Cambio en el Código Penal

El movimiento del PP para retrasar la ley 'solo si es sí' impide tipificar la sumisión química de agresión

  • La ministra de Justicia asegura que el simple pinchazo supone en sí mismo un delito de lesiones

  • Los populares piden incluir la lucha contra esta práctica en el Pacto de Estado de violencia de género

Una discoteca de Barcelona

Una discoteca de Barcelona / MANU MITRU

2
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

La ley de garantía de libertad sexual, conocida como la ley 'solo sí es sí', debería llevar aprobada dos semanas. Sin embargo, una triquiñuela del PP ha retrasado su puesta en marcha hasta, como mínimo, septiembre, cuando el Congreso de los Diputados ratifique, una vez más, la norma. El movimiento de los conservadores impide que se tipifique como agresión sexual la sumisión química a través de pinchazos. Así lo denunció este miércoles la ministra de Justicia, Pilar Llop, al considerar de "extrema gravedad" la irresponsabilidad de los populares.

La modificación de una única letra del proyecto de ley de más de 50 páginas impidió que el texto saliera adelante hace apenas dos semanas. El PP respaldó una enmienda de Junts que tan solo sustituía una 'a' por una 'o' con la intención de corregir una leve falta gramatical. De "abortos y esterilizaciones forzosas" de la redacción inicial se pasaba a "abortos y esterilizaciones forzosos". El sí de los conservadores a esta enmienda y, por lo tanto, su inclusión en el texto, obliga a que el proyecto de ley regrese al Congreso para ser aprobado nuevamente.

El cambio en la ley

"En estos casos que hay sumisión química y se cometa un delito contra la libertad sexual sobre ella, ahora mismo, es un abuso sexual", ha lamentado Llop en una entrevista concedida a TVE. En concreto, la ley 'solo sí es sí' impulsada por el Ministerio de Igualdad incluía una modificación del Código Penal para eliminar la distinción entre abuso y agresión. La legislación actual considera abuso a aquellos actos "sin violencia o intimidación y sin que medio consentimiento" con los que se atenten contra la libertad sexual de una persona y engloba en este apartado aquellos que se realicen "anulando la voluntad de la víctima mediante el uso de fármacos, drogas o cualquier otra sustancia natural o química".

Noticias relacionadas

En la nueva norma se detalla en su exposición de motivos que una de las "medidas más relevantes" es la eliminación de la "distinción entre agresión y abuso sexual". Más concretamente, se recalca la introducción expresa de sumisión química como "forma de comisión de la agresión sexual". En este sentido, Llop ha denunciado la "gravedad" de que la ley no entrara en vigor hace unas semanas por el cambio de una simple letra. Además, ha subrayado que el simple pinchazo resulta "un hecho grave de violencia contra la mujer" y que en sí mismo podría considerarse un delito de lesiones.

Un protocolo

Llop ha recordado que el pasado mes de marzo su ministerio presentó un protocolo de actuación ante los delitos sexuales con sumisión química. Sin embargo, el PP critica que no existen unas pautas de actuación claras sobre cómo actuar cuando una mujer denuncia ser víctima de sumisión química. La coordinadora de políticas sociales de los conservadores, Marta González, ha pedido, además, que se incluya en la renovación del Pacto de Estado contra la violencia de género la sumisión química.