Crisis climática

Sequía en Catalunya: 301 municipios estarán en alerta hídrica a finales de esta semana

  • Un total de 700.000 personas sufrirán restricciones en el uso del agua

 Mapa de las zonas en alerta por sequía una vez se publique la resolución en el DOGC.

Mapa de las zonas en alerta por sequía una vez se publique la resolución en el DOGC.

3
Se lee en minutos
El Periódico

Esta semana acabará en Catalunya con 301 municipios de 21 comarcas en estado de alerta por sequía. La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, ha calificado la situación de "preocupante", aunque ha señalado que las desalinizadoras están funcionando "a su máximo nivel".

La Agència Catalana de l'Aigua ha declarado este miércoles la alerta hidrológica en el acuífero de Fluvià de la Muga. Con esta ya son nueve las áreas en situación de alerta: Carme-Capellades, el nacimiento del Ter, el Llobregat Mitjà, Anoia Gaià, Empordà, la Serralada Transversal, Banyoles y Prades Llaberia. Los acuíferos Ter Llobregat, Darnius Boadella, Riudecanyes y el Consorci d’Aigües de Tarragona siguen en prealerta.

El acuífero del Fluvià Muga, que abastece a 22 municipios del Alt Empordà, viene registrando estos últimos meses un descenso constante de su nivel. En estos momentos, la masa de agua subterránea está situada en 15,4 metros por encima del nivel del mar. Por ese motivo la ACA ha optado por reducir el consumo de agua en usos agrícolas, ganaderos, industriales y lúdicos. La decisión entrará en vigor una vez se publique en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC), a finales de esta semana.

Cuando esta cuenca entre en el escenario de alerta, habrá 301 municipios con restricciones por sequía. En total, afectará 700.000 habitantes, un 10% de la población catalana. De estos municipios, 37 están en alerta por el bajo volumen de los acuíferos (15 del Carme-Capellades y 22 del Fluvià Muga) y los 264 restantes lo están por baja pluviometría y porque garantizan sus demandas de agua a partir de pozos propios, captaciones superficiales o embalses.

Usos limitados

La alerta por sequía supone una serie de limitaciones en el uso del agua, como la reducción del consumo para riego agrícola (25%), para usos ganaderos (10%), para usos industriales (5%), para usos recreativos que impliquen riego (30%) y otros usos recreativos (5%).

En cuanto a los usos domésticos, hay limitaciones para determinados usos urbanos que deben cumplir todos los municipios afectados. Así se restringe el riego de jardines y zonas verdes, el llenado de piscinas o el lavado de coches. También se prohíbe llenar fuentes ornamentales y los particulares no pueden limpiar las calles con agua de la red. Asimismo, en el consumo global por abastecimiento se fija un máximo de 250 litros diarios por persona. La resta d’unitats, en prealerta

Están en prealerta los acuíferos del Ter Llobregat, cuyas reservas están al 37%, así como el de Darnius Boadella (34%), Riudecanyes (19%) y el ámbito del Consorci d’Aigües de Tarragona (CAT).

Los acuíferos del Baix Ter y Tarragona son los únicos de las cuencas internas que se mantienen en situación de normalidad.

Las desalinizadores, al máximo

Noticias relacionadas

Ante este panorama, las plantas desalinizadores funcionan al 90% de su capacidad, lo que supone una producción media diaria desde el pasado enero de 5,4 hectómetros cúbicos al mes.

Las desalinizadoras catalanas llevan desde febrero aumentando el nivel de producción de agua. Entre febrero y octubre han producido más de 47 hectómetros cúbicos de agua nueva, hecho que ha permitido ralentizar el descenso de las reservas de agua. Según apunta la ACA, sin esta aportación, los embalses catalanes estarían hoy siete puntos por debajo de lo que están ahora, una situación más dramática si cabe.