Ocupaciones de viviendas

Quiénes son Desokupa, la empresa de Daniel Esteve contratada por Premià de Dalt

Los Mossos investigaron a la empresa por posibles coacciones a ocupas y por supuestos vínculos de algunos de sus miembros con la extrema derecha

El alcalde de Premià de Dalt, Josep Triadó (polo blanco), junto a los representantes de Desokupa.

El alcalde de Premià de Dalt, Josep Triadó (polo blanco), junto a los representantes de Desokupa.

Guillem Sánchez

Guillem Sánchez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La contratación de Desokupa por parte del Ayuntamiento de Premià de Dalt (Maresme) para afrontar las problemas de seguridad y convivencia que generan las ocupaciones delincuenciales ha reabierto el debate sobre la forma de trabajar de la polémica empresa de Daniel Esteve.

En 2016, el Parlament de Catalunya instó al Govern a destinar los recursos necesarios para comprobar cómo actuaba la empresa de Esteve. Según fuentes consultadas por este diario, los Mossos d'Esquadra investigaron a Desokupa por el supuesto vínculo con la extrema derecha de alguno de sus integrantes y también por posibles coacciones a los moradores a quienes pretendían expulsar de casas que pertenecían a clientes que habían contratado sus servicios.

La Divisió d'Afers Interns (DAI), paralelamente, abrió también informaciones reservadas para analizar la supuesta connivencia de miembros de Desokupa con agentes de los Mossos con quienes coincidían en desahucios. Una sospecha que incluso obligó a Andreu Joan Martínez, entonces director de la policía catalana, a comparecer ante la Cámara catalana para despejarla. No había connivencia probada entre policías y Desokupa y tampoco se acreditó en las pesquisas de los Mossos que la empresa de Esteve cometiera delitos durante sus actuaciones.

Polémica desde su nacimiento

Surgida en Barcelona, se ha expandido por el resto de España ofreciendo sus servicios a propietarios de domicilios ocupados que no esperan a la justicia. Desde su nacimiento, Desokupa, una empresa que envía a hombres fornidos a las casas ocupadas para amedrentar a los ocupas, ha coqueteado con los medios de comunicación, un altavoz que ha disparado su popularidad. Algunas televisiones privadas han presentado una visión acrítica de sus intervenciones, que Esteve defiende como rescates arcangélicos de propietarios asediados por ocupas sin corazón –casi siempre migrantes–.

Otros medios de comunicación han revelado que detrás de algunas de esas actuaciones hay auténticos bulos: como el de la anciana de 90 años que no podía recuperar su piso porque se lo había quedado su cuidadora, marroquí, por supuesto. La realidad que ignoró la empresa de Esteve a pesar de conocerla por la Policía Nacional, según publicó 'El País', era que la anciana estaba realquilando ilegalmente una habitación a la joven marroquí, que además estaba pagando a la mujer el triple de lo que ella abonaba por el domicilio entero gracias a un alquiler antiguo.

El límite de la coacción

Esteve, entrevistado por este diario poco después de la aparición de Desokupa, detalló cómo actuaban durante sus "operativos". Lo que hacen, remarcó, es "negociar" con los ocupas "un precio" para que estos acepten marcharse. Si acceden, firman un documento con Desokupa en el que atestiguan que han recibido la cantidad acordada. En cuanto salen por la puerta, los trabajadores de Esteve colocan una alarma conectada con una empresa de seguridad y cambian la cerradura. A veces, incluso instalan una puerta ‘antiokupa’ que blinda por completo el acceso. Toda la secuencia, que protagonizan hombres que parecen jugadores de la NFL, la filman "por seguridad". 

Esa es quizá la parte más cuestionable de su actividad: ¿Existe o no coacción cuando el ocupa se ve rodeado por robustos miembros de Desokupa que le enfocan con cámaras de vídeo al abrir la puerta? Esteve justifica la corpulencia de sus empleados aludiendo a la agresividad de algunos ocupas.

No es la primera vez que a Esteve se le recrimina el uso de la fuerza. Antes de formar Desokupa, fue investigado por liderar un grupo expeditivo de cobros a morosos, una causa que terminó archivándose. Su lema es "siempre fuertes".