Reproducción asistida

¿Qué es la gestación subrogada?

En España no es legal esta técnica de reproducción asistida

¿Qué es la gestación subrogada?

Pixabay

3
Se lee en minutos
El Periódico

La gestación subrogada es una técnica de reproducción asistida en la que una mujer gesta en su vientre al hijo de otra persona, renunciando a los derechos propios de una madre sobre el bebé una vez nacido.

No exenta de polémica, esta práctica no puede llevarse a cabo en territorio español al estar prohibida por el artículo 10 de la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida. En España, la maternidad siempre le sería reconocida a la mujer que da a luz.

Ateniéndonos a la clasificación más esencial de esta técnica podríamos decir que la gestación subrogada puede ser parcial o gestacional y comercial o altruista.

Será parcial cuando la gestante sea quien, además de su vientre, ceda sus propios óvulos para la fecundación, mientras que se califica como gestacional o completa cuando ésta sólo actúa como portadora durante nueve meses del embrión fecundado de otra pareja, de la que sería hijo biológico.

Por otra parte, si la gestante, bien sea parcial o completa, recibe una compensación económica a cambio de dar a luz al futuro hijo de otras personas se considerará que lleva a cabo una gestación subrogada comercial. En cambio, si no percibe dinero por ello, más allá quizá de los gastos propios derivados del embarazo, se considerará que la gestación subrogada es altruista.

Destinos de gestación subrogada

Al igual que en España, son numerosos los países en los que la gestación subrogada está prohibida y, por esta misma razón, existen lo que podríamos denominar como destinos de gestación subrogada. Es decir, países que sí que admiten esta práctica y que, por lo tanto, se convierten en receptores internacionales de personas que recurren a esta técnica para ser padres.

Estados Unidos y Canadá, en América, así como Ucrania, Rusia, Georgia y Reino Unido, en Europa, serían, con distintos matices cada uno, países destino. También en Australia es legal.

Entre todos estos destinos, el más flexible es Estados Unidos, que permite el acceso a cualquier persona o tipo de pareja a cualquier modalidad de gestación subrogada. Canadá, en cambio, sólo contempla la legalidad de la gestación subrogada altruista.

En Europa, Ucrania y Georgia sólo permiten el acceso a esta técnica a parejas heterosexuales casadas. Rusia, también tiene vetada esta opción a parejas homosexuales, si bien sí que admite que mujeres solteras recurran a ella. En Grecia, desde el año 2002, la que está permitida es sólo la gestación subrogada altruista, mientras que en Reino Unido es legal aunque con muchas restricciones: sólo la altruista se acepta y quedan vetadas las personas solteras, salvo que sean mujeres incapaces de gestar.

En Australia sólo la altruista está permitida y para parejas heterosexuales y homosexuales en según qué estados. Además, la gestante tiene derecho a decidir si quiere quedarse con el bebé que lleva en su vientre una vez que haya nacido.

Por último, cabe destacar que en lugares como Sudáfrica, Tailandia e India también es legal la gestación subrogada, aunque sólo se permite a nacionales en los dos primeros, mientras que en India también tendrían acceso a ella los ciudadanos de aquellos países en los que es legal.

Dificultades a la hora de probar la filiación

Con todo, aquellas personas nacionales de países en los que la gestación subrogada no es legal y se desplazan a aquellos otros donde sí se les permita acceder a ella, deberán tener en cuenta que lo más difícil de todo ese proceso puede ser conseguir demostrar la filiación del bebé concebido a través de dicha técnica al regresar a su propio país.

Noticias relacionadas

La filiación que se establece en el lugar de nacimiento de la criatura no suele ser reconocida, al menos directamente. En España, sólo si el proceso se ha realizado en Estados Unidos resulta más fácil la filiación, dado que el regreso al país de origen se realiza con una sentencia judicial mediante la que se reconoce legalmente ese vínculo, algo que también hacen los jueces canadienses.

Por el contrario, para niños gestados en destinos como Ucrania, Georgia y Rusia, los tribunales españoles exigen que la gestante haya renunciado expresamente a sus derechos de madre en favor del padre internacional, siempre que este sea a su vez el padre biológico. De este modo, este sería el único padre legal en España, situación que cambiaría si su supuesta pareja quisiera posteriormente adoptar al niño.