Salud sexual

El 40% de las españolas no consulta con un especialista el método anticonceptivo

  • Los ginecólogos apoyan una campaña destinada a romper tabús y a consultar con ellos la anticoncepción

  • Que la fertilidad no se recupera o que no se puede usar la píldora a partir de los 40, algunos de los mitos a desterrar

Diferentes métodos anticonceptivos a la venta en una farmacia.

Diferentes métodos anticonceptivos a la venta en una farmacia. / Ferran Nadeu

4
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

“Hemos conseguido mucho en los últimos años. Nos hemos reconciliado con el vello. Hemos redescubierto partes de nuestro cuerpo. Hasta podemos decir ‘regla’ sin que pase nada”. Sin embargo, hablar de anticonceptivos sigue siendo un tabú. Esta es la tesis de una campaña que apoya la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y que busca que las mujeres dejen atrás ciertos complejos y acudan más a las consultas a asesorarse sobre cuál es el mejor método para evitar embarazos en su situación. La campaña consta de varios vídeos que, en toque de humor, pretenden resolver dudas y animar a que las mujeres “pongan al gine en su lista de mejores amigos”. Y el vídeo de lanzamiento empieza con la reflexión con la que comienza este artículo.

La anticoncepción ha avanzado significativamente en los últimos años, aunque casi un 30% de las mujeres no usan métodos anticonceptivos. En este porcentaje se incluye las que no mantienen relaciones sexuales pero también un 6% que sí las tienen y no usan ninguna protección, con el consiguiente riesgo de embarazo no deseado, según la Encuesta Nacional de Anticoncepción del año 2020, de la Sociedad Española de Contracepción. Entre las que sí previenen los sustos, el método más usado es el preservativo (que utilizan el 31% de las mujeres en edad fértil), seguido de la píldora (el 18%) y el DIU (4% el de cobre y 4% el hormonal).

Tipos de píldoras

No obstante, pese a los avances, persiste un gran desconocimiento sobre la anticoncepción. Por ejemplo, el 52% de las mujeres desconoce qué tipos de píldoras hay y, a mayor edad, mayor creencia de que todas son iguales en cuanto a eficacia y seguridad, según un estudio del Centro de Salud Sexual y Reproductiva Alicante III y la farmacéutica Exeltis, publicado en la revista ‘Toko-Ginecología Práctica’ este verano. Asimismo, la mitad de las mujeres desconocen qué es una píldora combinada, el 30% no saben que son los estrógenos y solo un 13% los relacionan con un mayor riesgo cardiovascular. Dicha investigación avisa de que en España se usan menos los métodos hormonales que en los países del entorno por "miedo a las hormonas, desconocimiento o falsas creencias", así como por la preocupación sobre los posibles efectos secundarios.

Y los ginecólogos detectan estas falsas creencias o mitos en las consultas. Uno de los más recurrentes es que si se toma la píldora mucho tiempo, luego va a ser más difícil quedarse embarazada. Algo incierto. O que no se puede tomar la píldora si se fuma o si se tiene más de 40 años. Ambos ítems también falsos, solo hay que elegir el medicamento más adecuado.

Y es que seis de cada 10 mujeres sí acuden a su médico de atención primaria, a un ginecólogo, matrona o a un centro de planificación para que les indiquen cuál es el método aconsejado en su situación. Si bien persiste un amplio porcentaje (el 40%) que solo se acerca al ginecólogo “si está mala o detecta algún problema”, según explica María Jesús Cancelo, jefa de Servicio en el Hospital Universitario de Guadalajara y vicepresidenta de la SEGO. Y en el caso de las adolescentes, el 72% no acude al ginecólogo hasta los 19 años pese a que la edad media de inicio de las relaciones sexuales, en las generaciones actuales, se sitúa en los 15 años.

Según la citada encuesta de anticoncepción, en el 42,4% de los casos la indicación del método anticonceptivo a utilizar procede de la prescripción de un ginecólogo, mientras que en el 39,5% depende de la propia iniciativa de la mujer.

Tabú histórico

“Nuestro trabajo es intentar que las que no vienen al ginecólogo, se acerquen [...] y para ello el principal mensaje a eliminar es el tabú histórico de que somos horrorosos porque hacemos mucho daño”, subraya Cancelo, quien explica que en el caso de la anticoncepción su labor no es prescribir “sino acompañar y asesorar” para que la decisión la tome la mujer. “Existen métodos hormonales o no, de corta y larga duración, reversibles o no, lo que nos permite aconsejar según las características de cada mujer y el momento concreto”, añade.

Noticias relacionadas

Y Esther de la Viuda, ginecóloga adjunta del Hospital de Guadalajara, corrobora que “falta información y transmitir que las hormonas son buenas” y van a “beneficiar” a quienes las tomen. “Estamos viendo mujeres que por no hormonarse están perdiendo opciones de mejorar la calidad de vida”. Y, según la SEGO, “el único método no seguro es el que no se utiliza”. 

La campaña apoyada por la SEGO lleva por título ‘Valientes Repensadoras’ y ha sido impulsada por la compañía farmacéutica Exeltis con el fin de que promover un “movimiento social que luche contra los tabús y la desinformación acerca de la anticoncepción”, según explica Alberto Fábregas, director general de Exeltis en España y Portugal.