Congreso europeo

Barbacid: "Habrá más casos de cáncer, pero con supervivencias más largas"

El investigador recuerda que hay algunos tipos, como el de páncreas y los tumores cerebrales, "que se resisten"

Barbacid: Vamos a más incidencia de cáncer pero con supervivencias más largas. / CHRISTOPHE PETIT TESSON / EFE / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
Efe / Begoña Fernández

La incidencia del cáncer irá a más en los próximos años debido al envejecimiento de la población, señala el bioquímico e investigador Mariano Barbacid que, sin embargo, subraya que la supervivencia global de todos los cánceres irá en aumento, porque cada vez los fármacos son "menos dañinos y menos tóxicos".

En una entrevista a Efe en el congreso que la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) celebra en París, Barbacid deja claro que al cáncer hay que ponerle "nombres y apellidos", porque en unos tumores la investigación avanza muy deprisa, como el de mama o próstata con supervivencias del 90% y 95%; mientras que en otros las posibilidades de sobrevivir son "inaceptables", como el de páncreas, por debajo del 5%.

Si bien la mortalidad de muchos tipos de cáncer está bajando, muchas veces gracias a los cambios de hábitos como el menor consumo de tabaco, Barbacid recuerda que hay otros cánceres, como el de páncreas y los gliobastomas (tumores cerebrales), "que se resisten" y se observa un aumento tanto de incidencia como de mortalidad.

Barbacid, que hace 40 años descubrió el oncogén KRAS responsable del inicio del cáncer de páncreas, admite que hoy no hay una solución efectiva para atajarlo, "se siguen dando fármacos del siglo pasado y la inmunoterapia no funciona".

Recientemente, y después de 40 años de investigación, Barbacid valora que finalmente se aprobase un medicamento para una de las más de 20 mutaciones del oncongén KRAS, si bien esa mutación está solo en el pulmón y está causada por el tabaco, por lo que no sirve para el cáncer de páncreas, que sigue en la lista de los más agresivos.

Y aunque a nivel molecular la investigación avanza, no así la clínica que provea de fármacos o terapias, por lo que en el cáncer de páncreas Barbacid no ve soluciones a cinco años y confía en buenos resultados de la ciencia, pero "en un futuro más lejano".

Cronificar el cáncer

Este experto, que creó el primer centro nacional oncológico español (CNIO), subraya que la detección precoz es una herramienta fundamental en todos los tumores, pero no es posible en el de páncreas, "que no avisa y, por eso, es tan difícil de tratar".

Confía en que los test para detectar en la sangre presencia de ADN tumoral cuando no hay señales de la enfermedad o, al menos, cuando el cáncer no se ha diseminado puedan ser una realidad "algún día", pero es una posibilidad que no ve en un horizonte cercano.

Admite que la detección es importante "cuando se puede hacer" (por ejemplo la colonoscopia para el cáncer de colon, el análisis de PSA para el de próstata o la mamografía para cáncer de mama), pero hay tumores que, hoy por hoy, no se benefician de esas pruebas, como son los de páncreas o pulmón.

Y para este último, la mejor prevención es no fumar. "Si no fumamos las posibilidades de padecerlo bajan significativamente", dice.

Por tanto, entiende Barbacid que el tema de cronificar el cáncer hay que tomarlo con cautela y lo que ve pausible en el corto o medio plazo es aumentar la supervivencia, más años de vida y con más calidad.

Más de 100 enfermedades

Sostiene Barbacid que el cáncer no es una enfermedad, si no que es un conjunto de más de cien, muy distintas entre ellas, unas avanzan deprisa y otras despacio, y eso es algo que aún no se ha asimilado.

Para este científico es importante hacer ver a la sociedad que se va avanzando, pero que hay muchas dificultades, porque "el proceso es lento y la única solución es investigar, hoy y mañana".

Barbacid apuesta por trasladar a la población la importancia de adquirir hábitos sanos, como dejar de fumar o que se amplíen los espacios sin humo, porque ello -dice- redundará en una mejor supervivencia, sobre todo en el cáncer de pulmón, que ronda el 20% a los cincos años.

Un porcentaje no muy elevado, pero diez veces mayor que hace 20 años, cuando era del 2%.

Las vacunas no son la solución

Sobre la posibilidad de las vacunas para abordar el cáncer, Barbacid explica que solo funcionarían cuando el tumor está originado por un agente vírico externo, como el de cervix o cuello de útero producido por el virus del papiloma humano (VPH).

En este caso, la vacuna funciona y este cáncer se puede prevenir y evitar en un 99 %.

Pero -recuerda- la mayoría de los cánceres no tienen origen vírico , si no que son mutaciones de los genes y, por tanto, no hay posibilidad de vacunación.

Admite que la pandemia disparó la investigación y consiguió una vacuna en un tiempo récord contra un virus, pero el caso del cáncer entiende que es distinto por la enorme diversidad.

Prevención e investigación

Y en el marco del congreso de oncólogos europeos, este científico subraya la necesidad de que investigadores y académicos se relacionen con la industria, que es la que desarrolla los fármacos que "cuestan millones y son imposibles para nuestros presupuestos".

Noticias relacionadas

Sostiene que las palabras "mágicas" son prevención e investigación, porque en el cáncer cada vez habrá mayor incidencia debido al envejecimiento; y apela a los gobiernos a que apoyen la innovación: "Eso ayudaría muchísimo", dice.

No obstante, cree que la financiación para investigar no es el factor limitante porque la industria invierte mucho, el "factor limitante", en su opinión, es la complejidad del tumor, que hace que "avancemos más despacio de lo que nos gustaría".