Nueva legislación en Catalunya

Bares y restaurantes, "sorprendidos" por la ley catalana que prohibirá fumar en las terrazas

¿Qué pasa cuando fumas?

Los restauradores se muestran "sorprendidos" de que no se les haya consultado la prohibición de fumar en las terrazas

ACN

ACN

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La noticia que ha lanzado este viernes el 'conseller' Josep Maria Argimon de que Catalunya prohibirá por ley fumar en espacios públicos como las terrazas ha pillado por sorpresa a bares y restaurantes. El director del Gremi de Restauració de Barcelona, Roger Pallarols, ha asegurado que están "sorprendidos" de que el Govern no les haya consultado sobre el asunto.

Pallarols ha defendido que "no había ningún problema" en este asunto --fumar en las terrazas-- y ha afeado a la Conselleria de Salut que han tomado una decisión sin conocer "la realidad" de los usuarios. Ha reprochado a Argimon directamente que no se haya reunido nunca con el sector pese a que le han hecho "decenas de peticiones".

El director del gremio de restauradores considera que el Govern actúa con poca "coherencia" ya que, argumenta, en el momento álgido de la pandemia ya se debatió sobre prohibir fumar en las terrazas y en aquel momento según Pallerols el 'conseller' dijo que "ya había suficientes prohibiciones". "Se contradice con lo que dijo previamente", subraya.

Por ello ha pedido a Salut "volver a la casilla de salida" y buscar "una nueva salida". "Nos gustaría hablar con el 'conseller' Argimon y con el 'conseller' de Empresa, Roger Torrent", ha dicho. No ha cerrado la puerta a llevar el caso a los tribunales, pese a que espera no "tener que dejar el tema en manos de la justicia".

Ha señalado que una encuesta reflejó que más del 80% de usuarios de terrazas veían bien la actual normativa, "que ya es una de las más restrictivas". "No hay problemas de convivencia", ha insistido el responsable del gremio, que opina que la decisión llega en un momento de "incendio absoluto" a nivel social, con los ciudadanos inmersos en una "gran preocupación económica" y con la "inflación desbordada".