MISTERIO TEXTIL

La razón por la que 'aparecen' agujeros en las camisetas de algodón a la altura de la barriga

La postura adoptada frente a una mesa provoca el roce en la zona abdominal y su rotura cuando el tejido es malo

Dos camisetas de algodón con agujeros. En las fotos inferiores, detalle de los mismos.

Dos camisetas de algodón con agujeros. En las fotos inferiores, detalle de los mismos. / Mónica Tudela

3
Se lee en minutos
Óscar Hernández
Óscar Hernández

Periodista

ver +

¿Por qué aparecen agujeros en la parte inferior frontal de las camisetas de algodón? La cuestión trae de cabeza a miles de consumidores. Basta preguntar al amigo o familiar de turno para descubrir que el afectado no está solo y que la epidemia textil debe tener algo de viral pues se extiende por todos los armarios y cómodas. Los agujeros aparecen, más temprano que tarde, en numerosas ocasiones. Hay quien habla hasta de obsolescencia programada.

Aunque la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) afirma que no ha recibido quejas y  las marcas más importantes de ropa dicen desconocer el fenómeno,  la prueba de la existencia del problema, además de en el propio armario, está en internet. Una búsqueda en Google con los términos combinados "camiseta" y "agujeros" destapa decenas de links que abordan esta preocupante cuestión. Una tímida pregunta del tipo  "¿A alguien más le salen agujeros en las camisetas?" desencadena interesantes teorías.

Murray, usuario  del foro Burbuja.info, ha hecho su propia investigación en las redes y llega a las siguientes conclusiones: "Existen diferentes hipótesis, siendo estas las más repetidas: los agujeritos son causados por polillas, el cinturón, la cremallera, pinzas al colgar la ropa, la lavadora o obsolescencia programada".

“Yo estaba muy intrigado porque todas se me rompían por el mismo sitio. Mi mujer me preguntó qué hacía yo con las camisetas. Llegamos a pensar que era un problema de polillas, que debían ser muy selectivas por actuar siempre en la misma zona de la prenda,  o de la aguja de la hebilla del pantalón. Cambié de cinturón y puse antipolilias en los armarios, pero nuevos agujeros seguían apareciendo”, explica Carlos F., que encontró algo de esperanza al leer otros comentarios de consumidores en internet.

Este diario se ha puesto en contacto con algunas importantes marcas de ropa, pero todas niegan conocer el fenómeno. Aunque una de ellas, una conocida cadena de prendas deportivas, saca incluso pecho y afirma que sus camisetas no se agujerean. O los afectados no devuelven las prendas en el lugar donde las compraron o las firmas tratan de evitar  verse salpicadas por el fenómeno. Pero ¿por qué aparecen agujeros en las camisetas y precisamente en ese sitio, justo delante, a la altura de la hebilla del cinturón?

Roce con la mesa

Miquel Soler, director del Centre de Recerca i Transferència de Tecnologia Textil, con sede en Canet de Mar (Maresme), el problema es la mala calidad del algodón. "El algodón se rompe porque el  el hilo es corto y está mal tejido", dice. Los agujeritos en la cintura obedecen, según este experto, "a la postura de quien lleva puesta la camiseta ya que es una zona más sometida al roce no solo del cinturón sino también de la mesa ante la que se sienta”. La mesa de trabajo está siempre en contacto con esa zona de la camiseta, a la altura del ombligo, cuando uno está sentado.

Noticias relacionadas

Para Soler, si el algodón y la prenda fueran de buena calidad no surgirían los agujeros. "Teniendo en cuenta que el kilo de algodón vale 5,32 euros más iva y que una camiseta tiene como mínimo 300 gramos, eso significa que sólo de material ya cuesta 2 euros. Hay que añadir la confección, el color, el estampado, el empaquetado, los intermediarios… Una buena camiseta de algodón debería costar más de 30 euros", afirma este especialista.

La solución y la reclamación

"Yo aconsejo comprar prendas de calidad. Aunque el hecho de que una camiseta se veda más barata que los 30 euros que debería costar no significa que se deba romper tan fácilmente. En esos casos hay que ir a la tienda y reclamar para que los comerciantes y los fabricantes tengan constancia del problema", concluye Soler.

Temas

Consumo