes a la persona que se ha ido. Se trata de una entrañable e innovadora alternativa, ecológica y sostenible y al mismo tiempo, un recuerdo imborrable.

Tecnología inmersiva

También pensando en las familias que optan por la incineración, Áltima cuenta con un servicio basado en la tecnología inmersiva. A través del uso de imágenes en 3D y música, contribuye a personalizar la última despedida en el crematorio. La iniciativa se puso en marcha en el tanatorio de Áltima en Terrassa y, posteriormente, en el centro que la empresa abrió en Girona el año pasado. Se prevé que este sistema esté disponible en otros centros de la empresa con servicio de incineración.

Es una manera muy personal de acompañar a las familias en el momento del crematorio, además de ayudarlas emocionalmente. El servicio cuenta con una valoración muy positiva por parte de las personas usuarias. 

Ceremonias al aire libre

Áltima es la primera funeraria en ofrecer ceremonias al aire libre desde los jardines del Tanatorio Ronda de Dalt de Barcelona, pensados para las personas que desean un funeral a la medida, en un entorno de naturaleza, tranquilo e íntimo.

Las ceremonias en el exterior permiten una celebración totalmente personalizada, ya sea de tipo religioso o laico, a través de la incorporación de elementos como música, lectura de textos o, incluso, servicio de restauración, garantizando en todo momento un espacio acogedor para todos. 

Este servicio responde a la idea de que cada vez más familias desean realizar una despedida diferente y única, un acto donde poder celebrar la vida del ser querido de forma menos tradicional. El entorno privilegiado en el que se encuentra el Tanatorio Ronda de Dalt, rodeado de vegetación, permite contar con un lugar idóneo para este tipo de despedidas. El espacio dispone de un aforo para 100 personas sentadas y un máximo de 500 a pie, y está preparado para poder dar un servicio interior alternativo en caso de que se produzca alguna inclemencia meteorológica. 

Actividades

En el marco de Todos los Santos, hoy, 1 de noviembre, el Cementerio Comarcal de Roques Blanques, ubicado en El Papiol (Barcelona), acoge una jornada de actividades especiales, con el objetivo de acompañar a las personas que acuden al recinto a recordar a sus seres queridos difuntos.

La muerte es un tabú en nuestra sociedad, pero, en cambio, es un hecho inherente a la vida y es importante que aprendamos a normalizarla. También los cementerios resultan espacios que son poco visitados, pero que conservan patrimonios de gran interés cultural, natural o histórico. Puede haber formas de acercarse a ellos de una manera diferente que nos pueden ayudar a normalizar la muerte. De ahí surgen propuestas como la de este año en el Cementerio Comarcal de Roques Blanques. 

Noticias relacionadas

Fruto de la colaboración con la 'start-up' Iteralix (ofrece experiencias alternativas e innovadoras relacionadas con el ámbito funerario), el cementerio acogerá diversas actividades, con el objetivo de acompañar a las familias en el día más importante del año para conmemorar esta fecha señalada de una forma diferente, más personalizada y emocional. 

Servicios 

Otra realidad que se percibe en los servicios funerarios es la apuesta por la protección de la vida y el entorno desde una clave innovadora y sostenible, un ámbito en el que Áltima basa hoy su estrategia empresarial. Destacar que el uso de ataúdes sostenibles (libres de barnices, tejidos sintéticos, cristales o elementos metálicos), ya representa el 100% de los que Áltima utiliza en las incineraciones. Por otro, el 68% de las urnas empleadas por la empresa son biodegradables, elaboradas con arcillas, sal o madera natural.