Pérdidas millonarias

Los agricultores catalanes exigen más ayudas para paliar los "daños climáticos"

  • Unió de Pagesos calcula pérdidas de 180 millones de euros por las heladas y el calor extremo de este año

  • La producción de cereales de secano como el trigo ha bajado entre el 40% y el 80% 

Una segadora trabajando en un campo de cereal en Lleida

Una segadora trabajando en un campo de cereal en Lleida / ACN / ORIOL BOSCH

3
Se lee en minutos
El Periódico

En un año especialmente marcado por los extremos climáticos, los agricultores catalanes reclaman más ayudas directas para hacer paliar los daños sufridos hasta la fecha, hacer frente a los gastos de la próxima campaña y evitar que quede superficie sin sembrar. El sindicato Unió de Pagesos ha trasladado la petición a la 'conselleria' d’Acció Climàtica, Alimentació i Agenda Rural, presidida por Teresa Jordà, y ha reclamado a su vez mejorar el sistema de seguros agrarios para compensar estas brutales pérdidas.

Los cultivos catalanes se han visto afectados por varios episodios meteorológicos extremos durante los últimos meses. En abril, por ejemplo, se produjeron heladas generalizadas en varias comarcas del territorio. En mayo, una ola de calor repentina. Y en verano, mientras los termómetros marcaron temperaturas récord en prácticamente toda la comunidad, la sequía se iba extendiendo también en los campos. Según el último balance elaborado por Unió de Pagesos, estos eventos climáticos adversos provocaron pérdidas de alrededor de 180 millones de euros en los cultivos catalanes.

Los sectores más afectados, tal y como vienen alertando desde hace años expertos y profesionales del sector, es el de los cultivos herbáceos de secano. Concretamente, los cereales y las legumbres. Los sindicatos agrarios alertan de una "bajada drástica de la productividad" en prácticamente toda Catalunya, excepto la zona noroeste. Por el momento, las comarcas más afectadas son Garrigues, Segarra, Urgell, Pla d'Urgell, Segrià, Noguera, Pallars Jussà, Solsonès, Anoia, Vallès Oriental y Occidental , el Bages, el Berguedà, Osona, el Alt Penedès, el Baix Llobregat y la Conca de Barberà. En Tarragona y las Terres de l'Ebre también se ha observado un descenso importante de la producción.

Pérdidas de hasta el 100%

Las pérdidas de rendimiento en cereal de secano han ido entre el 40% y el 80% de una producción media en las comarcas de Barcelona, Lleida, Tarragona y las Terres de l'Ebre, y en cereal de regadío, entre el 30% y el 40% de media en estos territorios, señalan desde Unió de Pagesos. En cuanto a las legumbres, las pérdidas oscilan entre el 60% y el 100%, sobre todo en las comarcas de Lleida, especialmente en la Segarra, que ha sido del 100%. En los cultivos de oleaginosas también fueron las comarcas de Lleida las más afectadas, con pérdidas de rendimiento entre el 60% y el 70%, mientras que en los demás territorios fueron de un 30%.

En el Berguedà , Osona, Solsonès, Ripollès, Noguera, Alt Urgell, Cerdanya, Pallars Jussà y Sobirà, Alta Ribagorça y Val d'Aran, aparte de la disminución de la cosecha, también se ha registrado un importante bajón de la producción de forraje, con pérdidas superiores al 50%, ya que tras el primer siega, que sufrió problemas de sequía, se sumaron las heladas y el golpe de calor.

"El incremento de precio del cereal no ha compensado la pérdida de kilos por el aumento extraordinario de los costes de producción"

Unió de Pagesos asegura que "el incremento de precio del cereal no ha compensado la pérdida de kilos por el aumento extraordinario de los costes de producción". Los fertilizantes nitrogenados como la urea o el gasóleo B se han incrementado un 193% y un 75% respectivamente, respecto a la media de 2020, según el Observatorio Agroalimentario de Precios de Acción Climática. Además, los agricultores alertan del "desorbitado" precio de la semilla para la próxima campaña, que ya empezó con la siembra de colza, con aumentos que pueden superar el 35% respecto al de la pasada campaña.

Seguro agrario "insuficiente"

Noticias relacionadas

La organización agraria denuncia que "el seguro agrario ha continuado ofreciendo coberturas insuficientes, también en los herbáceos extensivos de secano". Sin embargo, "cerca del 70% de la superficie se asegura, mientras que en los forrajeros, la que se asegura no llega al 2%", remarcan desde el sindicato de agricultores.

"El hecho de no poder asegurar el rendimiento real en el secano, sumado a que los precios de indemnización son la mitad del precio real de mercado y la franquicia que asume cada asegurado es, en su mayoría, del 30% provoca que las indemnizaciones percibidas por el seguro no permitan compensar la pérdida de cosecha ni cubrir los costes de producción", aseguran desde Unió de Pagesos.