REACCIÓN DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

La PAH asegura que la "desvirtuada" ley de la vivienda es "sinónimo de desahucios"

  • La plataforma ciudadana que promovió la ley muestra su "profunda indignación" por "el muy corto alcance de la misma" y la "evidente falta de ambición" para resolver la emergencia habitacional que sufre el país

Manifestación de la PAH en la plaza de Catalunya el martes 20 de julio para pedir una prórroga en la moratoria de paralización de los desahucios.

Manifestación de la PAH en la plaza de Catalunya el martes 20 de julio para pedir una prórroga en la moratoria de paralización de los desahucios. / JORDI OTIX (EPC)

3
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

La plataforma Iniciativa Ley Vivienda, integrada por más de 120 organizaciones de todo el Estado, entre ellas la PAH y el Sindicat de Llogateres, se muestra muy crítica con una ley que definen como "sinónimo de más desahucios, más subidas de alquileres y más desprotección al derecho a la vivienda". Así lo explicaron ya este lunes frente al Congreso de los Diputados en una rueda de prensa en la que rechazaron la propuesta del Gobierno y explicaron los puntos clave que a sus ojos debería incorporar "una ley que garantice realmente el derecho a la vivienda" y que esta deja fuera, entre los que destacan impedir los desahucios sin alternativa habitacional. "Una vez conocido y evaluado el contenido de la ley, solo podemos expresar nuestra profunda indignación por el muy corto alcance de la misma y su evidente falta de ambición para solucionar la dramática situación de emergencia habitacional que sufrimos en el Estado español", insisten los portavoces de la plataforma.

Según subrayan los movimientos ciudadanos en defensa de la vivienda -que se pasaron el verano redactando un proyecto de ley ante la falta de acuerdo de los dos partidos de gobierno-, la finalmente presentada por el Ejecutivo "no impide que siga habiendo desahucios sin alternativa habitacional de personas y familias vulnerables si se superan los plazos, ni cumple con las obligaciones internacionales de España en materia de derechos humanos al ignorar las obligaciones derivadas de los sucesivos dictámenes de Naciones Unidas y del Tribunal Europeo de Justicia". "Tampoco se incluye ninguna garantía para los suministros básicos, los cuales consideramos imprescindibles a la hora de hablar de vivienda digna y adecuada", añaden muy disgustados desde la plataforma Iniciativa Ley Vivienda, que ya están preparando movilizaciones para mostrar su oposición y decepción, sobre todo con Podemos, partido que sí se había comprometido con su propuesta de ley.

"No incluye ninguna garantía para los suministros básicos, imprescindibles a la hora de hablar de vivienda digna"

Los movimientos sociales denuncian también que "la influencia de la banca y de los fondos de inversión se hace notar especialmente en el apartado de parque público de vivienda protegida, al renunciar a movilizar las decenas de miles de casas vacías en manos de las entidades financieras rescatadas con dinero público".

Regulación de los alquileres

Noticias relacionadas

En un duro comunicado, los movimientos sociales exponen también que "incluso la medida estrella del Gobierno para esta ley nace estrellada". "La regulación de alquileres que se propone es totalmente ineficiente: deja fuera a la mayoría de inquilinos al dejar a voluntad de los gobernantes autonómicos su aplicación en lugar de fijar condiciones objetivas y, en los casos en que la comunidad autónoma pidiese al Estado aplicar la regulación, los municipios lo tendrían muy difícil para obtener el permiso dada la dificultad para demostrar que se cumplen los requisitos que se establecen debido a la inexistencia de datos a nivel municipal".

En el mismo apartado, desde el Sindicat de Llogateres señalan que "la ley del Gobierno no contrarresta las brutales subidas del alquiler de los últimos años, y se centra en la posibilidad de acogerse a prórrogas anuales manteniendo el mismo precio y condiciones, condenando a los inquilinos a una situación incierta y asfixiante". Y van más allá: "para colmo, el Gobierno pretende regalar una espectacular reducción de impuestos a los especuladores de la vivienda ampliando la deducción a los arrendadores del 60% al 90% si aplican una ridícula reducción del alquiler del 5% todo ello contra el criterio de la autoridad fiscal, que ya ha dicho que este tipo de medida beneficia a las rentas altas y perjudica a las bajas".