Cambios en la fisonomía

El nuevo foco eruptivo del volcán de La Palma forma un segundo cráter con más actividad

  • El cono primigenio "prácticamente" deja de emitir lava y gases, según el comité científico 

  • La lava discurre a baja velocidad con dirección al barrio de La Laguna

El nuevo foco eruptivo del volcán de La Palma forma un segundo cráter con más actividad
6
Se lee en minutos
A. Castellano

El nuevo foco eruptivo que durante el pasado fin de semana se abrió al noreste del cono principal del volcán de La Palma ha formado un segundo cráter, anexo al principal, debido a la gran cantidad de material que ha expulsado en cuestión de 48 horas. Esa lava ha generado una nueva colada que continúa su avance con dirección a La Laguna, aunque, como apuntó el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canaria (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, su velocidad se había reducido ayer de forma notable debido a su viscosidad. Las previsiones apuntan a que no progresará «mucho más».

Un kilómetro y medio separa este frente del barrio que ya el pasado mes de octubre vio como el magma solidificado arrampló con gran parte de sus principales edificios: el colegio, dos supermercados, una gasolinera, la sucursal bancaria, una empaquetadora de plátanos o la sociedad, que aún aguanta en pie después de que la lava destrozara una de sus paredes hasta introducirse en el salón. Los vecinos viven en vilo con la nueva colada que discurre ladera abajo junto a la denominada número 8, que desde el pasado 21 de octubre se mantiene a las puertas de la iglesia de San Isidro Labrador y que aún sigue amenazando con engullir las varias decenas de viviendas que se han salvado por ahora de la erupción. Morcuende lo dejó claro: cada vez hay menos aporte, que unido a la viscosidad hacían que apenas creciera en longitud. «En consecuencia, esperamos que esta colada no avance mucho más», dijo.

Y si lo hace, porque se crea otro centro emisor que aporte más material, el comité atisba dos escenarios: o acaba por enterrar lo que queda de La Laguna o cabalga por la número 8 con la posibilidad de reactivarla. Lo que sucedería con esta posibilidad aún es desconocido, porque podría unirse a la 7 que formó la fajana norte o rodear la montaña de La Laguna para provocar más destrozos en plataneras y viviendas, además de poner en peligro el cementerio de Tazacorte. Morcuende, en cualquier caso, recalcó que es difícil hacer una previsión de futuro y puso como ejemplo lo ocurrido con el frente que se había formado al sur de la montaña de La Laguna: «Dijimos que iba a alcanzar el mar en un momento y tardó 21 días».

Los parámetros técnicos aún no barruntan un enfriamiento de la actividad del volcán, aunque sí aportan algunos datos positivos. Uno de ellos es la reversión de la deformación del terreno en la estación de Jedey (LP-03), que el pasado viernes registró un crecimiento de seis centímetros de altura. Este fenómeno volvió a ser la antesala de una reactivación del proceso ya que se relaciona con el empuje del magma en su búsqueda por salir a la superficie. No obstante, la elevación del terreno en esta estación, la más cercana al volcán, precedió en anteriores ocasiones a una mayor emisión de lava. En esta ocasión se tradujo en la creación de las nuevas bocas efusivas que han originado el segundo cráter, que ahora concentra toda la actividad.

En este sentido, la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco, apostilló que si bien desde este nuevo cono no se aprecia una «emisión visible» de material, «sí sigue alimentando a los tubos lávicos» que a su vez aportan magma solidificado a los dos deltas formados en el mar y a la nueva colada. Mientras tanto, desde el cono principal «no hay prácticamente ninguna emisión» de lava ni de gases, añadió la científica. Asimismo, Blanco declaró que el tremor regresó ayer a valores bajos, muy similares a los de la pasada semana, después de que durante el último día y medio se mantuviera en niveles «altos» coincidiendo con la formación del nuevo foco eruptivo.

La sismicidad, por su parte, mantiene el incremento registrado el pasado domingo, sobre todo en profundidades medias, mientras que a más de 20 kilómetros continúa a niveles «bajos». Así, entre las 00 y las 20 horas de ayer se registraron un total de 140 temblores, cuatro más que en todo el domingo; de los que 122 se produjeron en profundidades intermedias y 18 en altas. La máxima magnitud fue de 5,0 mbLg a las 08.35 horas, a 35 kilómetros de profundidad y sentido con intensidad IV-V (ampliamente observado y fuerte), sobre todo en La Palma y en menor medida en Tenerife, La Gomera y El Hierro. Blanco volvió a reseñar que no se descartan que se produzcan eventos de intensidad VI (levemente dañino) en la Escala Macrosísmica Europea (EMS). Asimismo, el dióxido de azufre (SO2) en el penacho sigue en valores altos (entre 1.000 y 29.999 toneladas diarias), según las mediciones realizadas con sensores ópticos, aunque los datos registrados a través de satélites mantienen la tendencia a la baja desde el 23 de septiembre.

Este gas también ha sido el culpable de la alta contaminación vivida el pasado domingo en el Valle de Aridane. María José Blanco explicó ayer que en la jornada del domingo el SO2 «alcanzó niveles máximos muy desfavorables», con Los Llanos de Aridane como epicentro al superar el valor límite en 17 de las 24 horas del día, mientras que en Tazacorte se sobrepasó en 10 horas y en El Paso en 2. Estos datos motivaron que se emitiera el aviso a la población para que redujera cualquier actividad en la calle y en caso de tener que salir de sus viviendas lo hiciera con mascarilla FFP2, como señaló Morcuende.

El director técnico del Pevolca apuntó que durante la primera mitad del día de ayer la situación se había revertido, con calidad buena o razonablemente buena en todos los parámetros (dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, partículas menores de 2,5 micras, partículas menores de 10 micras y ozono), excepto el dióxido de azufre en las estaciones móviles de Los Llanos y Puntagorda que era regular.

Noticias relacionadas

El aeropuerto de La Palma mantuvo por tercer día consecutivo una operatividad normal al volver a predominar los vientos alisios, que empujan las cenizas y gases hacia el suroeste. Las previsiones meteorológicas apuntan a que esta situación se mantendrá hasta mañana, lo que supone un escenario favorable para la operatividad aérea. El comité técnico también está pendiente del tiempo de cara al próximo fin de semana, cuando se prevé un incremento en la llegada de turistas a la Isla para, entre otras cosas, presenciar la evolución del volcán con motivo del puente de la Constitución y la Inmaculada. «Es importante, muy importante, que entre las medidas que adopten las personas que acudan a ver este volcán, en lugares donde hay una buena visibilidad como los miradores de Tajuya y El Time, sea que durante las noches vayan provistas de chalecos reflectantes» para así evitar accidentes, comentó Miguel Ángel Morcuende.

El director técnico del Pevolca participó ya por la tarde en una charla informativa para los vecinos afectados por la erupción en la que se explicó las mediciones de gases que se realizan durante el proceso eruptivo así como el plan de limpieza de las cenizas. En la reunión, en la que participaron representantes de los cuerpos de seguridad presentes en la emergencia, la directora del Puesto de Mando Avanzado, Marta Moreno; la consejera de Emergencias del Cabildo de La Palma, Nieves Rosa Arroyo; el alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez; la alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García; y el responsable de la Oficina de Atención a los Afectados por el Volcán de La Palma, Sergio Matos, se adelantó que de cara a los próximos días se va a mejorar el sistema de acceso a las zonas de exclusión. Para ello, se va a implantar un sistema que creará un código QR que se puede conseguir a través de la web www.permiso.lapalma.es/solicitud. Esta medida facilitará el control de las personas, según informó la consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias en un comunicado.