Escapadas sin huella de carbono

Seis rutas verdes para un puente festivo más sostenible

  • Sabemos que la actividad turística tiene un enorme impacto medio ambiental pero también que se puede intentar reducir al máximo la huella de carbono eligiendo destinos próximos y accesibles en transporte público. Ahí van algunas propuestas para el próximo puente de la Constitución.

Flamencos en el delta del Ebre

Flamencos en el delta del Ebre / ACN

5
Se lee en minutos
Eva Cantón
Eva Cantón

Periodista

ver +

Vía verde de la Val de Zafán en bicicleta o a caballo

El antiguo trazado del ferrocarril que unía Tortosa con Alcañiz reconvertido en una Vía Verde se recorre fácilmente en bicicleta y se adentra en la comarca del Matarranya –en los límites entre Teruel, Tarragona y Castellón- donde hay una amplia red de caminos para hacer a caballo. La ruta se puede tomar y retomar a cualquier altura, tiene aproximadamente unos 130 kilómetros y su perfil suave y lineal la hace apta para todo tipo de público. El paisaje es cambiante al conectar dos de los parques más espectaculares de Catalunya: el Parque Natural dels Ports y el Parque Natural del Delta. Además de estar salpicada de puentes, ríos, caminos y antiguos apeaderos atraviesa numerosos túneles, así que conviene llevar una buena luz. Si se hace en dos o tres días merece la pena la parada en un antiguo pueblo medieval como Cretas (Teruel) o en Beceite, en el macizo montañoso del mismo nombre.

Via verde de Val de Zafán

/ El Periódico

Flamencos en el Delta de l'Ebre

Es un hábitat acuático vital entre los humedales del Mediterráneo en el que se pueden observar aves en todas las estaciones del año. Se han identificado más de 350 especies diferentes. Allí se reproduce el 70% de la población mundial de la rara gaviota de Audouin y los flamencos se cuentan por millares. La colonia de flamencos, de la que se han llegado a contabilizar más de 4.000 parejas, está situada en el observatorio de La Tancada. La Generalitat ha editado una lista patrón de las aves del delta para conocer con más detalle las especies que se pueden observar en la zona. No olvidar los prismáticos.  Debido a la disposición del terreno, totalmente plano, la bicicleta es la mejor opción para recorrer sus arrozales y miradores. Hay también grandes lagunas rodeadas de carrizales y juncos, suelos salobres y playas desiertas con formaciones dunares. Declarado Reserva de la Biosfera en 2013, el Delta ha sido reconocido a nivel internacional con el distintivo de la Carta Europea de Turismo Sostenible.

Flamencos en el delta del Ebre

/ El Periódico

Un tren hacia el Canal de Castilla

Una escapada perfecta a solo una hora de Madrid si se coge el tren del Canal de Castilla permite conocer el funcionamiento de las 49 esclusas de esta enorme obra de ingeniería hidráulica del siglo XVIII y único canal navegable de España. El recorrido puede hacerse en barco, piragua o bicicleta y puede completarse con visitas a Medina de Rioseco -donde está el centro de recepción de viajeros- los castillos de Tiedra y Fuensaldaña y el monasterio de Santa María de Matallana.

En la margen izquierda de la Dársena puede visitarse la Fábrica de Harinas 'San Antonio', antigua harinera del siglo XIX y hoy único ejemplo de arquitectura industrial del canal que conserva íntegra su maquinaria original. Bien de Interés Cultural en 1991, elcanal ha creado un hábitat que favorece la vida de muchas especies. El otoño es particularmente especialmente por sus tonalidades ocres.

Otoño celta en Casas del Castañar

Del 3 al 12 de diciembre en el Valle del Jerte la oferta es amplia: la VII edición del Art-Rural Fest, la Dulce Otoñada en Navaconejo y el otoño celta de Casas de Castañar, punto de partida de uno de los mayores robledales de Europa. Hay castaños milenarios en una de las rutas más populares de la zona: un recorrido de 5 kilómetros para descubrir especies catalogadas como Árboles Singulares de Extremadura. Y la ruta que transita por la Era de San Bernabé ofrece vistas de Plasencia o la del cordel de del Valle Cuadrilleros. Casas del Castañar –heredera del pasado celta del norte extremeño- tendrá un mercado celta, música en directo de grupos celtas, conferencias y exposiciones. En la sierra de San Bernabé pueden visitarse los restos del castro Risco de Villavieja, situado en una atalaya con espectaculares vistas al Valle del Jerte que es, además, un buen punto para los aficionados a la ornitología.

Vista de un castañar

/ EFE/Rodrigo Jiménez

El agua de As Mariñas

Muy cerca de A Coruña, la reserva de la Biosfera de As Mariñas combina dinámicas urbanas y rurales y a su patrimonio cultural y natural se añade una gastronomía donde el protagonista es el producto local y de temporada. Sus 116.724,5 hectáreas, terrestres y marinas, dan cobijo a una gran diversidad biológica que permite conocer dos grandes cuencas fluviales, las de los ríos Mero y Mandeo, bosques de ribera, humedales y la conexión entre aguas interiores y costeras típica del bosque atlántico. Se pueden ver castros, monasterios, castillos, caminos tradicionales llamados “Corredoiras”, rodeados de bosques autóctonos centenarios. As Mariñas  es el primer destino de Ecoturismo de Galicia, según el club de Ecoturismo en España. Hay diferentes rutas de senderismo divididas en áreas temáticas: valores ambientales (costa, litoral y playas atlánticas), valor histórico (cruceiros, iglesias, monasterios y pazos) y variedad de flora y fauna (bosque de ribera, acantilados y aves).

Río Mero

/ Carlos Lago

La fauna de Cabañeros

En el Parque Nacional de Cabañeros situado en los Montes de Toledo viven cerca de 200 especies de aves, entre las que destacan rapaces de gran tamaño como el buitre negro, el águila ibérica y el águila real. Es también tierra de grandes mamíferos y allí pueden verse ciervos, jabalíes y corzos. En sus rañas –las llanuras que hay entre las ondulaciones de la sierra- se avistan avutardas, sisones y cogujadas. No solo eso, Cabañeros alberga cuatro especies de fauna en peligro de extinción y ocho vulnerables. Quejigos, arces, encinas y alcornoques originan un bosque de carácter mixto. Además, es una magnífica representación geológica del periodo Cámbrico, con importantes yacimientos de fósiles, entre los que se encuentran las huellas de trilobites más extensas de Europa.  En los pueblos cercanos hay variedad de elementos del patrimonio histórico como el castillo de Malamoneda de Hontanar o el yacimiento arqueológico del mismo nombre. En la actualidad, en algunos lugares del interior del Parque Nacional, se sigue practicando el descorche de los alcornoques y la apicultura

Noticias relacionadas

Buitres negros en el Parque Nacional de Cabañeros

/ EFE/Beldad